guía para padres, padres, hijos, niños, sueño, siesta, bebés, infancia, crianza
Imagen: Gojko Franulic
actualidad | Opinión | Guía para padres

¿Irritable o insomne? El dilema de la siesta

No quiere dormir en la noche porque descansó mucho en la siesta, pero si no la toma, anda todo el día mal genio. ¿Entonces, qué hago? Aquí algunos consejos.

Por Ignacia y Javiera Larrain | 2015-07-23 | 11:59
Tags | guía para padres, padres, hijos, niños, sueño, siesta, bebés, infancia, crianza
"Existen ciertos indicadores que pueden ayudar a discriminar si nuestro hijo no está teniendo la cantidad de horas de sueño que efectivamente necesita"
Relacionadas

Los papás de Agustín (dos años y medio) no saben qué hacer. El pequeño se acuesta muy tarde pese a sus esfuerzos por que siga la rutina que tienen establecida. Apagan la televisión dos horas antes de dormir, come, lo bañan y a la cama. Le leen un cuento, apagan la luz, lo acompañan unos minutos y luego lo dejan en su pieza con la luz apagada. Pero Agustín no se duerme, sino que se levanta de la cama, prende la luz y se pone a jugar. Otras veces simplemente va a la pieza de sus padres, quienes se pasan horas tratando de que el niño concilie el sueño.

Les sugirieron que eliminen o acorten la siesta, pero no están convencidos por que todavía es muy pequeño. Despertarlo es una misión imposible que lo deja el resto del día mal genio y cuando no duerme siesta, la irritabilidad lo acompaña hasta la noche. Y en las oportunidades que no duerme siesta, también le cuesta quedarse dormido.

Alrededor de los dos años, los niños están descubriendo por sí mismos el mundo que los rodea y quieren explorarlo, por lo que a muchos de ellos, dormir les parece una pérdida de tiempo. Así mismo, la ansiedad de separación, las ganas de estar despiertos con su papá o mamá y la tendencia a llevar la contra, propia de la edad, hace que situaciones como la que vive Agustín se repitan con frecuencia.

Que él no quiera dormir no significa que no lo necesite, por lo que sus padres tendrán que evaluar bien si es el momento para que deje de dormir o si es que tienen que reestablecer la rutina de siesta.

La siesta es importante porque el niño durante su primera infancia experimenta un acelerado desarrollo físico y mental, y dormir durante el día le permite al cuerpo y mente el tiempo de descanso que necesita para crecer y reponer fuerzas. Así mismo, evita que los niños lleguen a estados de agotamiento que repercuten negativamente en su estado anímico y en la noche les hace aún más difícil conciliar el sueño.

Sin embargo, a pesar de que la siesta es muy importante para los niños, sobre todo hasta los 3 años, hay que considerar que cada niño es diferente y tiene necesidades particulares, por lo que no hay que tomarla como una norma absoluta, sino como una respuesta a las necesidades del pequeño.

Cualquiera sea la decisión que tomen los padres, es importante considerar que la transición para dejar la siesta requiere tiempo y paciencia, por lo que no basta con uno o dos días. Se requiere de consistencia y paciencia, esperando a que el niño se adapte a las nuevas rutinas, lo que puede tardar hasta varias semanas.

La siesta y sus edades

La palabra siesta viene de la expresión de los romanos 'hora sexta' que utilizaban para identificar el periodo entre las 14 y las 16 horas donde descansaban.

Cada niño es diferente, por lo que no existe una receta universal que indique la cantidad de horas de sueño que se requiere a cada edad. Solo existen estimaciones. Por lo tanto, es fundamental conocer bien al propio hijo y su comportamiento, para ser capaces de leer cuándo está bien descansado.

Otro factor a considerar es la cantidad de horas que el pequeño duerme en la noche. Un niño que duerme de 8 de la noche a 8 de la mañana, tal vez necesitará menos horas de sueño durante el día, que un niño que duerme de 9 de la noche a 6 de la mañana.

A pesar de que no hay una cantidad exacta, se pueden establecer algunas aproximaciones de cuántas horas de sueño requieren los niños en cada edad:

  • Hasta los 6 meses los bebés suelen dormir o dormitar entre 16 y 20 horas al día, divididas por igual entre el día y la noche. Por lo general pueden llegar a dormir por períodos hasta de 5 horas, siendo interrumpidos por el hambre.
  • Desde los 6 meses hasta el año, duermen alrededor de 3 a 4 horas durante el día distribuidas en 1 ó 2 siestas, y aproximadamente entre 9 a 11 horas por la noche.
  • Entre el año y los 3, la mayoría de los niños duermen un promedio de 10 a 13 horas por la noche, con una siesta de entre 1 y 3 horas por la tarde. A mayor edad más corta la siesta.
  • Los niños en etapa preescolar (3 a 5 años) necesitan aproximadamente de 10 a 12 horas de sueño nocturno. Hasta los cinco años se recomienda que duerman siesta, sin embargo, un niño de esta edad que duerme lo suficiente por la noche y funciona bien durante el día puede no necesitar la siesta. Dormirla o no, no es bueno o malo, simplemente son necesidades del pequeño. A los 5 años la mayoría deja la siesta.
  • Los niños en edad escolar necesitan de 10 a 12 horas de sueño nocturno. En general la siesta es circunstancial.

