ciclismo, bicicletas, publicas, arriendo, bicis, pedaleo, ciclovías, medioambiente, deportes

Pedaleo prestado: mi experiencia con Bikesantiago

¿Qué tal funciona el sistema de bicicletas públicas que ya opera en cuatro comunas de Santiago? Dos usuarios habituales dan su veredicto.

Por Pablo Gorigoitia | 2015-05-18 | 13:27
Tags | ciclismo, bicicletas, publicas, arriendo, bicis, pedaleo, ciclovías, medioambiente, deportes

Hace unos tres meses que estoy usando activamente el sistema de bicicletas públicas Bikesantiago y desde hace unos días que me ha picado el bichito de poner esa experiencia por escrito para compartirla en internet.

Para darles un poco de contexto, me considero un usuario práctico de la bicicleta, en la que me muevo bastante desde el 2007, fruto de la puesta en marcha y colapso del Transantiago; pero sin considerarme aficionado ni fanático de la misma (nunca he participado de un movimiento o marcha en pro de ella). 

Hace unos 5 meses quedé huérfano de bicicleta (me la robaron) y me pregunté “¿Por qué no Bikesantiago?”. Decidí darle una oportunidad al sistema, no sin cierta reticencia, luego de haber usado el sistema de Providencia años antes.

Lo primero que me llamó la atención era lo bien estructurado y organizado del sistema de inscripción, al menos en su formato presencial (también se puede hacer por internet). Me detuve en uno de los puntos de atención mientras caminaba por la calle y luego de unos 10 minutos ya tenía mi credencial, que me permitía hacer uso del sistema. Decidí poner a prueba de inmediato mi tarjetita naranja sacando una bicicleta.

Lo primero que noté fue lo sólida y pesada que se sentía la bici (pesada en un buen sentido), que junto a un centro de gravedad bajo, hace casi imposible el caerse mientras se conduce, incluso a bajas velocidades, además dudo que alguien quiera hacer downhill con una de ellas. Un segundo punto positivo fue lo fácil que era ajustar la altura del asiento y lo práctico que las alturas estuviesen marcadas en el tubo, sin contar que estar sentado en un ancho y bien acolchado asiento es algo que siempre he agradecido.

Ya arriba de la bicicleta me agradó la textura del manillar, el pasador de cambios funcionaba impecable y el paso de los mismos era muy suave, aunque algo lento para mi gusto. Se agradece mucho que la cadena esté completamente cubierta y que los tapabarros sean a todo el arco de la rueda, así mi ropa queda completamente protegida y no parecería niño de pre-kinder al llegar a mi reunión. La campanilla es un saludo a la bandera que poco y nada hace por alertar que venimos en camino: nadie te escucha, suenan como como polluelo disfónico, las veces que el accionador no está roto. 

Tema aparte son la parrilla trasera y el canasto frontal que me permitieron llevar todas mis cosas sin esfuerzo. Luego de unos 15 o 20 minutos de viaje tuve que detenerme a hacer unos trámites, lo que resultó muy fácil con la pata de detención y el candado incorporado. En ningún momento sentí que se iba a caer o a ser tomada mientras estaba lejos de ella (por supuesto que no dejé mis cosas en la bicicleta mientras ella se tomaba un descanso).

En otras palabras, fue una excelente primera impresión, impresión que no ha cambiado en los meses sucesivos en la que he usado el sistema, a lo menos, una vez por semana. Me he desplazado principalmente entre Metro Tobalaba y Plaza de Armas y siempre he encontrado bicletas disponibles en las estaciones que nunca están muy lejos entre así. 

Salvo contadas excepciones, las bicicletas están bien mantenidas y cuidadas, siendo los desperfectos más importantes un pedal torcido y un pasador de cambios con los mismos atascados, y de forma más común, asientos desvencijados, desperfectos de los cuáles me pregunto sinceramente cómo lograron hacerlos de forma no intencionada dado la robustez que ya mencioné. Como contrapunto, no ha sido rara la ocasión en la que he visto a la gente de Bikesantiago llevándose alguna bicicleta a servicio técnico, por lo que puedo asumir que estos desperfectos están lejos de ser y convertirse en una constante.

El mayor punto en contra del servicio es la aplicación móvil para buscar las estaciones y saber cuántas bicis quedan en ellas, la que es deja bastante que desear: siempre abre con un zoom que muestra todo Santiago, no tiene un sistema que siga tu ubicación, el movimiento y gire con uno (sólo mantiene eje norte hacia arriba), no tiene forma de construir ruta hacia la estación más cercana, entre otras muchas cosas que se esperaría de una aplicación que usa mapas y GPS. Eso sí, es un mal menor, después de todo la aplicación un chiche innecesario.

