Golf, Felipe Aguilar, Mark Tullo, European Tour, Chile Classic

Felipe Aguilar, líder de la avanzada chilena del golf: "Estoy viviendo mi sueño"

Hace sólo diez años atrás no había ningún golfista chileno ni cerca de las grandes ligas. Hoy, hay dos consolidados y al menos cinco más con grandes posibilidades de unirse a ellos. Uno incluso se dio el gusto de ser, por unos meses, el mejor jugador de Sudamérica: Felipe Aguilar.

Por Cristián Mackenna @cmackennar | 2013-04-21 | 21:20
Tags | Golf, Felipe Aguilar, Mark Tullo, European Tour, Chile Classic

Mientras estudiaba becado en Estados Unidos gracias a su talento para el golf, Felipe Aguilar no se imaginaba ni que sería profesional, ni tampoco que ganaría varios torneos del European Tour. Estaba preocupado de otras cosas, tenía que trabajar para poder salir los fines de semana, se despertaba los sábados a las 6.30 am para llevarle los palos a otros jugadores y así juntar "unas luquitas extra" para él mismo. Si bien provenía de una familia a la cual nunca le faltó nada de lo esencial, sólo le financiaban lo que tuviera que ver con sus estudios, por lo que incluso llegó a vender pastillas para adelgazar, teléfonos o lo que hiciera falta para poder darse algunos gustitos.

Un caso único en el mundo

En el golf parecieran haber dos caminos para triunfar, el más común es irse a estudiar becado a una universidad en Estados Unidos y luego entrar al profesionalismo; o directamente apostar por entrar al profesionalismo después de egresar del mundo junior. Pero que alguien estudie en la universidad, se dedique a trabajar por unos años y después de eso pruebe suerte en el profesionalismo de nivel mundial y además triunfe, pareciera ser una rarísima excepción en la era moderna y ese es el caso de Felipe Aguilar.

"Yo creo que no hay ningún caso como el mío y no es de sobrado ni nada por el estilo, pero de verdad que cuando yo estaba en la universidad no me imaginaba esto. Volví a Chile a trabajar y sí, jugaba los torneos locales y me iba bien, pero estaba más preocupado del negocio y de repente llega un minuto donde mi mujer me empuja un poco y me dice: Sabes que Felipe, la oficina está bien, nosotros estamos bien, por qué no pruebas a sólo jugar golf" recién ahí fue que el valdiviano se planteó esta cuestión en serio y se puso a crear un plan.

Abriendo una ruta inexplorada para los chilenos

En Chile nunca nadie había llegado a las ligas mayores del golf y por lo tanto fueron Felipe Aguilar, junto a Mark Tullo (jugador y amigo suyo con quien compartió periplos en una primera etapa), los que destaparon la olla de un talento oculto que parece que tenemos los chilenos: La habilidad de ganar los torneos de las grandes ligas.

"Hicimos un plan de cinco años, había que ver si éramos capaces y como no sabíamos cuál era la ruta, partimos por ocupar los contactos. Un amigo, el profesional paraguayo Nilson Cabrera, nos consiguió unas invitaciones a un mini tour en Europa, financiamos el viaje con lo que habíamos ganado en Chile y nos fue bien."

"Todo lo hicimos gastando lo mínimo posible por supuesto. Viajábamos en tren, arrendábamos pieza juntos, etc. Con esto dimos el primer paso y luego partimos al Gateway Tour en Estados Unidos. No era un tour mayor, pero simplemente era el que nos calzaba. Nos permitía jugar los torneos en Chile, ya que justo se jugaba en el invierno local y terminaba coincidentemente para jugar las escuelas a los tours grandes, por lo que fue perfecto para nosotros", nos cuenta Aguilar quien luego de eso dio el gran salto al European Tour, gracias al notable rendimiento que tuvo en la escuela clasificatoria del año 2005, que le dio el paso inicial a las grandes ligas europeas.

La importancia de los auspicios

Es cierto que en Chile es muy difícil conseguir auspicios para dedicarse al deporte, pero no es imposible y quien escribe lo puede decir por experiencia propia. En ese sentido, Felipe Aguilar junto a su amigo Mark Tullo, no sólo abrieron la ruta técnica para el resto de la oleada de golfistas que ahora los sigue, sino que además la comercial, ya que hasta antes de ellos, el golf era considerado en nuestro país, un deporte demasiado serio y formal. Un deporte donde los protagonistas en general se enojaban si alguien les hablaba y donde se compartía bien poco entre lo auspiciados y el público y ese fue un paradigma que estos simpáticos jugadores cambiaron. Y ahora, si alguien quiere conseguir auspicios, no es tan difícil como antes, pero tiene que partir por ser más o tan cercano al público como lo es Felipe Aguilar.

