Puntualidad, países, reloj, costo económico, hábito

Para que no des la hora: mira cómo funciona la puntualidad en otros países del mundo

¿Reyes de los atrasos? No somos los únicos. ¡Lejos! La impuntualidad es un desafío que tanto los países latinoamericanos como muchos otros del mundo tienen que enfrentar a diario. Aquí te mostramos cómo se las arreglan, y cómo se vive la puntualidad (o falta de) en otros lados.

Por Bruno Carrillo | 2014-04-14 | 10:28
Tags | Puntualidad, países, reloj, costo económico, hábito

*Esta nota fue originalmente publicada en 2014.

Los latinoamericanos tenemos (merecida) fama de ser impuntuales. Poniéndolo bajo un lente positivo, se podría decir que no somos esclavos del tiempo, sino que lo ponemos a nuestro servicio. Lamentablemente, esto tiene consecuencias económicas y sociales tangibles: productividad desaprovechada, reducida fiabilidad para cumplir plazos exactos e incertidumbre a la hora de honrar compromisos con las amistades. ¿Lo más interesante? Es un desafío que, debatiblemente, la mayoría de los países del mundo enfrenta a diario.  

La “hora boliviana”, “hora ecuatoriana”, “hora dominicana”, “hora tica” (de Puerto Rico) y “hora nica” (nicaragüense) estipulan que la persona puede llegar entre 30 minutos y hasta tres horas tarde o más, dependiendo del país. 

La elástica “puntualidad mexicana” puede aproximar una cita hecha en la mañana al mediodía, y en Paraguay se pregunta si el compromiso es a “hora de goma, u hora de piedra”, entendiéndose que el primero es maleable. En la Patagonia, el espíritu de la puntualidad se puede reducir en un dicho: “Patagón que se apura, pierde el tiempo”. 

En el sistema económico mundial de hoy en día, la impuntualidad cuesta dinero. En Chile, entre $287 y $615 millones de dólares; en Perú, según las cifras que dio Alan García al lanzar su campaña “la hora sin demora”, el país perdía algo así como $5.000 millones de dólares; en Ecuador, a comienzos de la década pasada, la cifra era de $2.300 millones de dólares. 

Latinoamérica está lejos de ser el único lugar donde estar a deshoras es la norma: en Europa, España, Portugal e Italia son famosos por su falta de adhesión a los horarios. Hay una cita famosa de Peter Ustinov, escritor británico, que dice: “Así me imagino el infierno: puntualidad italiana, humor alemán y vino inglés”.  

En el sudeste asiático, la “hora filipina” lleva décadas costándole millones de dólares a la economía. Cuando en 1997 el presidente de ese entonces, Fidel Ramos, lanzó el proyecto “la semana de la puntualidad”, destinado a instaurar un “antes y un después” en la historia de Filipinas, el presidente llegó una hora tarde a inaugurar el evento. En el 2011, el país lo intentó de nuevo con la campaña “Juan time” (la hora Juan), usando un juego de palabras con “Juan”, la adaptación fonética de “uno” en inglés y el nombre más común en Filipinas (sí, tienen bastante influencia hispánica).

La hora africana

África es muy similar a Latinoamérica en cuanto a la concepción del tiempo, sino más laxa. El tiempo es visto como un recurso renovable y como un bien del cual hay de sobra. Hay un dicho africano famoso que dice: “Los africanos no esperan al tiempo; el tiempo espera a los africanos”. El cultivo de la paciencia es esencial, pues la gente puede hasta no llegar a los compromisos.

En el año 2007, el entonces presidente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, lanzó una campaña titulada “La hora africana está matando a África – combatámosla”. Mientras que hay algunas compañías (como Kenya Airlines) que han logrado mejorar sus horarios, da la impresión de que la mayoría de los países del continente africano todavía hacen uso de su visión clásica del tiempo. Como en muchas partes de Latinoamérica, ¡llegar a la hora a un compromiso social puede incluso ser mal visto!

