comprar, consumismo, consumo, impulsos, gasto, mall, ahorro, dinero
Imagen: Rodrigo Avilés

8 consejos para evitar compras impulsivas

Todos alguna vez hemos sido compradores compulsivos o por lo menos hemos sentido la sensación de comprar algo que no necesitamos. Por eso te contamos de las formas para escapar de la tentación y no reventar tu tarjeta de crédito en una sola salida al mall.

Por Francisco J. Lastra @efejotaele | 2014-11-18 | 07:00
Tags | comprar, consumismo, consumo, impulsos, gasto, mall, ahorro, dinero

Maldito y sensual consumismo. Ya sea vitrineando desde la comodidad de nuestro hogar, o en un centro comercial, es como si las cosas más irrelevantes e innecesarias nos hablaran.

“¡Oye, tú! Sí, tú, devuélvete a la vitrina. Me presento: Soy el nuevo iCosa. ¡Mira mi maravilloso nuevo cuerpo! Es 10% más brillante y 200% más totalmente increíble que ese vejestorio que tienes hace 6 meses ¿Que para qué todo esto? No sé ¡pero más es mejor! ¿Dices que quieres guardar la plata para viajar? Pffff, piensa que con solo pasando tu tarjeta, y en cómodas cuotas, puedes tenerme ¡En este momento! Ahora procederé a mostrarte imágenes de gente cool usándome en situaciones totalmente irreales, mientras decides si me quieres en negro o en el nuevo totalmente increíble color Platino Silver-Awesome (también conocido como gris).”

Sabemos que es innecesario y, por lo mismo, es tan seductor. Nuestro ser racional ha sido secuestrado bajo el poder de la compra impulsiva. Una de sus viciosas formas de actuar es hacerte imaginar escenarios donde “debes” tener el objeto. Antes de que nos demos cuenta, esa máscara de gas se ha vuelto en lo único que nos salvará de la muerte ante el inminente ataque de los Comunistas Nazis Zombie.

Afortunadamente no somos meras marionetas. Ya conocimos las formas en que “nos hacen lesos”; hoy veremos formas de defendernos específicamente de las compras impulsivas, según las conclusiones de variados estudios y expertos.

¡No lo toques!

Hay una razón detrás de la reciente campaña de Samsung de invitar a los consumidores a probar por una semana, sin costo, su nueva Tablet: El valor percibido del producto aumenta cuando lo tocamos. Es más, a mayor periodo de contacto, mayor es el valor percibido.

Estas fueron conclusiones realizadas en un estudio de 2008, donde a un grupo de 84 alumnos se les sentó frente a un simulador de pujas (remate). Antes de comenzar, a un grupo se le pidió revisar una taza, el objeto del remate, durante 10 segundos, mientras que a otro grupo se le pidió lo mismo, pero por 30 segundos. La puja promedio del primer grupo fue de $2.44 dólares, mientras que la del segundo grupo fue de $3.91 dólares. Los investigadores creen que se trata del mismo fenómeno que nos impide deshacernos de objetos que han sido nuestros por mucho tiempo. Aunque no sea realmente nuestro, al tocarlo creamos una conexión emocional que hará más difícil evitar la compra.

Lleva efectivo

El dolor de ver una billetera vacía es real. Multitud de estudios han comprobado que el método de pago afecta de forma significativa nuestros hábitos de compra: Somos propensos a gastar más con tarjetas de crédito que con efectivo y no solo eso, sino que también evaluamos los productos de distinta forma.

Un estudio de 2011 concluyó que quienes pagan con tarjetas de crédito prestan más atención a los beneficios del producto, mientras que quienes pagan con efectivo atienden a los costos asociados al producto (mantención, actualizaciones, contratos, etc.). La diferencia es importante, pues uno se enfoca en lo que se gana (beneficios), mientras que el segundo grupo se enfoca en lo que se pierde (dinero) y, por ende, es menos propenso a ceder al impulso.

Dicen que el dinero físico tiene sus días contados, pero mientras exista, puedes usarlo para evitar compras innecesarias.

Considera tu estado de ánimo

Somos víctimas de nuestros estados de ánimo. Uno de los estudios más citados respecto a este punto, es el hecho por los investigadores Meryl Paula Gardner y Dennis W. Rook en 1988.

