sociedad, confianza

Demasiado bueno para ser verdad

El Barbón nos ofrece un acercamiento poco ortodoxo para generar confianza: mostrarnos falibles

Por Alfredo Rodríguez @AlfreoRodriguez | 2013-04-23 | 11:20
Tags | sociedad, confianza

–Juan Alberto ¿tú me amas?

–Por supuesto, Laura Rocío. Yo te quiero con toda mi alma.

–¿Estás seguro de que me amas, Juan Alberto?

–¡Por supuesto, mi amol! ¡Yo daría la vuelta al mundo descalzo por ti, mi vida!

–¿De verdad, mi hombre querido?

–¡Que te digo que sí, conchalevale! ¡Qué quieres que haga para demostrártelo, mujer incrédula!

–Buaaaa… si me quisieras de verdad no me levantarías la voz así.

Probablemente todos hemos sido víctimas alguna vez de un interrogatorio así, donde parece que no importa lo que digamos, no hay caso de hacerle entender al otro que realmente estamos diciendo la verdad, llegando a situaciones realmente desesperantes.

Es que la confianza es clave para nuestro desempeño exitoso tanto en nuestra casa como en nuestro trabajo. El problema es que conseguirla parece no ser cosa fácil.

Más información, menos confianza.

Vamos al doctor que no nos da confianza. Entonces desconfiamos de su diagnóstico y vamos a otro que opina distinto. Ahora no sabemos a cuál creerle. Entonces entramos a internet, hay miles de foros en que se discute el mismo caso y no llegan a ningún acuerdo. Vivimos en la época de la información, donde el acceso a ella está literalmente al alcance de la mano en cualquier momento del día. La ironía está en que, a pesar de contar con más información que nunca, vivimos una etapa de profunda desconfianza y paranoia, en donde ser confiable se vuelve un recurso invaluable. La pregunta es cómo convertirnos en personas confiables para quienes nos rodean. 

La crisis de confianza.

Si nos remontamos a los posibles inicios de la comunicación, probablemente ésta se daba sólo a través de una familia, tribu o pueblo, donde la información a la que accedían era más acotada. Ahora, en cambio, podemos acceder (a través de twitter, blogs y páginas web) a opiniones y versiones de miles de personas. Por cada noticia que se informe A, encontraremos otra que informe B y más de alguna que informe Z, y es esa información contradictoria la que nos hace dudar. ¿Qué solemos hacer, entonces, para tratar de vernos creíbles entre miles de opiniones diferentes? Mostramos nuestra mejor cara, tratamos de vernos como entes analíticos, cultos y ojalá perfectos, creyendo que así nos ganaremos el respeto de nuestro entorno. Yo tengo la teoría inversa, que es exactamente eso lo que nos hace menos confiables. Es cosa de ver los resultados que trae eso en el mundo de la política.

Con el defecto a la vista.

Yo no creo que la confiabilidad o la credibilidad sea una característica exclusiva de seres perfectos, que no cometen errores. Al contrario, creo que la clave para conseguir credibilidad no está en ocultar nuestros defectos o caídas, sino en hacerlos explícitos. Es el presentarnos tal como somos, con cosas buenas y malas, con una forma de pensar diferente al resto e incluso con dudas en torno a algunos temas, lo que permite al resto poder confiar en nosotros. Es que la confianza no se trata de ser un ídolo a quien adorar, es mucho más simple. Se trata simplemente de permitirle al resto entender (e incluso predecir) nuestro comportamiento. Si quienes nos rodean saben que esperar de nosotros, les evitaremos sorpresas desagradables y el sentirse defraudados. Porque el conocer lo bueno y malo de mí es lo que le permitirá al resto el ver una consistencia en mi forma de actuar.

Es por eso que la herramienta más poderosa para generar confianzas, es darnos a conocer tal cual somos. Y no digo conocernos en el sentido de “estar en el mismo lugar del mundo y estrechar las manos”, sino que al comunicarnos, expresar abiertamente nuestras motivaciones, contar nuestra historia e incluso mostrarnos imperfectos. Así, cuando llegue el momento en que necesiten depositar su confianza, sabrán exactamente qué esperar.

Porque lo que le molesta a Laura Rocío Mercedes Leiva no es que Juan Alberto de los Jacintos no sea perfecto. Es que eso que le dice, a su parecer, no se condice con la forma en la que él actúa.

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
gif Comentario destacado por El Definido
Axeel Campos | 2013-04-23 | 12:04
5
Muy buen articulo estimado. Para inspirar confianza en los demás, primero se debe confiar en lo que es uno, nadie es bueno o malo,sino que un conjunto de ambos. "Somos como somos", aceptarse uno mismo tal cual es, es la base de la confianza.
responder
denunciar
apoyar
Alfredo Rodríguez | El Barbón | 2013-04-23 | 12:22
3
Claro, y muchas veces uno trata de mostrarse "parecido al resto" por temor, cuando lo más valioso que tenemos es eso que nos hace únicos.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2013-04-23 | 12:06
3
¡Pienso lo mismo! Existe la compulsión entre los políticos de tratar de parecer que siempre tienen la razón, que ningún error ha sido cometido por ellos, que nunca se han equivocado. Y eso es, justamente, lo que los hace ver tan chantas.