Arabia Saudita: tú llegas puntual, no yo

Los saudíes son relajados con las horas, pero solo con sus connacionales. Si se es un extranjero, por lo general se espera que uno sea puntual (especialmente si es un europeo o estadounidense). ¡Y nada de andar mirando el reloj durante la reunión! Lo que para nosotros puede ser una “indirecta” que nos tenemos que ir, en Arabia Saudita es un insulto. 

La laxa puntualidad es relativa norma para la mayoría de los países árabes, de manera similar a la que tenemos en nuestro propio continente. Juntarse a las ocho es, realmente, “alrededor” de las ocho. Para las reuniones de negocios, es clave nunca dar muestras de impaciencia; puede ser un real desafío, considerando que es un aspecto cultural el pasar bastante tiempo socializando y hablando de banalidades antes de ir al meollo del asunto. 

Los mejor portados: Alemania, Japón, Suiza y Finlandia

En estos países, la puntualidad es la base intrínseca de la cultura. El tiempo está claramente estructurado en horas, minutos y segundos por un motivo. Los alemanes tienen fama de ser patológicamente puntuales; estar a la hora es un símbolo de respeto mínimo, especialmente en una cultura que le gusta planificar con anticipación. El 85% de los alemanes admite tomarse los compromisos seriamente, y esperan que los otros hagan lo mismo. Invita a un alemán a la casa a las ocho, y es muy probable que lo encuentres a las siete cincuenta haciendo hora frente a la puerta o en su auto. 

En Japón, el país del respeto y los buenos modales, se pide perdón si la otra persona te está esperando, sin importar si estás a la hora o has incluso llegado más temprano. Cuando dos personas se juntan, hay una gran posibilidad que una llegue mucho antes que la otra (¡a veces hasta media hora o más!). Sin embargo, si le preguntas “¿llegaste hace mucho?” lo más probable es que te diga “no, no, acabo de llegar”.

En el año 2006, el atraso promedio de la línea ferroviaria Tokaido Shinkansen fue de 0,3 minutos. La puntualidad de los trenes es tan extrema en Japón que, si por algún motivo el tren se llegar a atrasar cinco minutos o más, te dan un certificado de atraso ferroviario en la estación donde te bajas. Dicho certificado es de las pocas excusas válidas que se le pueden dar a un jefe, profesor o colega por llegar atrasado.

Mientras que la puntualidad es vista como una obsesión en Suiza y Alemania, en Finlandia tienen una visión ligeramente distinta: es una aversión a quitarle tiempo a otras personas. Si se llega atrasado a la oficina, una buena excusa te puede salvar el pellejo la primera vez, pero no más allá. 

India y Nepal: puntuales solo para hacer ropa

Las dos naciones asiáticas no se caracterizan por su puntualidad. Los horarios son relajadísimos, las reuniones prácticamente nunca comienzan a la hora y los sistemas de transportes comúnmente funcionan atrasados. Sin embargo, a la hora de hacerte un traje o ropa, ambos países son reyes. En Mumbai (famoso por sus sastres), puedes mandarte a hacer un traje a la medida y recogerlo al día siguiente o dos días después, y lo tienen listo. Por su parte, en Katmandú, Nepal, puedes pedir que te “copien” ropa, ¡y te la pueden tener lista en medio día o un día!

Puntualidad: ¿qué se puede hacer al respecto?

¿Es absolutamente necesaria la puntualidad hoy en día? Muy probable, al menos laboralmente. De ahí que sea un enorme desafío el intentar implementarla y convertirla en un hábito constante. Si bien puede que Chile tenga una pequeña ventaja sobre otros países en nuestro continente, aún queda mucho espacio por mejorar.  

