vacunas, salud, estudios, ciencia, enfermedades, autismo, timerosal, medicina, mercurio, wakefield
Imagen: Gojko Franulic

Las vacunas no causan autismo. Punto.

Un fraudulento estudio de 1998, vinculando a vacunas y autismo, detonó una ola de rechazo hacia la vacunación, que ha causado mucho daño y la reaparición de enfermedades erradicadas. Aquí te presentamos la evidencia que demuestra que el temor es infundado.

Por Felipe Lizana @lizanagajardo | 2014-08-01 | 12:26
Tags | vacunas, salud, estudios, ciencia, enfermedades, autismo, timerosal, medicina, mercurio, wakefield
Hace unos años (1998), Andrew Wakefield dio a conocer un “estudio” que relacionaba la administración de la vacuna triple vírica (sarampión, paperas y rubeola) con la eventual aparición de autismo en los niños vacunados con esta. De hecho, él no afirmaba tal relación, sino que la sugería. Dicho estudio fue realizado en tan solo 12 niños y lleva ya muchos años desacreditado, por su falta de rigor científico, imposibilidad de replicarse y por los evidentes conflictos de interés del investigador.

Según investigaciones periodísticas, Wakefield planeaba ganar alrededor de 33 millones de dólares anuales en Estados Unidos y en el Reino Unido con la comercialización de test para la detección de la “enterocolitis autística”, enfermedad que, por supuesto, no ha podido ser probada y que fue descrita por él y sus colaboradores en el mismo artículo de The Lancet en el que conectaron la vacuna triple vírica con el autismo

Desgraciadamente, el estudio provocó una oleada de desconfianza en torno a las vacunas y una polémica que aún hoy persiste, y que ha sido utilizada por los movimientos anti-vacunación como caballito de batalla. No fue hasta el año 2004 (seis años después) que los autores retiraron su firma del artículo y la revista eliminó en el 2010 la publicación de sus archivos. Por su parte, la licencia médica del Wakefield fue revocada el mismo año, tras un juicio en que se probaron más de 30 cargos en su contra.

Muy tarde, porque desde 1998, el número de vacunaciones en países desarrollados disminuyó notablemente, ya que los movimientos anti-vacunación lograron asentar ese miedo infundado en el imaginario colectivo. El impacto en la población que este trabajo tuvo se aprecia en que, sólo en el Reino Unido, la tasa de vacunación disminuyera de un 92% a un 85% y que los casos de sarampión aumentaran de 58 a 1348. 

En el sitio web Vaccine-Preventable Outbreaks, hay un mapa interactivo en el que se pueden observar los brotes de enfermedades perfectamente evitables, como el sarampión, las paperas, la rubeola, la polio o la tos ferina, desde 2008 hasta la fecha.

Todas estas enfermedades pueden prevenirse con sus correspondientes vacunas y, aunque es verdad que en ciertas partes del mundo aún no hay acceso a ellas (tarea pendiente para el resto de la humanidad), que brotes de estas aparezcan en países que no tienen ese problema, es francamente inaceptable.

Estas enfermedades pueden dejar secuelas para toda la vida en aquellos que las sufren e, incluso, provocar la muerte y no solo en aquellos niños cuyos padres no quisieron vacunarlos, sino también en niños de su entorno, ya que cuando baja la inmunidad del grupo, por la presencia de personas menos protegidas (o no protegidas) en un grupo de personas, tiende a aumentar exponencialmente el riesgo de que otras se contagien.

Los viajes internacionales, ciertas gestiones desafortunadas en torno al manejo de los brotes de cepas de gripe más virulentas de lo normal o el famoso estudio de Wakefield, han contribuido a esta problemática.

No solo Wakefield. ¿Qué pasa con los otros estudios?


Así y todo, diversos investigadores a lo largo de los años, se han propuesto en hallar evidencia que permita relacionar autismo y vacunas, aunque o han sido incapaces de lograrlo, o sus conclusiones han sido desacreditadas por errores metodológicos graves.

