Montessori, mitos, niños, enseñanza

Conociendo un colegio Montessori desde dentro. La visión de su directora.

Que son hippies, que no les irá bien en la PSU, que los niños parecen robots... esos son algunos de los prejuicios que rodean a este sistema educativo que se adapta a los intereses de los niños y que, más que dudas, produce resultados

Por Antonia Laborde @antonialaborde | 2013-04-16 | 17:10
Tags | Montessori, mitos, niños, enseñanza
"La enseñanza se adecúa tanto a lo que apasiona al niño, que no quiere hacer nada más".
Claves
- Enseñar a partir de los intereses del niño

- Fomentar la autonomía de los niños y su capacidad de decidir

- Aprender jugando

- Profesores apasionados
Relacionadas

* Esta nota fue originalmente publicada en 2014. Lamentablemente Trinidad Alliende ya no se encuentra entre nosotros (1961-2014), pero parte de su gran legado, quedó plasmado en esta entrevista a El Definido.

Es diciembre y la sala de clases de un colegio viene llegando del recreo. Un niño de cuatro años tiene un montón de letras recortadas y va poniendo una al lado de la otra, formando palabras que terminan por darle sentido a una oración. En una esquina hay una niña de cinco años pintando una roca con plumones, para entender cómo eran los jeroglíficos, mientras un niño de seis años le hace una serie de preguntas de matemáticas a la profesora. Todos están absolutamente concentrados en lo suyo. Es la sala de un colegio Montessori, donde cada niño escoge qué quiere aprender, una vez que conoce la oferta de posibilidades. 

Los fundadores de Amazon, Google y Wikipedia, estuvieron en algún momento de su vida en una sala como esa. Todas son iguales y, ya sea en India, Australia, Holanda o en el Ciudadela, colegio Montessori ubicado en Las Condes, todos cuentan con el mismo tipo de material de trabajo. Los elementos tienen el mismo peso, color y tamaño, es la única manera de darle vida a este tipo de enseñanza. No hay juguetes en la sala, sólo material de trabajo. A pesar de que es diciembre, las paredes no están decoradas con viejitos pascueros, ya que los Montessori no le hablan de fantasías a los niños antes de los seis años, porque todavía no distinguen entre lo que es realidad y lo que no.

Derribando mitos

Todo resulta poco convencional, lo que provoca que se transmitan más mitos que realidades respecto a los niños Montessori. Trinidad Alliende, directora del Ciudadela desde su fundación hace 16 años, derriba tres mitos respecto a este tipo de enseñanza, que nació a finales de 1800 y de la que poco se sabe, pero se habla bastante:

"Mito uno: La educación Montessori es para ciertos niños.  ¡Falso!  La educación Montessori es para ciertos padres. Es para los apoderados que estén verdaderamente comprometidos con la educación de sus hijos y los incentiven a ser personas más cultas. Es para padres que, más allá de las notas, se proponen llevar a sus hijos a los museos, a que conozcan su país, etc. No es para padres autoritarios ni aprensivos, acá enseñamos desde el día uno la libertad de elección y a ser autónomos", afirma Trinidad.

"Mito dos: Los niños son como robots. ¡Falso! La concentración que alcanzan los niños es tan grande que varias veces las personas creen que en el fondo se trata de un lavado de cerebro, que no se los deja jugar, ni ser, que se les quita la infancia. Pero la verdad es que la enseñanza se adecúa tanto a lo que apasiona al niño, que en ese momento no quiere hacer nada más que eso. El niño elije lo que quiere aprender, para ellos resulta un desafío y para lograrlo requieren de concentración, pero muchas veces están aprendiendo a través del juego.

"Mito tres: Es una educación burbuja. ¡Falso! Es una educación para la vida. Cada año conoces un lugar de Chile al que nunca has ido, depende del curso en el que estés, pero en primero y segundo medio vas a convivir una semana con otra realidad, como la pesca, la minería, etc. En tercero y cuarto medio vas a una práctica relacionada con lo que quieras estudiar. Al año tienen que ir a ver tres obras de teatro, tres exposiciones y tres conciertos y hacer un reporte sobre cada una de ellas. Son cosas que te quedan para siempre", remata Alliende.