El estudio se basó en los estados de ánimo previos a una compra impulsiva, y el efecto de ésta en el estado de ánimo post-compra. Los investigadores concluyeron que: “ Si alguien está deprimido, frustrado o aburrido, comprar impulsivamente parece ser una táctica efectiva para romper con este estado de ánimo no deseado. Estados de ánimo post-compra, sin embargo, no son uniformemente positivos”.

Comprar parece ser una forma atractiva de tener un “subidón” de ánimo rápido. Lamentablemente, el efecto no es el deseado y terminamos sintiendo culpa (36% de las personas en el estudio mencionado lo expresaron así). Esto nos vuelve a poner en búsqueda de otro “subidón fácil”: Una nueva compra. Para no caer en este ciclo vicioso, debemos estar conscientes de que ciertos estados de ánimo nos hacen más vulnerables a las compras impulsivas. Un buen consejo es evitar los centros comerciales cuando te sientas triste o enojado.

Anota tus compras

Ryan T. Howell, psicólogo y co-fundador de Beyond The Purchase, sitio dedicado a enseñar sobre la relación entre el dinero y la felicidad, sugiere hacer un seguimiento a nuestras compras para eliminar el elemento emocional de la experiencia.

En una entrevista comenta: “La gente ha reportado que cuando compran sin un plan, sin tener que hacer seguimiento, es una experiencia emocional, disfrutan del proceso de irse de compras. Solo el saber que luego tendrán que hacer un seguimiento, dificulta hacer estas compras emocionales, estos impulsos del momento”.

Para ello sugiere un simple ejercicio: Anota todas tus compras. Así estarás racionalizando el proceso, ayudándote a gastar de manera menos impulsiva.

La regla de los 10 minutos

Esta es una técnica propuesta por la psicóloga Kelly McGonigal en su libro The Willpower Instinct. Funciona además para cualquier tentación que desafíe tu fuerza de voluntad.

Cuando sientas el impulso de comprar algo de forma inmediata, ponlo en el congelador (mental) por 10 minutos. Esto genera un espacio de separación temporal que le da más poder al sistema de auto-control de nuestro cerebro, transformando la gratificación instantánea de comprar en una promesa futura.

La técnica permite contrarrestar otra de las conexiones que formamos con los productos (en el primer punto hablamos de la física): La conexión temporal. Elimina el “compra ahora” de tu mente y transfórmala en “compra en 10 minutos”.

Crea una lista de espera

Otra forma de romper con la conexión temporal es creando una lista de espera. Una vez que el producto “sale” de la lista de espera, nuestro lado racional podrá decidir sin ser interrumpido por las emociones del momento. Leo Babauta, autor de Zen Habits, sugiere un periodo de 30 días.

Ten una meta definida

Pensar en una meta definida puede ser la forma perfecta de callar la vocecita que nos dice “¡Compra, compra!”. Tener un plan específico para nuestro dinero potencia el lado racional de nuestro cerebro a la hora de la tentación. La psicóloga Kelly McGonigal es una fiel creyente de que nuestras metas a largo plazo pueden vencer los impulsos del momento. Para ello recomienda no solo pensar en nuestras metas, sino sentirlas. Sentir el aterrizaje del avión que te llevará muy lejos, sentir la arena de la paradisíaca playa, sentir el orgullo de tener un lugar propio.

Si no tienes una meta ¡créala! porque será tu primera línea de defensa contra la compra impulsiva.

Calcular costo en horas trabajadas

Otra forma de racionalizar nuestras compras es calcular el costo en horas de trabajo, o “energía vital” como lo llama el blog sobre consejos de ahorro The Simple Dollar. ¿Trabajaría dos semanas solo para tener un nuevo celular? Abordar los costos de esta forma es casi terrorífico, pero es muy efectivo, sobre todo cuando se trata de productos caros.

Espero que te hayan servido estos 8 consejos, recuerda que pronto se viene Navidad ¡mejor llegar preparado!

¿De qué compras impulsivas te has arrepentido?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Susana Flores | 2014-11-18 | 09:14
4

Corolario... no ir al mall cuando estas recién pagado o recibiste algún ingreso extra.