Recientemente, en la Universidad de Sidney, se realizó un meta-análisis de todos los trabajos científicos que estudiaban la relación entre la administración de vacunas y autismo y su conclusión fue que tal relación no existía. Tal trabajo se publicó en la revista Vaccine con fecha de 17 de Junio del 2014.

De hecho, el título del artículo reza de la siguiente manera: "Vaccines are not associated with autism: An evidence-based meta-analysis of case-control and cohort studies" que en español diría así: “Las vacunas no están asociadas con el autismo: un meta-análisis basado en la evidencia de casos-control y estudios de cohorte” y se puede revisar aquí.

Un meta-análisis, es un tipo de estudio que revisa la metodología, la calidad y conclusiones de las investigaciones realizadas en torno a un tema en particular, con el fin de obtener una “fotografía” más amplia. Se repasan los trabajos, se descartan los sesgados o poco fiables y se obtienen resultados.

Este estudio abarcó a casi 1,3 millones de niños de Reino Unido, Japón, Polonia, Dinamarca y Estados Unidos, y su análisis se sustenta en que la media de seguimiento de los grupos estudiados fue de 8 años después de la inmunización.

Las conclusiones de la investigación son más que claras:

“Este meta-análisis no proporciona evidencia alguna de una relación entre las vacunas y el autismo o los trastornos del espectro del autista y, por lo tanto, defiende que se continúe con los programas de inmunización de acuerdo con las directrices nacionales”.

Lo que se detalla de la siguiente manera:
  • No hay relación entre autismo y vacunación.
  • No hay relación entre el trastorno del espectro autista y la vacunación.
  • No hay relación entre el autismo o el trastorno del espectro autista con la administración de la vacuna triple vírica.
  • No hay relación entre autismo o el trastorno del espectro autista y el timerosal.
  • No hay relación entre autismo o el trastorno del espectro autista y el etil-mercurio.
Ahora bien, tales resultados, las organizaciones médicas de todo el mundo ya las tenían presentes -de hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una declaración el año 2006, descartando de plano la relación entre timerosal y autismo- pero este estudio viene, con un cifra impresionante de datos, a sacar de la palestra la idea de la asociación entre autismo y vacunas. Sin embargo, esa idea tan presente en el imaginario colectivo es difícil de superar incluso para los propios científicos.

De hecho, uno de los investigadores principales del estudio lo concluye con un epílogo en primera persona donde expresa sus preocupaciones como padre:

"Como epidemiólogo me creo los datos que se presentan en este meta-análisis. Sin embargo, como padre de tres hijos, tengo cierta comprensión con los temores asociados a las reacciones y efectos de las vacunas. Mis dos primeros hijos sufrieron brotes febriles después de la vacunación rutinaria, uno de ellos grave. Estos casos no me impidieron vacunar a mi tercer hijo, y sin embargo, me llevaron a tomar algunas medidas preventivas para reducir el riesgo de efectos adversos similares. Le vacuné por la mañana, así estábamos preparados para cualquier reacción adversa durante el día y también le di a mi hijo una dosis de paracetamol media hora antes de que se le vacunase para reducir la fiebre que puede aparecer después de la inyección. Como padre conozco a mis hijos mejor que nadie y atribuyo sus reacciones al aumento de la temperatura corporal por efecto de la vacunación. Para los padres que notan un cambio significativo en el comportamiento de sus hijos después de una vacunación, les animo a informar de inmediato a su médico de familia".

Otros expertos son menos comprensivos y, preocupados por estas campañas contra la vacunación, piden incluso que se sancione a los padres que deciden no vacunar a sus hijos, como ya sucede en Australia, donde se les retiran los beneficios fiscales a aquellos padres que no cumplen con los calendarios de vacunación establecidos, lo que, en todo caso, genera polémica, pues confronta la libertad de elección de los padres con el derecho a la salud de los hijos.