Mi conclusión: seguiré usando el sistema mientras dure y mantenga esta calidad de servicio. Considero que aquellos que les interese y no se hayan inscrito aún, deberían hacerlo. En trayectos cortos y medios tendrán una mucho mejor experiencia que en el metro o en la micro.

NOTA DEL EDITOR: MI PROPIA EXPERIENCIA

Pese a que tengo una bicicleta plegable propia, hace poco más de un mes me inscribí en Bikesantiago porque rara vez conseguía reunir el ánimo en la mañana para irme en bici al trabajo, pero siempre me arrepentía de no hacerlo a la hora de volver en hora peak por la tarde. El servicio me permitiría -en teoría- irme al trabajo en micro o metro, y volver en bici todos los días.

Me inscribí presencialmente y todo fue muy fluido una vez que encontré uno de los puntos de atención (lo que no es tan fácil, dado que se van moviendo diariamente). Eso sí, otras personas que se estaban inscribiendo se quejaban que la inscripción por web no funcionaba bien, aunque no tengo del todo claro por qué.

Respecto a las bicicletas, comparto la opinión el columnista: son sólidas y pesadas, pero no cansa pedalear porque tienen una relación de cambios orientada a la fuerza más que a la velocidad, incluso su cambio más "pesado" sería un cambio liviano en una bici tradicional. Lo mejor de la bici es lejos la suavidad en el pedaleo, se siente bien balanceadas y engrasadas, rara vez se escucha algún ruido al pedalear, algo tan común en la bici casera. Las luces (cuando funcionan) son potentes y el cambio fluye sin problemas. El asiento es cómodo y las ruedas están siempre con la presión ideal. Aunque es casi imposible encontrar alguna que no tenga algo que le falle, se mantienen en notable buen estado para ser que están a la intemperie y sometidas a todos los rigores de la calle.

Como puntos bajos, además de la campanilla de juguete (aunque he visto que las bicis nuevas traen una campanilla más potente), mencionaría que la bici se siente un poco "cabezona" entre el canastillo excesivamente largo que no deja ver la rueda delantera y todo el sistema electrónico que parece estar situado en el manubrio, lo que explica por qué la gente que anda sobre ellas parece siempre tener problemas para maniobrarlas. En todo caso, uno se acostumbra y luego las usa sin problemas. Mi mayor problema es con los frenos: es prácticamente imposible frenar en menos de 5 metros y a mayores velocidades, debes rezar que no se te interponga algún obstáculo repentino, porque vas a incrustarte en él. No sé si es el peso de la bici o los frenos de tambor, pero por "cortos" que los tengan, no hay caso con frenar en poca distancia. 

Con respecto al servicio más allá de la bicicleta misma, me parece que aún sufre algunos "dolores de crecimiento" que espero sean capaces de manejar en el tiempo. Por un lado, algo que me enfureció bastante los primeros días de uso, es que era casi imposible pillar una bicicleta en los alrededores de Av. Providencia en hora peak. La sensación de pagar por un servicio y no poder usarlo frustra a cualquiera. Al parecer, en todo caso, están aumentando el stock y la velocidad de reposición de las mismas, porque últimamente no me ha costado tanto pillar alguna. 

Otro problema es que los paraderos o docks tienen la desagradable tendencia a bloquearse repentinamente y no dejarte sacar la bici en un buen rato (sobretodo el de Metro Salvador). Esto es especialmente frustrante cuando solo haces un "pit-stop" para ganar otros 30 minutos de uso "gratuito" de la bici y repentinamente quedas ensartado ahí durante 15 minutos esperando que el dock vuelva a liberarlas. Esto también provoca problemas cuando buscas bicis disponibles en la app y caminas hasta el dock solo para descubrir al llegar que está bloqueada.

El call center tarda muchísimo en contestar y al ser un número 600 hay compañías de telefonía móvil desde los que no funciona. Eso sí, el twitter SOSBikesantiago siempre responde rápidamente, por lo que es el canal que ellos mismos te recomiendan en caso de emergencia.

Personalmente he sacado el cálculo que con ahorrarme 8 viajes en micro en el mes, el servicio se paga solo, y he descubierto que tenerlo disponible me ha permitido mucho más que solo hacer el viaje de regreso a casa: me ha liberado para moverme por todos lados durante el día, lo que sumado a la creciente cantidad de ciclovías en Providencia y Santiago, me ha liberado casi por completo del transporte público. 