Uff difícil cuando uno sabe que es compradora compulsiva, mi mantra personal es "no tengo plata, enfocate"

ademas copo medida de protección, ni asomarse por librerías, zapaterias, tiendas de ropa, o dafiti... la cantidad de dinero en mi billetera y/o tarjeta disminuye a la velocidad de la luz en las cercanías de cualquiera de ellas
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2014-11-18 | 09:17
5
No aplico ninguna de esas reglas, pero no me considero comprador compulsivo, ya que por regla trato de maximizar mi poder adquisitivo (Es decir, analizar las ofertas para comprar TODO mas barato) Eso hace que la publicidad sea poco efectiva.
De hecho lo único que me he comprado de manera "compulsiva" (pq ya sabia el precio de antemano y logré un muy buen precio) fue hace unos años atrás el PS 2 , y claramente no me arrepentí.
Hace un mes compré un notebook en oferta (mas barato que los CyberMonday) en Lider.cl y claramente es útil, por lo que tpco me arrepiento.
Lo que sí, siempre en cash, lo cual ayuda a no tener que pagar cuotas de X, pq igual sale mas caro. (Tengo como un decálogo de como comprar , algún día lo escribiré... y funciona =)

Saludos
@paperluis
responder
denunciar
apoyar
Luis Opazo | 2014-11-18 | 09:52
4
en este momento estoy intentando cambiar mi forma de comprar, la cual se definía en una frase... "Lucho del futuro paga xD"
responder
denunciar
apoyar
Susana Flores | 2014-11-18 | 11:23
2
Si la Susana del futuro muchas veces desea tener una maquina del tiempo para aparecerse frente a la Susana del pasado y decirle.... "NO compres eso!!! entre otras muchas cosas
responder
denunciar
apoyar
Arturo B. | 2014-11-20 | 17:22
2
Shet, estoy en tu mismo estatus... Y el "Artu" del futuro está con pánico XD
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2014-11-18 | 10:07
3
En general soy bien austero en mis compras, pero en una cosa soy presa fácil: las tentaciones culinarias. El hambre elimina todas mis barreras.
responder
denunciar
apoyar
Rocío Sandoval | 2014-11-18 | 11:00
1
Creo que eliminare las tarjetas de credito, antes de tenerlas nunca me endeudaba o compraba algo innecesario.
He dicho!!
Mi meta, casa propia =)
responder
denunciar
apoyar
Susana Flores | 2014-11-18 | 11:25
0
El problema es que para muchas cosas es necesario tener tarjeta, por ejemplo para comprar la licencia del antivirus que dice "la base de virus ha sido actualizada" es requisito indispensable...
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2014-11-18 | 11:40
1
AVG es gratis... Avast y Avira también...
responder
denunciar
apoyar
Luis Opazo | 2014-11-18 | 11:43
0
muchas distros de linux también
responder
denunciar
apoyar
Susana Flores | 2014-11-18 | 12:09
0
Si, hay una versión del Avast que es gratis (que es de hecho la que tengo) la cual es básica, para acceder a una versión mas completa hay que pagar (no es caro, es de hecho muy accesible) pero solamente se puede hacer a través de tarjeta de crédito
responder
denunciar
apoyar
Rocío Sandoval | 2014-11-19 | 12:17
1
buen punto, pero usarla solo en esos casos, de todas maneras yo no veo el tema sofware en mi casa, para eso esta el marido, que es informatico. Pero si vendo joyas que importo desde el extrajero y las pago con mastercard, pero es en una sola cuota y en realidad ahorro porque la otra opción es pagar a traves de wester Union y ahi debo pagar un porcentaje. Las que pienso eliminar son las de multitiendas.
responder
denunciar
apoyar
Daniel Sanchez | 2014-11-18 | 15:24
0
Nahh no me considero consumista, si tengo plata de sobra por algo extra... prefiero gastarla comiendo jajaja lo demas cumplen mi exigencias actuales así que no necesito cambiarlo =)
responder
denunciar
apoyar
Guillermo Pandelara | 2014-11-18 | 16:07
2
Dos cosas,
1) Creo que este artículo llega 1 día tarde.
2) Como diría Homero J. Simpson: oohh astrolabio parlante, es tan innecesario!!!!! debo tenerlo!!!!!
responder
denunciar
apoyar
Diego R Contreras | 2014-11-18 | 17:05
5
Buen artículo cabros!
Aunque, sin intención de parecer grave, me preocupa el tema.
Ayer nada mas conversaba con un amigo, que si haces un gráfico que considere las compras basura y las compras cultura (Por darle un nombre a las cosas que te hacen crecer como persona)...
Uno va tristemente en aumento mientras el otro se desploma.