Una cosa que hace Bachelet muy bien es pedir perdón y admitir sus errores. Incluso cuando Piñera en su discurso del 21 de mayo de 2012 admitió haberse equivocado, se lo reconocieron como lo mejor de su discurso.

Creo que hay que aprender el valor de equivocarse.
responder
denunciar
apoyar
Alfredo Rodríguez | El Barbón | 2013-04-23 | 12:27
2
Jajaja, tuve la tentación de tirarme sobre los políticos mientras escribía la columna.

El tema de pedir perdón y admitir errores es clave: El saber pedir perdon y hacerte asumir tus errores genera muchísima confianza, porque sabes que esa persona, ante problemas futuros, va a reaccionar de forma responsable.
responder
denunciar
apoyar
Daniela Dani | 2013-04-23 | 14:21
10
Hace 3 años que se espera un perdón de la señora, no creo que sea un ejemplo de esto.
responder
denunciar
apoyar
Miguel Ángel Cortés Vidal | 2013-04-23 | 12:37
3
Barbón, por tu salud mental, aléjate de la tele después de almuerzo.

Por lo demás, totalmente de acuerdo contigo.
responder
denunciar
apoyar
Alfredo Rodríguez | El Barbón | 2013-04-23 | 12:41
3
JAJAJAJAJA xD
responder
denunciar
apoyar
María Cristina M | 2013-04-23 | 13:23
3
Estoy de acuerdo con Axel y agregaría que debemos aprender a escucharnos. Nuestro cuerpo tiene muchas formas de avisarnos con luces rojas, verdes y amarillas lo que nuestra mente pierde tiempo tratando de entender.
¿Como afecta esto la confianza?...creo que si te tienes confianza, y eres consecuente con lo que sientes... los demás la tendran en ti...
Aveces engañamos también cuando no queremos herir..
responder
denunciar
apoyar
Alfredo Rodríguez | El Barbón | 2013-04-23 | 18:55
0
Claro, ahí la empatía es clave. Porque para no herir la clave, más que engañar, es buscar cómo decir las cosas. ;)
responder
denunciar
apoyar
Yari Lagues | 2013-04-23 | 17:21
2
Jajajaja debo decir que me sorprendió lo que propone El Barbón, 'muestra cómo realmente eres' no es algo que te aconsejen todos los días.

Simplemente excelente! :3
responder
denunciar
apoyar
Alfredo Rodríguez | El Barbón | 2013-04-23 | 18:56
0
Muchas gracias! Que bueno que te gustó!
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2013-04-24 | 12:59
1
Las personas confiamos en las otras cuando las encontramos cercanas. Un ser que no comete errores, se aleja de la realidad del ser humano (es por ello que muchos no confían en las maquinas) y es cuando los "modelos a seguir" se vuelven distantes, pero aspiracionales (a lo cual aspiran los políticos en época de elecciones)
Es bueno pedir disculpas por los errores cometidos (si el afectado te perdona o no es otra cosa), pero además se deben hacer acciones mitigadores del error. Si quebraste un vaso, reponer el vaso, si rompiste un corazón... es dificil, más no imposible..
Y por ultimo, para ser confiable debes dejar de cagarla siempre en lo mismo, ya que por muchas disculpas que pidas, la gente se alejará de ti, mas que por desconfianza, porque demuestras que eres un huevón de primera

Saludos!
responder
denunciar
apoyar
Pablo Fraga | 2013-04-24 | 14:10
0
La confianza es como una plantita, que hay que regarla diariamente para que esta crezca grande y fuerte. De igual manera, uno tiene que mostrarse confiable. A nadie le gusta la gente bipolar o que va donde caliente el sol o que diga si a todo. Como dice Barbón, hay que ser uno mismo con todos y en cualquier circunstancias, casi ser predecible. O sea una persona de una sola línea (pero que sean de las líneas buenas. Saludos Maradona xD)
responder
denunciar
apoyar
Tomás Alvarez de la Rivera | 2013-04-25 | 18:55
1
Excelente articulo barbon!! , pienso en que vivimos en una época de una crisis de confianza , realmente muchas gracias por el articulo!!.
Espero los siguientes!.
Saludos!!
Tomás.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Daniel Sanchez | 2013-04-29 | 17:01
1
Como dice el dicho "errar es humano", no somos perfectos pero si nos mostramos como somos verdaderamente mas nos creerán, extraño concepto para una sociedad en donde vende la imagen de "Soy Perfecto" Puajjj!!!.

Excelente articulo estimado!!! gracias por devolverme la confianza!
responder
denunciar
apoyar
Julia Araos | 2013-05-17 | 15:46
0
Totalmente de acuerdo con El Barbón: "la confianza es clave para nuestro desempeño exitoso tanto en nuestra casa como en nuestro trabajo". Así es que enseñemos con el ejemplo a nuestros hijos el valor de la confianza y de ser confiables!
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.