El colegio Ciudadela está compuesto por cinco cursos. El primero son niños de 3 a 6 años; luego, de 6 a 9; el siguiente, de 9 a 12; a continuación, séptimo y octavo juntos; luego I° y II° medio juntos y, finalmente, III° y IV° medio juntos. En general, y según lo pensó María Montessori, primera médico italiana y fundadora de este sistema, los colegio llegan hasta los 12 años, con especial énfasis en jardines infantiles. En Chile se ha dado la particularidad de que muchos colegios agregaron la enseñanza media, teniendo que volverse un poco más tradicionales el momento de impartir las materias, haciendo pruebas y poniendo notas, algo que no se hace hasta séptimo básico. 

¿Por qué no ponen notas?

No hay premios ni castigos, todo lo que son conductismos está alejado completamente de lo Montessori, porque el niño no lo necesita. Lo que tiene que saber es que hizo un trabajo bien hecho y sentir el gozo por haberlo hecho. No está en una edad para que se lo enjuicie por su aprendizaje, uno no sabe cuántas cosas pasan adentro de él. Si se esforzó o no, la nota puede resultar muy frustrante. En cambio, el material está diseñado para que te dé control de error, la guía va registrando cómo avanzan los niños. En séptimo ya están bien para recibir un juicio respecto a su avance, lo importante es el proceso, más que el resultado.

¿Cuál es el requisito para ser un profesor montessori?

María Montessori partió con maestras obreras, esa humildad fue fundamental. Tu puedes aprender cómo hacer una humita si alguien te la enseña con pasión, tiene que tener ese ingrediente y tener cultura, saber de lo que habla, pero buscando siempre despertar la pasión del otro, que descubra ese mundo en el otro. Si el aprendizaje no tiene emoción, no te queda, diste la prueba y pasaste.

El día a día de un niño Montessori

El Ciudadela tiene un estilo Montessori exigente. En cada sala siempre habrá un profesor cuya lengua nativa sea el inglés y el del otro el español. Se le enseña a los niños chicos desde ponerse la parka (algo que de forma natural hacen por ellos las madres), hasta andar en micro y usar una lavadora. Cada alumno de un curso tiene su bitácora donde programa la semana acorde a la oferta de exposiciones que hay (todas realizadas por sus compañeros) y son guiados por los maestros para que tengan un orden lógico.  

Los niños Montessori aprenden a leer, escribir, sumar y restar entre los tres y seis años. Durante este periodo de tiempo son "como esponjas" de aprendizaje dice Alliende, pero igual surge la duda: ¿Cómo lo hacen para que aprendan tan rápido?

"Los niños entre los tres y cuatro años tienen toda la capacidad para aprender a leer y les interesa descifrar todos los códigos, eso es apasionante en sí, más que el contenido. Es como cuando suben y bajan la escalera, no lo hacen para llegar a un lugar, sino para lograrlo", cuenta la directora, que sabe el nombre de sus 150 alumnos.

¿Si ellos eligen qué aprender, no hay mucho desfase en los mismos cursos?

Esa diferencia es un potencial desafiante súper bueno. Es como los hermanos, el más grande asume una responsabilidad sobre el otro, él mismo le enseña. Se crea esa cosa de la familia. El hombre es un ser que siempre está buscando los desafíos, es parte de su naturaleza, por lo que si el niño siempre elige una materia, que ya le resulta fácil, quiere decir que algo no está bien en él. Un niño sano toma todo lo que se le ofrece hasta resolverlo. Si hay algo que lo apasione demasiado, como las matemáticas por ejemplo, la profesora guía le dice que antes de hacer ejercicios, van a repasar la lectura, si ese es un punto débil. 

¿Y a la hora de la PSU?

Como existen, pero no en grandes cantidades, los colegios Montessori que incluyen la enseñanza media y que además tienen un número de alumnos por generación suficiente como para considerar en las métricas (más de seis alumnos), no son muchos. Sin embargo, aquellos que cumplen todos los requisitos anteriores deben llenar de orgullo a Maria Montessori. Tres de los nueve colegios Montessori más conocidos de la Región Metropolitana promediaron en la PSU 576,29 puntos, ubicándose a más de 70 puntos por encima del promedio nacional (514). 