Desde que trabajo me hice un hábito para el día del pago, voy a la librería y compro algo interesante que leer.
Se los recomiendo!

Pd. Y sin querer agredir a nadie, ver que gente duerme fuera de una tienda para comprar un IPhone me parece una soberana estupidez.
responder
denunciar
apoyar
Betsabe Salazar | 2014-11-24 | 11:30
3
._. lo peor que podría hacer es entrar a una libreria mi día de pago
responder
denunciar
apoyar
Diego R Contreras | 2014-11-24 | 15:57
1
Jaja te entiendo, pero igual depende de la libreria y del libro claramente.
Yo en Valparaíso voy a la Libreria Crisis, que es chiquitita y se pueden encontrar libros usados también...
Por ultimo si compraste un libro mas caro de lo habitual, el otro mes no se compra !
responder
denunciar
apoyar
Camila Orellana | 2014-11-18 | 23:17
1
Pero eso aplica con compras compulsivas para uno mismo. Yo soy compradora de regalos para el resto, cuando veo algo que le puede gustar a mi pololo/amigxs/padres/sobrinas etc, imagino su cara defelicidad al recibirlo y debo comprarlo.
responder
denunciar
apoyar
Rocío Sandoval | 2014-11-19 | 12:19
0
Mi suegra es como tú, vive comprando regalos, lindos pero muchas veces(la mayoria) innecesarios para el resto.
responder
denunciar
apoyar
Angel Donati | 2014-11-24 | 11:19
0
a mi me funciona el comprar todo en mínimas cuotas, cuando quiero algo no paso de tres cuotas, así me obligo a controlar las compras para que a fin de mes no quedar "pato"... además que Mastercard y Lider tienen tres cuotas precio contado no así CMR ni Ripley ni Cencosud, por ende me ordeno y no pago intereses...

Esta bien, sí pago mantención y eso pero igual es poco, y no hago campaña a nadie, solo relato mi experiencia
responder
denunciar
apoyar
Betsabe Salazar | 2014-11-24 | 11:26
1
:( soy compradora compulsiva de libros y novelas gráficas, trato de sacar todo a una cuota para que cuando llegue fin de mes vea lo que se resiente el bolsillo y en "teoría" deje de hacer compras que no son de primera necesidad, desgraciada o afortunadamente mi casa comercial me permite abonar un mínimo y mi cuota mensual ya supero mi sueldo, de verdad que intento mentalizarme el comprar moderadamente....pero cuando vas por el portal lyon acompañando a tu novio en búsqueda de casetes y mentalizada en

"no voy a comprar nada no voy a meterme en ninguna tienda no voy...WTF porque esa tienda tiene en su vitrina el libro el definido y juanelox3, entro y es un descontrol total veo los libritos de siento y miento, los libros de alegría y sofia , el tercero de siento y miento !!don serapio tiene un tercer libro!!...wooo y sol diaz saco otro de como ser una mujer elegante *-*"
mi mente a esa altura ya me esta diciendo saca la tarjeta y llevatelos a casa
hace no mucho (el viernes pasado) iba pasando fuera de la TXT de paseo ahumada y mi novio me dice entremos...no alcanzo a dar 4 pasos dentro de la tienda y veo la guía definitiva y actualizada del universo dc comic con harley quinn (mi personaje favorito junto con lobo) en la portada...bueno ya sabrán que paso...y lo peor de todo no me arrepiento de ninguna compra aun cuando mas de alguna vez gaste la plata del super comprando libros, después de todo por ahí dicen no solo de pan vive el hombre...de ser necesario aprenderé a digerir celulosa XD
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.