innovación, emprendimiento

Co-Working: Cómo formar un Silicon Valley en miniatura

En 2011 Sebastián O´Ryan y sus socios abrieron Co-Work, introduciendo en Chile una tendencia mundial de oficinas que potencian la innovación por medio de reunir en un mismo espacio a diversos emprendimientos, hasta convertirse en un verdadero hervidero de ideas.

Por Antonia Laborde @antonialaborde | 2013-04-02 | 19:44
Tags | innovación, emprendimiento

Un tipo le comenta a otro esta idea que se le vino a la cabeza mientras hacen una fila para sacar un café de grano de la maquina. El sujeto que va atrás de ellos los interrumpe y le sugiere lo que le falta a su proyecto para lograr ser exitoso. Los dos tipos lo quedan mirando y el de la idea le dice al de la oportuna interrupción: "Asociémonos". Siete meses después habían levantado $100 millones gracias a "Goplaceit", su portal inmobiliario donde las propiedades van en busca de sus futuros dueños. 

Esta escena pasó a unas cuadras del metro Tobalaba, en las oficinas de Co-Work, donde esa clase de situaciones son más la norma que la excepción. Es nuestra versión a escala de Silicon Valley, donde emprendedores trabajan por sacar adelante sus proyectos codo a codo con desconocidos que están buscando lo mismo para los propios. El concepto es simple: una sola gran oficina, muchos espacios de encuentro y muchos emprendimientos compartiendo el espacio.

Co-Work es actualmente el único sistema de coworking que existe en nuestro país, pero que es parte de la avalancha de estos espacios que están haciendo ruido a nivel mundial, desde que fueran creados el año 2006 en la ciudad de San Francisco. Según un estudio de Deskwanted, en los últimos doce meses se crearon 1178 oficinas de coworking a nivel mundial, lo que equivale a más de tres diarias, presentando un aumento del 89% respecto al año anterior. 

Sebastián O´Ryan creó Co-Work, junto a su amigo Antonio García y su socio Horacio Justiniano en octubre de 2011. Anteriormente habían estado importando juguetes de la marca Myachi, que luego distribuían en jugueterías, donde un experto explicaba su uso. Les fue bien: grabaron comerciales para televisión, estaban en tiendas como Genial y Ripley, pero por malos manejos, retrasos en los pagos de facturas de hasta 150 días por parte de sus clientes y los costos por concepto de IVA, terminaron quebrando. 

"En esta época no existían instancias de apoyo privado para emprendedores y cometimos todos los errores que los que emprenden novatos son propensos a hacer. En pocas palabras, fracasamos"

La experiencia golpeó a O'Ryan, que le propuso a sus dos compañeros crear un lugar donde los emprendedores pudieran contar sus experiencias y recibir asesorías desde lo legal hasta lo financiero. Así nació Co-Work. 

"Descubrimos que habían tres claves en el coworking: Tener las puertas abiertas 24/7, porque los emprendedores no tienen horario, que las sillas que sean ultra cómodas, porque precisamente están sentados todo el día y que se sientan a gusto en el lugar", cuenta O'Ryan.

El primero en traspasar las puertas de Co-Work fue David Albo. Dijo que no tenía plata para pagar las instalaciones, pero que en seis meses más levantaría plata con su proyecto y ahí podría saldar las cuentas. "Gente como tú es la que estamos buscando" le respondieron y en el plazo estimado, Albo había logrado reunir su capital y nunca más quedó en deuda. 

El sistema es el siguiente: Una persona o un grupo llega a CoWork, se los entrevista y se los orienta respecto a qué pasos debieran seguir. Una vez adentro, se instalan en un espacio compartido con otros emprendedores y hablan sobre lo que están haciendo para ver si se pueden ayudar entre ellos. Reciben asesorías para acelerar el proceso de su proyecto tanto de abogados, como contadores y empresarios. Todo se basa en la comunicación, ahora, porque al principió costó para que salieran las palabras. 

"Al principio nos costó que los proyectos colaboraran con otros porque la gente estaba nerviosa y los chilenos son desconfiados,  pero hoy día ya se ve de manera espontánea la colaboración. Hay embajadores que se preocupan de que se generen esas conversaciones", cuenta O'Ryan.

¿Cuáles son las mejores prácticas para incentivar la colaboración?

"El tamaño de las mesas es muy importante. Nosotros descubrimos que 120 cm. de ancho por 60 cm. de profundidad era la medida perfecta para que se sintieran cómodos y compartieran. Todas las salas son transparentes, no hay oficinas cerradas. Se puede escribir con plumón en todas partes y así dejas un comentario que después alguien que lo lee puede aportarte aunque no haya participado de la reunión" -explica O'Ryan.  