Entonces, se puede decir que funciona y que al momento de regirse bajo los parámetros comunes de medición, los niños saben y saben más que el resto. Aquí se derribó otro mito, ¿no?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
gif Comentario destacado por El Definido
Addrian Pérez | 2013-04-16 | 11:30
10
Mi señora hace lleva un tiempo interesada en este método de enseñanza. A mí me parece muy interesante, ya que comparto plenamente la idea de fondo. Creo firmemente que las personas deberían crecer motivados por sus intereses y no por métodos estandarizados que, en la práctica, no producen buenos resultados.

Tampoco me sorprende que en la PSU, si bien logran un puntaje sobre el promedio nacional, sea relativamente normal. La PSU no es capaz de medir lo diferente que pueden ser estas nuevas personas, por tanto se van a ver disminuidas con un tipo de prueba tan rígida y tan poco representativa, a decir verdad.
responder
denunciar
apoyar
Gerardo Buenrostro González | 2013-04-16 | 11:31
2
Interesante, me gusto este modelo
responder
denunciar
apoyar
José María Jarry | 2013-04-16 | 11:39
5
Conozco un par de personas que estudiaron toda su vida o un tiempo considerable en un establecimiento del tipo Montessori (concretamente en el colegio Ciudadela)y realmente es gente que vive de una manera mucho más práctica, sencilla, alegre y no andan perdidos por la vida. Como estudiante de pedagogía me interesa mucho este método y encuentro que es muy útil para los niños con problemas de aprendizaje o de concentración. Hay que ponerle ojo.
responder
denunciar
apoyar
Laura Badilla | 2013-04-16 | 11:45
1
¡MARAVILLOSO!
Y me parece excelente lo que dice la directora: no es para ciertos niños, sino para ciertos padres. No todos quieren que sus hijos sean tan independientes, porque si no, ¿cómo los controlarían después?
Mucha gente no lo hace a propósito, ni se lo plantea de esta manera, pero muchas veces así es.
responder
denunciar
apoyar
Pablo Fraga | 2013-04-16 | 11:55
0
Considero que es una buena base para cualquier niño, ya que le da herramientas para su diario vivir. Es verdad que es el hogar donde los niños deben recibir valores y las cosas buenas para ser personas de bien, pero lamentablemente en este mundo tan acelerado y tan consumista de tiempo, se agradece esa ayuda adicional a los padres que no pueden darle todo el tiempo del mundo como quisieran.
responder
denunciar
apoyar
Christian Diaz | 2013-04-16 | 11:56
3
Recorde una historia:
- Era un pequeño que iba a cierto colegio, en el preguntaba: -Puedo dibujar una flor, claro responde su profesora, y puedo ponerle muchos colores, a lo que ella asintio, y agregar lo que mi mente me dice, por supuesto responde ella. Feliz el pequeño puso su dibujo en casa, con mucha imaginacion, muchos colores y radiante de creatividad...
Luego el pequeño, por problemas economico lo cambiaron de colegio, donde la profesora indicó, bueno niños dibujaremos una flor, a bien dice el pequeño... me gustan las flores, donde luego indica la profesora, con un tallo cafe y ramas verdes... ahh bueno, yo queria pintar el tallo verder, pero con hojas amarillas... pero bueno. a lo que finalmente indica la profesora, con petalos amarillos... ahh bueno yo la queria de colores, pero bueno hoy será amarilla la flor, piensa el niño.
Despues de un buen tiempo, sus padres nuevamente lo integran al primero colegio, donde el niño pregunta, que debo hacer, lo que tu quieras indica la profesora... a lo que el niño se sento miro a todos lados y dibujo una flor con tallo cafe, hojas verdes y petalos amarillos...
responder
denunciar
apoyar
Pablo Pérez | 2013-04-16 | 11:57
3
Desde el título en adelante ya sabemos cuál es el juicio de la autora Antonia Laborde, al parecer, una entusiasta montessorista.

Luego vemos los conocidos esloganes de los creyentes, sin una justificación, o sea, derribar mitos se parece mucho a levantar mitos. Me causa gracia.

La palabra "Montessori", aplicada como un adjetivo a un proyecto concreto, no tiene una definición precisa. Hay muchos establecimientos que insertan esa palabra en su denominación. Algunos exhiben excelentes resultados académicos, otros regulares y otros malos.