¿Qué puedo hacer yo? Hay un artículo previo que da consejos sobre cómo ser puntual, y los rasgos que tiene la gente que llega a la hora. Si se quiere que la gente sea puntual, hay que partir dando el ejemplo. En mi opinión, aun fuera del ámbito profesional sí se puede llegar a la hora y cumplir con compromisos sin estresarse o sentirse esclavo del tiempo: es una habilidad que se trabaja. Hay cierta sabiduría cuando se dice que no hay que dejar que el tiempo y los horarios manejen tu vida, pero encuentro que esto se puede hacer sin tener que hacer esperar a los demás por más de diez o veinte minutos, ¿o no?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Laura Badilla | 2014-04-14 | 11:26
13
Yo suelo llegar 30 minutos adelantada a todas partes... lo que muchas veces se traduce en una espera de 1 hora porque la otra persona llega 30 minutos atrasada.
Para dejar de sentirme "mal" por llegar temprano, mejor me iré a pasar un tiempo a Japón ^^
responder
denunciar
apoyar
O a Alemania, para esos efectos! :P
responder
denunciar
apoyar
Miguel Martinez | 2014-04-21 | 12:39
2
a mi también me pasa eso, bastante, pero siempre ando con mi libro asi que no me hago dramas :D
responder
denunciar
apoyar
Maryella Fuentes Bravo | 2014-04-14 | 12:00
8
Uff que temaso! para mi es muy importante al puntualidad al punto que me he enojado con personas por no llegar a la hora, Chile esta muy mal acostumbrado en ese aspecto, eso de que sea normal llegar 15 minutos antes me enerva, porque como dice el comentario de arriba, yo soy de las que llega antes, 10 o 5 minutos antes para no llegar tarde!, entonces más el atraso del otro se convierte en una gran espera.
Creo que los que son impuntuales no aprecian lo que hacen mal y porque los puntuales nos enojamos tanto!, Mientras el impuntual se quedó un rato más durmiendo, o un rato más leyendo algo en la casa tranquilo, o viendo tv, el otro ya estaba en camino al compromiso pactado!
Para mi es una falta de respeto total, lo detesto, más cuando ni siquiera se dignan a llamar por teléfono... ahí si que me enoja, cuando me llaman y me dan una excusa decente, ej: "tuve que trabajar en algo extra", "mi jefe no me dejaba ir", "tuve que ayudar en algo en la casa", son las ocasiones en que dejo pasar los atrasos sin enojarme xD

Cuando entre a la universidad tuve que ser más tolerante, hasta los profesores eran impuntuales! eso me enojaba demasiado, varias veces me quise ir, pero como mis compañeros esperaban, me quedaba... pero realmente para mi es un insulto que me dejen esperando.
Desafortunadamente somos los menos los puntuales, he tenido que ser más flexible, esperar más, tratar de no llegar 10 minutos antes a todos lados (cosa que me cuesta, la puntualidad está muy metida en mí), ya que si no soy yo la flexible, no socializaría con nadie ¬¬ aún así aunque me aguanto, o a veces trato de llegar yo tarde a propósito para no esperar tanto, singue molestándome demasiado =/
responder
denunciar
apoyar
Maryella Fuentes Bravo | 2014-04-14 | 12:05
7
Hace falta un editar comentario xD en esta parte "...Chile esta muy mal acostumbrado en ese aspecto, eso de que sea normal llegar 15 minutos antes me enerva..." quise decir en realidad, "llegar 15 minutos tarde" xD
responder
denunciar
apoyar
Andres Santander | 2014-04-14 | 12:28
3
A mi me pasa lo mismo -.- , me eh tenido que acostumbrar a llegar intencionalmente mas tarde porque soy el unico que llega a la hora xD, al principio me enojaba caleta xD
responder
denunciar
apoyar
Laura Badilla | 2014-04-14 | 16:05
4
Yo dejé de enojarme hace tiempo, porque a la única que le hace mal estar enojada es a mí misma. Así que es un tema de autocuidado ^^
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2014-04-14 | 12:33
6
A las cosas de trabajo trato siempre de llegar a la hora o adelantado, pero a los eventos sociales, llegar a la hora equivale pasar 2 horas aburrido esperando, esa lección ya la aprendí.