En efecto, el ambiente creativo y emprendedor se respira al introducirse en las oficinas de Co-Work. Miles de post-it con ideas y frases motivacionales tapizan las paredes, a la vez que los muros de vidrio de las salas de reuniones lucen toda clase de conceptos y diagramas de flujo escritos con plumones de pizarra, mientras jóvenes en tenida casual trabajan en customizados notebooks, se pasean con smartphones y tazones de café, o se relajan conversando en cómodos sillones en una especie de sala de estar-cafetería. 

Por sus espacios han pasado emprendimientos exitosos como Cumplo, Guau! Films, MangaCorta, UpMedia y la misma Asociación de Emprendedores (ASECH).

Actualmente CoWork tiene 43 proyectos desarrollándose y más de 100 emprendedores utilizando sus espacios. La demanda está superando la oferta. Es por eso que están en la búsqueda de nuevos socios o aliados inversionistas para así poder replicar el modelo. Sólo se conocen otros dos casos de coworking en Chile, pero fracasaron... O'Ryan dice que ellos "ya saben cómo hacerla". 

LOS SERVICIOS QUE OFRECE CO-WORK

Todos los planes un espacio para trabajar y servicios básicos de luz y agua. Hay café e internet gratis, apoyo de asistentes, contactos, fotocopiadora, impresora, escáner. Los arrendatarios disponen de dos salas de reuniones privadas, espacios para reuniones más casuales, estacionamiento para bicicleta y para clientes. 

Plan básico: $50.000 mensuales.  El arrendatario puede trabajar en la zona de lounge y la sala academy, que se debe desocupar entre 17:30-21:30. 

Plan part-time: $120.000 mensuales. El arrendatario dispone de 100 horas, ocupadas como él quiera.

Plan full time: $200.000 mensuales. El arrendatario puede utilizar los espacios 24/7 y contar con un puesto fijo. 

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
Comentarios
Miguel Ángel Cortés Vidal | 2013-04-03 | 10:38
8
Excelente artículo. Definitivamente voy a averiguar un poco más sobre ellos.

Yo formé parte de una empresa "incubada" en el 3IE, en la Casa Central de la U Santa María, y si bien nos apoyaban mucho como organización, con abogados, contadores y todo eso, no había muchos espacios de comunicación entre los distintos equipos. Más allá de ver los partidos del mundial del 2010 no tuvimos mucho diálogo.

Si Co-Work encontró la forma de resolver eso, entonces ciertamente tendrá más éxito.
responder
denunciar
apoyar
JuanJo Lechuga | 2013-04-03 | 10:55
6
Esto es realmente inspirador. Pensé que este tipo de "ambientes" aún no existía en Chile, pero abre las puertas a muchas cosas; ideas frescas, jóvenes y con deseos de mejorar e innovar. Muchas felicitaciones a sus creadores (espero visitarlos pronto); y muchas gracias por publicar este artículo... espero que le de esperanzas a muchas personas, tal como lo hizo conmigo.
responder
denunciar
apoyar
Ignacio Bravo | 2013-04-03 | 15:21
2
Excelente negocio: una idea entretenida y de alto impacto. Felicitaciones a Oryan y sus socios.Muy buen artículo.
responder
denunciar
apoyar
Carlos Cárdenas | 2013-04-04 | 01:13
1
Que buena, me encantaría que haya algo así en regiones. Si quieren expandir el negocio que prueben en Conce y Puerto Montt.
responder
denunciar
apoyar
Oportunidad de negocio pues! Si usted es de ahí, tal vez usted mismo lo puede intentar!
responder
denunciar
apoyar
Juan Pablo Martinez | 2013-04-04 | 15:08
1
Yo creo que deberias viajar a santiago y visitar el lugar, hablar con los creadores e intentar replicar esto en tu región.
responder
denunciar
apoyar
Antonia Laborde | Periodista | 2013-04-04 | 11:36
0
Estos espacios facilitan la producción de cualquier proyecto. La interdisciplina es un tema muy importante a la hora de innovar. Si tienes una idea pero no sabes cómo llevarla a cabo te facilita mucho estar inmerso en una comunidad de diferentes áreas.
Miguel Ángel en CoWork también fue difícil que se comunicaran al principio, porque no estamos acostumbrados a decir las cosas, pero todo es trabajable y esta empresa demuestra que es posible.
responder
denunciar
apoyar
Gaston Vergara | 2013-04-10 | 10:59
0
Es increíble, reconozco que no tenía idea del concepto, me gustó, es un dato que lo tendré muy presente. Gracias por el articulo.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.