Existen conceptos muy rescatables en los principios Montessori, pero de ahí a afirmar que un colegio es mejor o peor que otro porque, supuestamente, aplica una metodología inspirada en los principios de Maria Montessori, existe una brecha muy grande.

Luego, esos "mitos" que con tan poca eficacia la articulista pretende derribar, más parecen propaganda del único establecimiento mencionado en el texto.
responder
denunciar
apoyar
V. B. S. | 2013-04-16 | 13:02
2
Concuerdo contigo, es cierto que Holanda tiene de los mejores sistemas de educación del mundo pero el articulo no toca temas tan importantes como que hace un joven que sale de este sistema, en donde toda su vida se acostumbro a esa libertad y se encuentra de choque con la realidad en las universidades, donde las exigencias y la metodologia son abismalmente diferente... yo siento que para el va a ser mucho mas estresante que para un joven que sale de un colegio tradicional asumiendo que ambos son de buena calidad, independiente de la metodología que aplican, sino seria comprar un liceo de mala calidad con 40 alumnos por curso con un colegio privado de mucha calidad, con 6 alumnos por curso. En ese caso, el joven de un colegio tradicional, esta mucho mas acostumbrado a lo que se va a encontrar en la universidad (sino pregúntale a cualquiera del instituto nacional) mientras que el otro se va a sentir muy perdido y estresado al enfrentarse a un sistema en donde no importa tu ritmo personal, sino que el ritmo que impone el profesor, que dicho sea de paso, se asemeja mucho a lo que va a enfrentar en el mundo laboral.

la verdad es que ciento que El Definido se esta convirtiendo mas en una pagina de publicidad que en lo que se proponía inicialmente... Ves publicidad de políticos, de colegios, de ONGs, etc. Lo bueno es que entre medio de esos articuos salen algunos que realmente valen la pena.
responder
denunciar
apoyar
V. B. S. | 2013-04-16 | 13:19
1
Ademas, queria agregar 2 cosas:

Es un juicio de valor horrible insinuar que los padres que mandan a sus hijos a un colegio de este tipo son "mejores o mas preocupados" que los padres que eligen un sistema tradicional, de muy mal gusto a mi parecer.

La comparacion de puntajes de PSU es penosa, se estan comparando con el promedio nacional, cuando se deberian comprar con el promedio nacional de colegios privados, en donde, como todos sabemos, los resultados lamentablemente son muy distinto
responder
denunciar
apoyar
Estimado:

Estoy de acuerdo contigo, me parece un mal juicio, pero ojo que ese es un juicio de Trinidad (directora del colegio) y que está entre comillas.

No es en ningún caso un juicio de El Definido. Aquí sólo les dimos el espacio, como se lo hemos dado a varios colegios e instituciones para que cada uno juzgue.

Esa es la gracia, tu defines qué te pasa con esta noticia. Y tienes el espacio abierto para decirlo con respeto y de manera constructiva.
responder
denunciar
apoyar
Muchas gracias por ayudarnos a mejorar!

Nos hicimos cargo de la crítica cambiando el título para que quede aun más claro que son opiniones de la directora del colegio.
responder
denunciar
apoyar
Antonia Laborde | Periodista | 2013-04-16 | 14:32
2
También estoy de acuerdo con que el juicio de valor respecto a que la preocupación de los padres frente a sus hijos no se mide de si los mete o no a un colegio Montessori.
Lo que busca el artículo es entregar más información respecto a este tipo de enseñanza, en este caso particular del colegio Ciudadela, para que las opiniones que tengamos sean más fundamentadas. En ningún caso decir qué es mejor y qué es peor.
Respecto a cómo enfrentan la universidad, conozco personas que han estudiado bajo el sistema Montessori y no les ha costado porque desde séptimo para adelante ya tienen notas y es mucho más similar a los colegios tradicionales como señala el articulo.
Gracias a todos por los comentarios
responder
denunciar
apoyar
Andrea Frias | 2013-04-16 | 15:14
1
Es que los metodos "alternativos" como Montessori O Waldorf si necesitan de padres extra comprometidos... No significa descalificar a los otros, pero si no se esta muy presente y dispuesto a llevar y acompañar al teatro, a conciertos y exposiciones, no resulta...
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
V. B. S. | 2013-04-16 | 17:13
2
Ese es el tema Andrea, que un padre no tenga el tiempo para llevar a su hijo a todas esas actividades (o incluso los recursos), no implica que sea menos comprometido, solamente no tiene acceso a una parte de nuestra cultura... Yo no puedo pagarle a mis hijos clases de golf de 1000 dolares mensuales, eso no me hace menos comprometido que alguien que si puede (haciendo referencia a un caso que salia en la tele hace no mucho jeje).