Otro estudio reciente, el Safety of Vaccines used for routine immunization in the United States analizó los resultados de otros 166 estudios y llegó a la misma conclusión, las vacunas son seguras y efectivas y también descarta cualquier relación entre la vacuna trivírica con autismo

Con el fin de cerrar el tema, hay que considerar que históricamente se ha considerado a las vacunas como uno de los principales logros de la medicina y una de las principales causas de la mejora de salud y la calidad de vida del ser humano. 

Las vacunas han permitido erradicar la viruela y prácticamente acabado con la poliomielitis, así como han permitido controlar el sarampión y el tétanos neonatal en países desarrollados. Entre el siglo pasado y el 2000, las enfermedades evitables se han reducido en más del 95% allí donde se han implementado programas de vacunación y evitan anualmente casi 6 millones de muertes en todo el mundoGlobalmente, por cada dólar invertido en vacunas, se ahorran entre 4 - 5 dólares únicamente en costos médicos directos evitados.

En Chile, la viruela fue erradicada en 1950 (27 años antes que el resto del mundo) y el polio en 1975 (16 años antes de su erradicación en América Latina). El sarampión se encuentra en vías de erradicación sin casos autóctonos desde el 2000, todo gracias a los programas de vacunación.

¿Cuál es tu postura sobre las vacunas?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Patricio Rodríguez | 2014-08-01 | 12:51
3
¿y en qué quedó el proyecto de ley sobre el timerosal impulsando por nuestros legisladores?
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2014-08-04 | 22:56
0
Buena pregunta... lo último que supe fue que hubo un veto presidencial durante el gobierno de Piñera. No sé qué pasó después...
responder
denunciar
apoyar
Javier Salazar | 2014-08-01 | 12:58
4
LEY DE LA MENTIRA.
No importa la frecuencia con que se demuestre que una mentira es falsa. Siempre habrá cierto porcentaje de gente que crea que es verdad.

Por eso sigue habiendo pasteles que creen que el timerosal causa autismo.

Por cierto, creen que el mercurio de las vacunas es el tóxico. No es que el mercurio no sea tóxico, es que es el mercurio puro, no puesto en una molécula.
responder
denunciar
apoyar
carlos meneses | 2014-08-03 | 16:47
3
Entonces aún más importante es desmentir con constancia, las mentiras que aparentemente seremos incapaces de erradicar. Con la meta de reducir la cantidad de individuos asustados y propensos a difundir y ser afectados por el miedo.
(lo siento por adelantado si no se entiende)
responder
denunciar
apoyar
Francisco Matus | 2014-08-02 | 14:46
5
Que bueno que tomen partido en temas controversiales, usando argumentos científicos. Hace un tiempo preguntaron que esperabamos de El Definido, esto fue exactamente lo que pedí :)
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2014-08-04 | 22:56
0
Hay que darle las gracias a Felipe Lizana, que aportó el artículo =)
responder
denunciar
apoyar
Arturo B. | 2014-08-05 | 11:02
0
Que buen artículo! "No hay peor ciego que el que no quiere ver". A final de cuentas muchos simplemente buscan algo que respalde su pensar y lo defienden a ojos ciegos, aún cuando exista evidencia contundente de lo contrario. Ojalá que ello no implique a lo largo de los años refortalecimiento o rebrote de enfermedades que ya teníamos bajo control.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
María José Salazar | 2014-08-07 | 22:12
3
Tengo unas ganas terribles de imprimir esto y pegarlo en el diario mural de mi Cesfam.
Gracias por dar información clara, breve y con base.
responder
denunciar
apoyar
Garactus Gac | 2014-08-08 | 00:22
0
Como complemento, hay un programa de penn & teller y su programa de investigacion/denuncia "bullsh*t", que hablan de la vacunacion y dejan bien en claro los intereses de fondo de estos estudios truchos y quienes la publicitaban.
responder
denunciar
apoyar
Caro Vásquez | 2014-09-26 | 15:43
0
¡¡¡Vacuna "anti-miedo infundado"!!!
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.