Recuerdo la vez que me invitaron a un asado en un campo a las 12:00. Llegué exactamente al mediodía y el anfitrión salió en pijamas, preguntando por qué había llegado a la hora. ¡Cómo tan desubicado! Me explicó que dio esa hora para que llegáramos a las 2 pm. ¡Plop!
responder
denunciar
apoyar
Manuel Escobar | 2014-04-14 | 16:04
8
No podi ser tan desubicado de llegar a la hora po. Cero respeto por el dueño de casa
responder
denunciar
apoyar
Maryella Fuentes Bravo | 2014-04-14 | 17:01
2
Sip, también me ha pasado, una vez me invitaron a un asado, y por llegar "tan temprano" como 20 minutos antes de al hora fijada, tuve que acompañar a comprar las cosas porque ni eso estaba listo u.u'
responder
denunciar
apoyar
Jajaja, excelente! Yo tengo que reconocer que hay veces que llego a los eventos a la hora simplemente para joder al dueño de casa. Me cuesta entender que se fije una hora sabiendo que la gente va a llegar más tarde. ¿Por qué no fijar el evento para esa hora "más tarde" entonces? Todos lo saben, pero nadie lo admite.

Cuando yo soy anfitrión, les hago saber que el asado se prende a la hora, y que el que no llegue a la hora se queda sin comida y "malapá" no más.
responder
denunciar
apoyar
Manuel Escobar | 2014-04-15 | 09:15
1
No podi ser tan desubicado de llegar a la hora po. Cero respeto por el dueño de casa
responder
denunciar
apoyar
Manuel Escobar | 2014-04-18 | 14:37
1
No podi ser tan desubicado de llegar a la hora po. Cero respeto por el dueño de casa
responder
denunciar
apoyar
Guillermo Pandelara | 2014-04-14 | 12:39
7
Un buen libro para la espera no más y con eso se pasa el enojo, si el libro es demasiado bueno, puede que hasta te moleste que interrumpan tu espera... jaja
responder
denunciar
apoyar
Laura Badilla | 2014-04-14 | 16:02
4
Ahora entiendo por qué leo tantos libros al año... (y no es chiste) xD
responder
denunciar
apoyar
Rubén Lema | 2014-04-14 | 16:01
2
Siempre soy puntual para los eventos, pero cada cosa con lo suyo, las responsabilidad laboral para mi por respeto se debe cumplir, pero para otros temas, si no hay apuro, relajado; me da lo mismo esperar, siempre con algo que leer, escuchar, ver o jugar, ese tiempo muerto se transforma en algo inesperadamente enriquecedor, mucho mejor a enojarse y ver a cada rato el reloj. Igual siempre antes de una cita "informal" al final del acuerdo agrego, oye, si vas atrasado envíame un mensaje o llámame, así se está preparado.
responder
denunciar
apoyar
Sí, de alguna manera el saber que la otra persona va atrasada y por cuánto ayuda: creo que tiene que ver con disipar la falta de certeza. Si sabemos qué tan atrasada va la otra persona, podemos planificar y organizarnos alrededor de ese atraso; si no tenemos idea, como que uno queda en el limbo. Yo tampoco tengo mucho problema con esperar, por lo general llevo un libro o música.
responder
denunciar
apoyar
Vivian | 2014-04-14 | 16:17
1
Es horrible, soy de las que suele llegar antes a todo y generalmente debo esperar a que todos los demás lleguen. También soy de las que llego antes a una casa y espero afuera hasta la hora que me invitaron (me sentí identificada con el alemán). Acá la gente te obliga a ser impuntual porque mientras mas temprano llegas, mas tiempo debes esperar.