Pero por otro lado, puedo ser muy dedicado con mis hijos, simplemente pasando tiempo con ellos y dedicandome a ellos, escuchar lo que piensan y sienten, solo basta ser un padre presente.

En cuanto a la metodologia, en lo personal creo que es muy buena, pero en ningun momento es mejor que otra... esa diferencia la hace la familia

tengo amigos que son muy exitosos (tanto en lo personal como en lo economico) y vienen de familias muy pobres economicamente, pero con padres realmente envidiables.
responder
denunciar
apoyar
Daike Rucker | 2013-04-17 | 19:22
6
Hola!
Bueno, varias cosas. Primero: estudio en un colegio Montessori: el Barrie Montessori (un colegio no muy conocido, voy en 4to medio y si todo funciona bien, este año nos legalizarán y podré dar la PSU... y sino, esperaré otro año. Como ves, quiero mucho mi colegio y estoy dispuesta a soportar muchos sacrificios). Segundo: Apoyo tu argumento de que muchas veces se le llama a algo Montessori, sin que lo sea realmente (jardines, colegios... decepciones nos hemos llevado varias con mis compañeros).

Lo de los diferentes resultados académicos... solo puedo decir que hay una clara diferencia entre el grupo que quedamos de los que entramos al colegio hasta antes de 6to, y los que se sumaron después... y que los "antiguos" solemos tener mejor disposición a aprender e interés por ello, lo que se traduce en buenas notas... ahora, la nota es una pésima medida del real rendimiento de cada uno.

Si un colegio es bueno o malo, a mi gusto, se define en la cohesión del equipo directivo/docente/administrativo/auxiliar, independiente del sistema. Lo bueno del Montessori, es que los que se involucran están interesados en lo que hacen y aquellos que solo buscan una pega por la plata no duran.

Si te soy sincera, apoyo lo que dice sobre los mitos (por lo menos en mi colegio así se da) y quiero agregar una cosa más: lo que más me gusta del sistema y mi colegio. Lo mejor, a mi gusto, es que traten a todos (desde los niños de 3 años, pasando por los adolescentes hasta los padres y demás adultos) como personas racionales, con las que se puede hablar, que tienen independencia, que tienen deseos propios. Incluso con los niños integrados. Es tanto lo que aprendí de esto, que para mi alguien con fuerte déficit mental (por poner un ejemplo que causa controversia en general) es para mi igual de importante que el mateo numero 1 de la clase. Es muy simple: cada cual puede aportar muchas cosas en distintos ámbitos, y una de mis mejores amigas tenía Dawn y la otra una epilepsia tan fuerte que los remedios que debía tomar eran de dosis superiores a las recomendadas a los adultos y tenía el cerebro totalmente sedado. Y a ambas las querré por siempre porque me entregaron lo que muchos no son capaces de dar: cariño incondicional.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Addrian Pérez | 2013-04-16 | 14:51
7
Creo que es muy importante tener presente, en todo momento, que la escuela juega un papel importante sobre el desarrollo de un niño; pero más importante aún, es la crianza que los padres le den a ellos, ahí es cuando los pequeños crecen y hacen la diferencia.

Para mí es realmente una pena que el rol de ser padre haya perdido tanto valor en la sociedad chilena. El nivel de individualismo actual no nos deja pasar de nosotros mismos y postergamos estas cosas hasta cuando es ya muy tarde.
responder
denunciar
apoyar
Bárbara Arce López | 2013-04-16 | 15:06
11
Que felicidad recordar mis primeros años de educación en un jardín y un colegio Montessori de Puerto Montt. :)

Por supuesto que la efectividad del método es algo difícil de evaluar, y no debe quedar de lado (como en cualquier sistema educativo) la participación de los padres en la medida que puedan en las pasiones de sus niños, o de los jóvenes y su paso a la realidad más estructurada que debemos enfrentar después. Aún es un sistema escaso, en colegios privados y por lo mismo de más difícil acceso.