Recomiendo el servicio y seguiré ocupándolo (de hecho, me inscribí por el año para tener 60 minutos libres, porque 30 se hacen poco), aunque aún le falta profesionalizarse un poco más en lo que se refiere a atención al cliente.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Benjamín Hodges de Bittencourt | 2015-05-18 | 15:00
2
El problema de estas bicis, es que la gente como las bicicletas no son de ellos, rara vez las cuidan, les sacan la mierda. Cuando se saca una, hay que revisar siempre que los frenos funcionen bien, que las ruedas estén infladas, hay que checkearlas por completo antes de utilizarlas, debido a que la gente no las cuida. Claro, hay quienes sí, pero la mayoría o gran parte no esta ni ahí, como no es suya...
responder
denunciar
apoyar
Racuna Matata | 2015-05-18 | 15:04
4
Aunque en general recomiendo el servicio a mis amigos. A veces quedo con un mal regusto más que nada por los servicios adicionales. No uso twitter, y el callcenter siempre está saturado o no contestan. He tenido algunos problemas con docks que no reciben la cleta (pero la enganchan igual) y bloqueos de tarjeta producto de lo mismo.

En general las cletas están en buenas condiciones, aunque a veces tienen problemas de cambios, cadenas que se saltan eslabones (tirón de pedal), pedales chuecos y tapabarros chuecos que frenan el neumático. Aunque no me explico cómo es que alguien puede hacer esos daños, sería mucho más fácil avisar los desperfectos si las cletas tuvieran código QR y la app tuviera un lector de los mismos.

Hablando de la app. He encontrado que la no-oficial "Acleta" es mucho más completa. Por lo menos está para Android. Además, el desarrollador siempre está atento a sugerencias y comentarios.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-18 | 15:38
1
¡Mish! No tenía idea de Acleta. La probaré.
responder
denunciar
apoyar
Enrique Ulloa | 2015-05-18 | 16:33
1
Yo también uso el servicio hace poco menos de un mes, y lo más grave que encuentro son los frenos, a veces me han tocado mejores, pero por lo general demoran algunos metros en detenerse (¡ojo con peatones cruzando a mitad de cuadra!), pero salvo eso, encuentro que es un buen servicio y que a medida que aumenten las ciclovías y la disponibilidad de bicicletas, solo puede mejorar.

Saludos
responder
denunciar
apoyar
Aburrido | 2015-05-18 | 16:35
3
En mi caso quiero cancelar el servicio, lo ocupé de martes a viernes por ya unos 2 meses, pero no pude encontrar bicicletas en buen estado, el ajuste de sillines malos (que para alguien alto de verdad que sufren las piernas), al andar a mayor velocidad los pedales se desajustan, y frenos que como dijo el editor en menos de 5m no frenan, como dato en una ocasión (por salir rápido y torpeza que no se repitió) no probé frenos antes y casi me atropellan al llegar a un rojo.

Al querer cancelar el servicio me di cuenta que la atención al cliente es malísima, al inscribirte te entregan su facebook, fono, mail y twitter. En FB dicen que no son servicio al cliente que contactes al teléfono o mail, llamas y no contestan y el mail de 3 enviados jamás me han respondido. Tendré que crear un twitter para ubicarlos.

Además, no he podido encontrar donde obtener información de tu cuenta, para saber como están cobrando, si te han cobrado por minutos extras, etc.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-19 | 13:04
1
Curioso lo que mencionas del ajuste de sillines, en una sola ocasión me salió un sillín desvencijado, pero el ajuste de altura no tiene problemas. Eso sí, tienes que fijarte que la palanca de ajuste que aprieta el tubo a veces se suela un poco y no queda bien apretada, entonces tienes que girar una perillita que hay en la base de la palanca, para apretarla.

Y sí, comparto que el problema con la atención al cliente es lo más grave del servicio hasta el momento. Sacar la tarjeta no cuesta nada, pero luego quise cambiar el pago de débito a crédito y tuve que primero cancelar el servicio por twitter y luego ir a un punto de atención a sacar una nueva tarjeta. No puedes hacer las dos cosas en el mismo lugar. Lo mismo si se te pierde.
responder
denunciar
apoyar
Nico Pérez-Cotapos | 2015-05-18 | 19:58
2
Partí muy ilusionado con el sistema, ya que me ahorraba micros y tiempo de caminata entre Nueva las Condes y Vitacura. Tuve presupuestado usarla en la mañana, a veces a medio día y en las tardes.