Hace años me iba a juntar con una amiga afuera del cine hoyts (valparaíso) y tuve que esperarla 3 horas... cuando llegó lo único que dijo fue: "pensé que llegarías tarde igual"

Lo peor es que aún así sigo llegando a la hora :(
responder
denunciar
apoyar
Más que horrible, encuentro que es ejemplar y excelente! Ser puntual es un hábito formidable, especialmente en un país en vías de puntualizarse como lo es Chile. Yo tengo que reconocer que solía ser bien impuntual, pero me fui "reformando" a través de amigos que llegaban a la hora. Me sentía bastante mal cuando los hacía esperar. Hoy en día igual hay veces donde me atraso un poco, pero casi nada comparado con antes. Sigue así, Vivian, mucho ánimo y paciencia, que los esfuerzos dan frutos!
responder
denunciar
apoyar
Susana Flores | 2014-04-14 | 18:00
3
Yo soy patológicamente inpuntual, no hay caso lo he intentado casi todo, pero nada funciona, lo peor es que mi mejor amiga es puntualisima, así que hemos tenido que aprender la una de la otra al respecto.
Se que es duro para la gente puntual esperarnos y que efectivamente es una falta de respeto para el que llega puntual; pero créanme la mayor parte de nosotros no lo hace con mala intención y lo del asado también, generalmente mi amiga me pilla en la mitad de las preparaciones o a punto de entrar a la ducha cuando la invito a mi casa a alguna celebración.
responder
denunciar
apoyar
Alan Ashworth | 2014-04-14 | 18:15
2
Aquí en Inglaterra hay el dicho "on time is fifteen minutes early", algo como "a tiempo es quince minutos temprano"... Es posible interpretarlo de dos maneras, pero lo que queda claro es que ¡nadie va a llegar exactamente a la hora!
responder
denunciar
apoyar
Hay una cita de Shakespeare que dice "better three hours too soon than a minute too late". Va totalmente de la mano con el espíritu inglés de puntualidad, aunque antes tenían más fama de puntuales que ahora, según entiendo.
responder
denunciar
apoyar
Alan Ashworth | 2014-04-15 | 04:36
5
Creo que aún somos más parecidos a los alemanes que los españoles en cuanto de puntualidad. Mi mujer (quien es española) nunca entiende por que prefiero salir un poco temprano y esperar un rato, en vez de llegar siempre tarde y apurado. #8-)
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Monica Duran | 2014-04-14 | 20:00
3
Cuando voy a casa de algún buen amigo llego a la hora porque sé que no le dará vergüenza salir a recibirme en pijama o si no tiene todo listo puedo ayudar un poco.
responder
denunciar
apoyar
Excelente punto, Mónica! Yo las veces que logro llegar puntual, además de ayudar, aprovecho de conversar con ellos sobre la puntualidad. Creo que soy un amigo bien latero, pero la ayuda compensa esto. :)
responder
denunciar
apoyar
Damián | 2014-04-14 | 22:56
2
Soy patologicamente puntual, y mis mejores amigos son patológicamente inpuntuales, es una pésima combinación que me da ganas de matarlos (y ellos a mí) pero igual nos queremos jajaja
responder
denunciar
apoyar
Franz Brokordt | 2014-04-16 | 11:49
1
Me sentí identificado con los puntuales, mi abuelo era alemán así que desde chico mi papá nos inculcó la puntualidad. Claro que siempre tengo que preguntar si la hora que me dan para juntarse a algo X es de verdad para no estar esperando a medio mundo. Solía salir en moto con unos amigos, éramos como 10-12 al final me aburrí de que fueran tan impuntuales y me salí del grupo, al final salgo con uno o dos que se que son puntuales, como sale en el texto estar a la hora es un símbolo de respeto mínimo. Así fui educado y cuesta cambiar eso, me imagino que le pasa lo mismo a los impuntuales.
responder
denunciar
apoyar
Alvar Fañez | 2014-04-18 | 16:15
3
Jajaj, en mi ciudad, iba a ser el informe del gobernador del estado. Nos citaron a estudiantes de todas las escuelas a las 9 de la mañana. Me rumorearon los trabajadores del gobierno presentes que llegaría algo tarde.
Para mi sorpresa, llegó exactamente a la hora que los trabajadores me dijeron que llegaría, a las 12, al pleno medio día.
En serio, me hubiese enfurecido, si no fuese porque al llegar, después de enterarse que lo estábamos esperando desde hace 3 horas, pidió disculpas por su retraso, y entonces, mi cólera se esfumó.