Yo opino que en la variedad está la clave. En educarnos para aceptar el cambio.
Me gustó mucho el método de pequeña, y creo que sirve como base... No sé si podrá aplicarse en el resto de la enseñanza, tal vez le faltaría la dosis correcta de disciplina y responsabilidad (que en cualquier método es difícil de enseñarnos a nosotros los jóvenes.)

--
Les digo por experiencia, que no es necesario vivir toda tu enseñanza en el método Montessori para quedar impregnado de la pasión por descubrir y aprender, y que tampoco es exclusivo del sistema por supuesto.
Yo estuve hasta el equivalente a segundo básico en este sistema, ¡para luego ingresar directamente al sistema municipal! De esta libertad, de que no hayan evaluaciones con notas, pasar a usar jumper, blusa y corbata, lustrar tus zapatos, que te presenten el temible concepto de "los rojos" y tener cuarenta compañeras nuevas... ¡Es muy distinto!, podría decirse que es como entrar al colegio por segunda vez. Pero teniendo una base Montessori en que uno podía ir con ganas al colegio, guardaba la costumbre y las ganas y no importaba lo distinto que fuera, lo estándar que tenía que ser un profesor para poder atender en justicia a tantas pequeñas mentes, que te enseñaran a usar el lápiz rojo para ciertas letras y puntuaciones, o simplemente como tenias que comportarte en una prueba. ¡Pero aún así me divertía! Me tomé el uniforme como una cosa nueva mas que una obligación, y entonces no me molestó más. Para el resto de los cambios, mis padres y mis compañeras me enseñaron con ganas y sorpresa de que no supiera trabajar.

---
De mis experiencias... Estoy feliz con los distintos métodos por los que pasé y lo que aprendí de cada uno:

Del método Montessori aprendí a independizar parte de mi aprendizaje. Si quería aprender de algo, lo buscaba. Aprendí a aprovechar a mis profesores para lo que estaban, para enseñarnos no solo lo que dicta el programa, sino lo que fuéramos preguntarles. Esto es algo que vi en todos lados, que tenía que aprovechar a mis profesores y su vocación.

De mi escuela básica, aprendí sobre la estructura y la disciplina que necesitaba para estar en el sistema. A seguir un horario y flexibilizar lo que ya sabía.

Y de mi estadía en un colegio básico privado y religioso me mostraron los valores que llevaban los católicos, y aprendí a convivir y compartir con personas que creían en una religión específica, distinta a la mía.

Y finalmente uno particular-subvencionado, llevado por una congregación de religiosas... Me enseñaron a estudiar, y que aunque no tuvieran todos los recursos, y que no todos los estudiantes tuvieran los mismos recursos, siempre se podían lograr resultados. Ay si a veces no sacaban el jugo.

Y no sé si es necesario agregar que de todas las familias que conocí, no importando dónde pusieran a sus niños a aprender, siempre hay diversidad, y que todos les daban lo mejor que podían.

Todas tienen falencias, y todas tienen fortalezas.
Mi gran opinión sobre la forma de educación, es que se debe entrenar para el cambio. Por ejemplo no recomendaría mantener a un niño en la misma institución toda su enseñanza. Fácil termina hastiado, o con demasiado apego y miedo al cambio, o quizás qué más...