Primera sorpresa; contadas con los dedos de mano las veces q me pude volver al metro pedaleando, ya que en 2km a la redonda (existiendo unas 5 estaciones en la zona) no habían bicicletas, según su app. Mas de una vez esa "ultima" q corrí para pillar, estaba bloqueada o con la rueda reventada. Vale decir q a veces las estaciones están llenas y hay q pedalear a otra, perdiendo mucho tiempo.

Cuando pude usar el servicio por el q estaba pagando, la experiencia fue la siguiente:
De cada 10 veces q usaba la bicicleta, 1 me tocaba en perfecto estado. Ruedas pinchadas, cambios q no funcionaban, asientos q se bajaban solos (siendo una tortura para alguien alto), los frenos para q decir, casi me atropellan una vez y casi atropello yo a un anciano.

Pedaleo bastante (me encantaría irme desde la casa al trabajo en bicicleta, pero es mucha la distancia y la pendiente), pero no me sentí seguro en las bicicletas, además, al poner la mochila en el canasto queda realmente inestable.

Me quise desinscribir y no hay como, la página web funciona pésimo, no da nada de información útil sobre distancias, plata ahorrado, extender la inscripción o cancelarla (o tal vez nunca me la activaron). Traté de comunicarme con ellos por teléfono y mail, nunca obtuve respuesta. Fui presencialmente y me dijeron q no podían hacer nada.

De un momento a otro la tarjeta dejó de funcionar, supongo q por no haber pagado la cuota, siendo a me aseguró el encargado del puesto q era mediante PAC. Ya veo q me llegará una multa.

Tenía todas las ganas, toda la intensión de usarlo, ya que la idea es buena, pero quedé muy decepcionado. No lo recomiendo, y no volveré a usarlo hasta q mejoren.

Es más, creo q es otro argumento a favor para comprar un auto y ser parte del problema =(
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-19 | 13:09
0
Espero que resuelvan pronto el tema de la atención al cliente y el stock de bicicletas. No sería tan grave que haya una bici mala si hay otras buenas alrededor. Efectivamente falta mucha información sobre el sistema de pago.

Eso sí, lo que mencionas sobre que los asientos se bajan solos, debe ser porque no estás apretando suficiente la palanca de ajuste. Si con la palanca cerrada puedes girar el asiento, quiere decir que no está bien apretada. Hay una perillita muy pequeña en la base de la palanca que puedes apretar un poco más, para que quede más ajustado. La idea es que tengas que hacer un poco de fuerza para lograr cerrar la palanca.

responder
denunciar
apoyar
carolina avendaño | 2015-05-19 | 08:42
0
Me inscribí en el sistema a principio de marzo, utilizo las bicicletas por lo menos 3 veces a la semana. Mi experiencia es positiva. A medida que he utilizado el sistema me voy dando cuenta de los detalles en los que me tengo que fija. Ahora cada vez que voy a elegir una bicicleta me fijo en los cambios, la campanilla, los neumáticos, frenos, etc. En mi opinión gano en muchos sentidos, ahorro dinero, hago ejercicio, despejo mi mente.
Me inscribí con cuenta vista y solo me han cobrado el primer mes. Llame para consultar y me dijeron que tenían algunos problemas en la implementación del pago automático, pero que no me preocupara, ya que la tarjeta no se bloquearía y de hecho ha funcionado. También tengo una clave de la página web donde aparece toda la información de kilómetros recorridos, compensación de huella de carbono, calorías quemadas, dinero ahorrado. Sale el detalle de mis viajes con la distancia y el tiempo.
En conclusión, creo que como todo sistema que se está implementando hay muchas cosas que mejorar, pero en la balanza prefiero bikesantiago a transantiago.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-19 | 13:12
0
Eso de la clave web y página personalizada es una novedad para mí. ¿Te la dieron al inscribirte o hiciste un proceso aparte?
responder
denunciar
apoyar
carolina avendaño | 2015-05-19 | 13:32
0
Llame al 6007505600, me pidieron mi número de tarjeta (esta bajo el codigo de barras), verificaron mis datos y listo usuario y clave.
responder
denunciar
apoyar
Natalia Martínez Albornoz | 2015-05-19 | 10:50
0
Permiso, pero: Querido Editor, es "Intemperie" no "interperie".

responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-05-19 | 13:09
0
#9_9#
responder
denunciar
apoyar
Natalia Martínez Albornoz | 2015-05-19 | 15:47
0
Gracias!!
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.