Qué lindo el gobernador, no tuvimos clases gracias a él xD
responder
denunciar
apoyar
Cristian Gaona | 2014-04-19 | 01:29
1
Vivo en Chile, y me ha tocado esperar hasta más de 2 horas en el trabajo a un compañero. El colmo.
responder
denunciar
apoyar
Alejandro Carrasco | 2014-04-19 | 14:08
1
Comparto la idea finesa de que cuando alguien se atrasa abusa de Tu tiempo y eso es una falta de respeto.
Firma: un ex atrasado
responder
denunciar
apoyar
Ramón Farias | 2014-04-21 | 09:38
1
Yo, también soy super puntual, entro a trabajar a las 9 y a las 8 llego a trabajar (mis compañeros dicen que es enfermedad ya ajajajajajaja), con mis amigos ya me resigne, si me quiero juntar con ellos a las 10 les digo que nos juntemos a las 9, entonces llego a las 9.45 e igual soy el primero en llegar.
responder
denunciar
apoyar
Tere Arancibia Díaz | 2014-04-21 | 16:28
1
Soy hiper impuntual, he tratado mil distintas formas, tengo hipersomnia grave; si adelanto el reloj: me relajo porque sé que está adelantado; si pongo el despertador: digo '5 minutos más', 'sí, ya, ya voy', me hace doler la cabeza, me duele todo porque me falta dormir más o se me desajusta el reloj (tuve que regalar el reloj/radio, porque hago interferencia con todas las radios, de esta forma descubrí eso tan raro, si prenden la radio debo buscar el lugar donde yo no interfiera y quedarme quieta); si pido que me avisen/despierten: me vuelvo a dormir y con el celular: lo apago durmiendo, aunque ponga 3 alarmas cada 5 minutos.
Mis amigos y familiares a veces se enojan, pero hacen lo mismo! Así que siempre decimos "tipín X" o "entre las X y X", al final cerca de la hora nos llamamos para saber la ubicación del otro, así poder calcular el tiempo de espera, y lo hacemos parte de vernos.
Antes llegaba a la hora sólo al trabajo, ahora no, sólo estoy estudiando, llego a la hora porque un amigo/compañero viene a desayunar y me despierta (excepto cuando él se queda dormido, en mi sillón, trabaja como conserje de noche).
Creo que todo depende, es parte del hábito de nosotros los chilenos; muchas veces he tenido que esperar varias horas, un antiguo Dr me hacía esperar 3 horas, un día me demoré 45 minutos (eso fue tanto porque el metro se quedó en pana), yo era su última paciente del día pero todavía seguía allí, porque él llegó tarde y tuvo que atender a todos, se negó a atenderme, sin tener en consideración su comportamiento anterior (después de eso nunca más me atendí con él).
Pero eso es una muestra de las personas impuntuales (me incluyo), lo peor son los juzgados, la audiencia era a las 8:30 (2* aud en tribunal de familia), pero como pasaban primero los que habían estado detenidos, nos atendieron a las 14:30!, sí, 14:30!.
Si eso es así en los tribunales, qué podemos esperar de las personas?, nada más... que esperar.XD . O si no... esperen que cambiemos, XD. Bueno, esperaré a que tengan sentido del humor, XD.