Saludos.
(Y agradezco a quien se de el tiempo de leer, he visto muy variadas y bien expuestas opiniones en El Definido hasta ahora y creo que era hora ya de meter la cuchara un poco)
responder
denunciar
apoyar
Ángela Ferrari | 2013-04-16 | 16:44
4
Qué ganas de poner a mi hija en un colegio así! Es inteligente y le encanta aprender, tiene una personalidad muy desarrollada, pero está en un colegio público y siento que se va quedando atrás, que lo único que aprende son malas costumbres. Todo lo nuevo que aprende, toda la cultura, todo el arte, música etc, lo aprende en la casa. En el colegio le enseñan cosas que sabe hace años, que no se ajustan a sus intereses y qué son estrictamente académicas. En definitiva pierde 7 horas diarias encerrada aprendiendo muy poco.
Lo triste es que esta no es sólo mi realidad, sino la de miles de niños chilenos.(y muchos no tienen una familia que respalde y refuerce su aprendizaje). Este tipo de enseñanza desgraciadamente es sólo una opción para quienes pueden pagarla.
Por lo demás, me parece excelente que se refuerce lo que se quiere aprender, no uniformizar, sino que cada niño se apasione por su propia educación. Creo que se aprende mucho más y mejor de esta manera.
responder
denunciar
apoyar
¿Has visto si hay algún SIP cerca de tu barrio? No son Montessori, pero son muy integrales y además son gratis, aquí está el link: http://www.sip.cl/
responder
denunciar
apoyar
Ángela Ferrari | 2013-04-16 | 19:45
0
Revisé (no sabía qué eran) pero tienen colegios sólo en la región metropolitana. Yo soy de Concepción. Acá no hay proyectos de ese estilo que yo sepa.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
eugenia mondaca | 2013-04-17 | 08:10
7
Como educadora de laaaarga trayectoria, creo que es fundamental el nivel de conciencia de quienes están a acargo de la educación de niños y niñas, más que el método en sí. Es verdad que algunas metodologías favorecen el gozo de aprender, pero si los/as educadores/as no están gozando con enseñar, no hay método que valga...
responder
denunciar
apoyar
Nico Infante | 2016-06-14 | 21:42
2
Hola, primera vez que escribo acá. Me gustó mucho el artículo. Tengo una hija de dos años y hay tanta oferta de jardínes, como de colegios, que uno no sabe que elegír y como serán por dentro. En mi caso yo estuve en ocho colegios (entre particulares, subvencionados y municipales) y siento que eso me dió una panorámica amplia de la educación escolar en Chile y capacidad de adaptación. Creo que desgraciadamente en nuestro país lo que más afecta al rendimiento de la PSU o pruebas simce es el nivel socioeconómico, en la universidad hice un estudio estadístico en el que separabamos los resultados en público, subvencionados y privados por grupo socioeconómico, y era evidente que de las dos variables la que más influye es el nivel socioeconómico. Teorías del porque pueden ir desde la alimentación de los niños según grupo socioeconómico al nivel educacional de los padres. Yo observé como mis compañeros de colegios particulares eran diferentes a los de liceos (publicos), muchas veces los de particulares habían viajado al extranjero, lo que les daba ventaja en clases como historia y geografía, y el hecho de tener padres exitosos económicamente le hicieron aspirar a lo mismo cuando egresaban. En general mis padres tenían una preferencia por colegios católicos y su premisa fue pagarnos a mis hermanas y a mí "lo mejor posible", a pesar que eramos de clase media. Llegué a la universidad sin ir a un preuniversitario, donde estudié Ingeniería Civil Industrial en la U. Diego Portales y me va bien laboralmente. Tengo una prima que estuvo en colegios Montessori y ahora estudia música, becada en en la U. De Valparaíso. Quizas si hubiese tenído la oportunidad de elegir hubiese sido músico. Creo que en una sociedad tan competitiva como hoy, donde la competencia se da desde la sala cuna, con padres que compiten con cosas como "mi hijo aprendió a hablar a tal edad", hace bien nuevos aires a la educacion, con foco en formar personas plenas.El trabajo tambien es competitivo, pero es porque las personas nos formanos bajo ese paradigma del "homo economicus". Me ha tocado trabajar con muchos gerentes, pero no veo que sean más felices, se compran autos caros, ropa cara, pero viven estresados y con miedo de perder su trabajo, porque es mas difícil encontrar un trabajo como gerente que en otro puesto. Por eso muchas veces son agresivos con sus pares, defendiendo su territorio. Siento que la educación es la manera más efectiva de cambiar la sociedad y la generosidad (en todo sentido) es la que puede hacer un país menos desigual, no la competitividad, ni las huelgas. Al final el cambio es un proceso paulatino. En particular quiero que mi hija sea feliz, con una hermosa espitualidad y sin necesidades económicas importantes.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.