"Afortunadamente Telefónica del Sur apostó por mí en los inicios y en ese sentido siempre tuve la tranquilidad de que no debía jugar para parar la olla. Eso te da un equilibrio tremendo porque te puedes concentrar en lo tuyo, en jugar lo mejor que puedas al golf. En mi caso fue un apoyo demasiado importante en mis comienzos en el profesionalismo y Jorge Atton (gerente de la marca en ese minuto) fue un siete conmigo. Nunca me puso un problema y siempre me apoyó con lo que necesité"

Las tres patas que sostienen su éxito: Cabeza, Corazón y Físico

Felipe es un hombre convencido de que en la medida que uno lo pasa bien, las cosas resultan bien, por lo que concentra sus esfuerzos en eso, en pasarlo bien. Y planifica su temporada en función de eso. Se guarda tiempos especiales para su familia, no planifica largas secuencias de torneos, sino que se programa de manera de no extrañar demasiado ni matar el físico y es casi un matemático al respecto, ajustándose estrictamente al plan, para trabajar y rendir al máximo, pero con el equilibrio de las semanas libres.

"Profesionalmente estoy viviendo un sueño. Hoy si tú me preguntas si quiero ser número uno del mundo, yo te digo que no. No estoy dispuesto a sacrificar tantas cosas para ser el número uno del mundo. Si es que me gustaría estar dentro de los 50 primeros, te digo que sería choro,  pero no quiero cambiar mi estilo de vida para lograrlo. Vivo como quiero vivir y me considero una persona rica, no monetariamente, sino que porque vivo en la forma que quiero vivir."

En ese sentido Felipe nos cuenta que la mesa que sostiene su estilo de vida tiene tres patas: La cabeza, el corazón y lo físico.

La cabeza: Con esto se refiere a la oficina que ha tenido que formar para que todos los detalles diarios, desde el pago del colegio de los hijos hasta el pago del tag, funcionen de manera correcta para que su cabeza esté despejada y tranquila para jugar golf.

El corazón: "Que mis hijos estén bien, que mi señora esté bien, que me sigan queriendo y para eso tengo que demostrarles con hechos que son lo que más me importa."

Lo físico: Todo lo referido a su salud y al desarrollo técnico para ser el mejor golfista que pueda ser, para lo cual tiene un equipo que incluye entrenadores, preparadores físicos y una planificación estratégica que engloba todo el plan.

Sus sueños futuros

Si bien cuando Felipe partió esta travesía hacia el profesionalismo tenía sueños que estaban más relacionados con el éxito deportivo, eso hoy cambió y él mismo lo aclara: "Al principio, cuando me hice profesional, mi sueño era jugar en las grandes ligas y lo cumplí. Después de eso la meta era ganar en el Tour Europeo y también gané. Pero los sueños cambian y cambian en la medida que cambia la vida de uno y mi vida cambió cuando me casé y tuve hijos, entonces mis sueños dejaron de ser deportivos y ahora son de crianza, son sueños de familia, de estar juntos y por eso que planifico mi carrera en función de eso y ya no estoy dispuesto a sacrificar tantas cosas como antes y puedo decir afortunadamente que estoy viviendo mi sueño."

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Marco Canepa | Director Creativo | 2013-04-22 | 11:11
6
Me tocó organizar un par de eventos en los que estuvieron Felipe y Mark y puedo decir que son unos verdaderos show-man. Cuando se retiren del golf, pueden buscar trabajo arriba de las tablas.
responder
denunciar
apoyar
Daniel Infante | 2013-04-22 | 18:27
3
Que increíble este tipo! ¿Cuándo fue el mejor de Sudamérica? No soy un entendido pero me suenan más el argentino Cabrera y un Colombiano Villegas o no?
responder
denunciar
apoyar
Durante gran parte de este año Felipe fue el mejor jugador de Sudamérica en el ranking mundial. Hoy está segundo detrás del Pato Cabrera (el argentino que nombras), que lo pasó luego de salir segundo en el Masters de Augusta hace una semana (uno de lo 4 torneos más importantes del año), pero Felipe ya lleva casi 5 años seguidos siendo top ten de sudamérica.

Aquí puedes ver los rankings: http://www.owgr.com/rankings/default.sps?region=samerica
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.