Por favor, comprendan y no se enojen, o van a llegar temprano a la vejez, XD.
responder
denunciar
apoyar
No es primera vez que escucho lo de los tribunales, y en verdad es un abuso. Si bien el primer paso para ser más puntuales lo deberíamos dar nosotros (tu sistema para ponerte de acuerdo con los amigos suena como una buena opción a todo esto!), las autoridades también tienen que dar el ejemplo. Lo que veo que pasa mucho en Chile es que con el "hacer esperar" se establece una jerarquía, especialmente cuando se trata del sistema de atención pública. Esto es completamente retrógrado, pero pasa mucho desafortunadamente. Creo que la única manera de cambiarlo es intentar uno mismo ser un poco más puntual, y cruzar los dedos para que el resto alrededor de uno siga más menos el ejemplo y comience a cambiar la cultura. Nunca necesariamente al punto de los alemanes, pero hacia esa meta! Mucho ánimo y suerte, Tere, y gracias por tu sincero comentario!
responder
denunciar
apoyar
Mariel Rojas | 2014-04-21 | 20:22
1
Generalmente soy de las que llega a la hora y me urjo por si voy atrasada. A la Universidad y al trabajo puedo decir que soy puntual, si hay algun inconveniente que no manejo, llamo y aviso. Pero para juntarme con amigos, ya les tengo los horarios totalmente "sacado el rollo". Por ejemplo si me voy a juntar a las 19:00 con Marley puedo permitirme unos 15 minutos de retraso, fijo 15 minutos màs de eso no. Con Fernanda puedo llegar hasta las 19:30 y cero dramas. COn otras personas el rango fluctúa entre los 5 a 10 minutos. Ya con las personas es mas flexible y uno puede conocer si "puede" llamwese asì, llegar o no atrasad@. Con las instituciones es màs complicado puesto que llevan aparejadas sanciones. En el trabajo las descuentan y en la Universidad quedas ausente!
responder
denunciar
apoyar
Cristián Ithurbisquy | 2014-04-24 | 14:11
2
La gente que llega antes, es tan impuntual como la que llega después.
responder
denunciar
apoyar
Interesante punto de vista. Yo diría que depende: si la persona que llegó antes se lo saca en cara al que llegó a la hora, yo diría que sí es impuntual. Pero si no dice nada, y simplemente llegó antes para asegurarse de estar a la hora, es una persona puntualísima y tiene un hábito envidiable. ;)
responder
denunciar
apoyar
Ángela Ferrari | 2014-08-19 | 20:09
2
Me carga la puntualidad. Lo dije y qué. Me carga la gente que vive pendiente del reloj y hace las cosas estipuladas por el horario. Entiendo que a veces es necesario, pero cada uno tiene su ritmo para hacer las cosas. Por otro lado, soy absolutamente incapaz de llegar temprano a ningún lado, lo intento, pero ando siempre tan ocupada en todos lados que llegar 1/2 hora temprano es media hora perdida entonces intento aprovechar lo más posible el tiempo. Y la mitad de las veces hay taco o cualquier imprevisto y llego tarde.
En todo caso, cuando está en juego el tiempo de los demás me aseguro de llegar temprano, por respeto.
responder
denunciar
apoyar
Me parece bien que respaldes tu posición, Ángela! La puntualidad no es algo que sea obligatorio para todo el mundo, todos tienen una concepción distinta del tiempo. Respeto enormemente el que te preocupes del tiempo de los demás en desmedro de que no te guste la puntualidad, estoy seguro de que no debe ser fácil. Si bien en lo personal creo que la puntualidad funciona en una sociedad relativamente estructurada como en la que vivimos, tengo que reconocer que me gusta el concepto de tiempo más relajado, como solían tener las personas antes de que existieran relojes. Saludos, y gracias por el comentario!
responder
denunciar
apoyar
Ange Brik | 2015-02-04 | 14:56
1
conoci una alemana, quedamos de juntarnos en x lugar. Yo feliz, ya que soy muy puntual.... la espere cerca de 30 minutos!!!!!
que onda?????????
claro, ella sabia de la impuntualidad de los chilenos y no se preocupo, pensando que yo llegaria media hora tarde....
responder
denunciar
apoyar
Obed Martinez | 2015-02-21 | 06:49
0
¿Maíz en chile? Ni siquiera puede uno conseguir harina de maíz sin tener que comprar la masa colombiana, imposible imaginar conseguir la Mexicana. Comer pastel de choclo una vez cada nunca no es "respirar maíz". ¿Sandwiches de verdad? ponerle 3 kilos de mayonesa a un sandwich no lo hacen un buen sándwich. Yo como extranjero aprendí en Chile a que a todo le ponen Mayo, y la mezclan con "palta". Dicen comer muchos "porotos" pero en realidad y en promedio los comen 3 veces al año, comen mucho tomate, mucha palta, mucho sándwich y completo, básicamente aprendí que la comida chilena se resume en sandwiches y completos. El huevo no lo desayunan, lo almuerzan. El desayuno en chile es un mito, y no existen casi lugares para desayunar, me atrevería a decir que no existen, pero afortunadamente hay un "Dennys". No condimentan la comida, y no existe el picante. Son muy rudos para hablar, y no tienen muchos modales, los meseros no entienden que la propina se gana, no se regala nomás porque te avienten la comida en la mesa. Entiendo que así es su cultura, y en fin, esa es la imagen que da el país viéndolo desde el punto de un extranjero que simplemente está de paso.
responder
denunciar
apoyar
Fabián Muñoz | 2015-12-12 | 15:48
1
Cuando era mas cabro, solía llegar tarde a todas las citas, me costaba mucho poder llegar a tiempo por que siempre me entretenía con otras cosas.

Como ahora tengo un proyecto propio y suelo estar agendando con clientes, me hice super puntual, casi siempre llego 15 minutos antes y he sufrido las consecuencias de vivir en una sociedad de impuntuales, donde por culpa del cliente que debió llegar a las 15.00 y llegó a las 15.30 tuve que llegar tarde a la siguiente cita durante el día.

Lo que he hecho es usar su impuntualidad para hacerlos sentir mal: "-si quiere podemos agendar otro día para explicar aún mejor la idea, como no pudimos empezar a la hora....-" de forma muy sutil, solo para que se sienta un poco culpable jajajaja y me ha dado bastante resultado, no me piden otra cita y me compran el producto jajaja :P
responder
denunciar
apoyar
María del Mar Mora | 2018-07-18 | 11:34
0
Corrección: la hora “tica” es de Costa Rica, no de Puerto Rico
responder
denunciar
apoyar
Constanze Harz | 2018-08-03 | 10:22
0
Muy interesante el tema. Lamentablemente no heredé la hora alemana de mis abuelos pero de verdad no me ofende cuando otros llegan tarde.
Durante los años me he dado cuenta, y he encontrado estudios que indican que hay personas que de verdad tenemos problemas y nos cuesta mucho el cálculo del tiempo. Los que son puntuales creen que el que llega tarde lo hace a propósito o porque no valora el tiempo del otro, pero no es cierto. Así como hay personas que les cuesta la empatía, o ubicarse en el tiempo y espacio, saber dónde está el norte y el sur, habemos otras que de verdad nos cuesta calcular el tiempo. Yo generalmente llego 10 minutos tarde porque no consideré cosas que podrían pasar en el camino. Y que siempre me pasan cuando quiero llegar a la hora. Cuando llego a la hora, el otro se atrasa. Es como ley. Pero creo que lo que más me ofende es cuando llegan antes, mucho antes.
La puntualidad es un músculo que hay que trabajar pero muchos necesitamos ayuda, ya que simplemente no se nos hace fácil el cálculo de tiempo, no tuvimos ese ejemplo en casa o la cultura no ayuda a mejorar. Pero no todos somos iguales. Nos podemos complementar. Por ejemplo, mi esposo calcula muy bien el tiempo y yo tengo un waze interno. Yo le pregunto a él a qué hora debo salir y confío. Él me deja a mi la ruta y mapa, y él confía. Sino, se pierde. Pero nadie se ofende por eso. Y también está perdiendo tiempo si se llega a perder.

Pd: Tico es de Costa Rica, no puerto Rico.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.