Cuándo estar alerta

Existen ciertos indicadores que pueden ayudar a discriminar si nuestro hijo no está teniendo la cantidad de horas de sueño que efectivamente necesita. Deberíamos preocuparnos cuando observamos que el niño:

  • Se levanta con dolor de cabeza.
  • Tiene dificultad para despertarse en las mañanas.
  • Anda soñoliento y cansado durante el día.
  • Se queda dormido en cualquier lugar.
  • Se muestra nervioso, inquieto e irritable por la tarde.
  • Está desconcentrado, impaciente, hiperactivo o agresivo.
  • Tiene dificultades para concentrarse en las tareas escolares o de otro tipo.
  • Presenta reiteradas pesadillas nocturnas.

Si su hijo presenta alguno de estos comportamientos, considere la posibilidad de modificar su horario de sueño. Si realiza dichos cambios y el pequeño sigue presentando los síntomas, se sugiere pedir ayuda al pediatra para que lo oriente. Tal vez tenga un trastorno del sueño.

Algunas sugerencias para reestablecer la rutina de la siesta:

Si tras evaluar la situación, los padres estiman que el niño requiere aún de la siesta, es recomendable que implementen las siguientes medidas:

  • Definir un lugar establecido para dormir. Si el niño está en su casa, es recomendable que duerma la siesta en el mismo lugar que duerme en la noche, de manera que asocie ese lugar con el dormir. Lo mismo si es que el niño tiene algún objeto con el que duerme, que lo use para la siesta.
  • Identificar el momento indicado. Busque señales que indiquen que el niño está con sueño (demasiada quietud, inapetencia por el juego, deseo de acostarse, irritabilidad, bostezos, frotarse los ojos, interés por elchupeteo la mamadera) y genere la rutina de siesta alrededor de ese momento.
  • Disponga un ambiente adecuado. Procure que en la habitación tenga la temperatura adecuada, ni mucho calor ni mucho frío, de manera que no interfieran en su descanso. Se sugiere entre 20º y 23ºC. No es necesario que esté completamente a oscuras, es bueno que haya un poco de luz para que distinga el sueño de día y de noche.
  • Establezca un horario regular para la siesta y para la hora de acostarse en la noche.
  • Evite que la siesta sea muy tarde. Mientras más cerca sea de la hora de dormir en la noche, más difícil le será quedarse dormido. El momento ideal es después de comer porque biológicamente el cuerpo necesita reposo.
  • Desarrolle un ritual y repítalo siempre del mismo modo. De ésta forma el niño asocia ciertos gestos, objetos y acciones con el sueño. Procure que dicho ritual no sea demasiado largo ni complicado y sea constante.
  • Permita al niño elegir algunas alternativas de la rutina. En la medida de lo posible, que el pequeño escoja algunos elementos, por ejemplo, qué peluche tendrá o el cuento que leerán. Así el menor tendrá una sensación de que controla en cierto modo la rutina.
  • Establezca un período previo de tranquilidad. Evite las pantallas o actividades demasiado agitadas minutos previos a la siesta, de manera que baje la intensidad y se prepare para dormir. Es bueno avisar también al niño minutos antes de que se irá a dormir en determinado tiempo, para que se prepare.
  • No fuerce al niño a dormir la siesta. Debe intentar por diversos medios que duerma su siesta, sin embargo, si el niño se rehúsa pese a sus esfuerzos, no lo obligue para que la siesta no se convierta en un tema negativo o un castigo. Si no durmió la siesta, establezca un período de tiempo para que se relaje y repose, por ejemplo, dejándolo en su pieza para que lea libros o juegue tranquilamente.
  • Evite siestas demasiado largas. Acortando el período de sueño diurno tendrá un período de actividad más largo antes de acostarse por las noches y llegará con más ganas de dormir. Se sugiere que tengan una duración máxima de 2 horas.

Si su hijo ya dejó la siesta por completo, procure que tenga durante el día algún momento para descansar después de almuerzo. Pasar una hora sin participar en juegos muy activos les hace muy bien. Esto puede ser dejándolo en su pieza con luces bajas o con menos juguetes a su alcance.

¿Qué otras técnicas sugieres?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Paper Luis | 2015-07-23 | 16:32
2
Aún existimos adultos que necesitamos la siesta, pero laboralmente es imposible.
Como consejo: la siesta debe empezar a más tardar a las 16 y jamás extenderse más allá de las 18 hrs. Si se pone irritable pq se le despierta, mala suerte, a todos nos han despertado y deberá aprender a que no todo lo que quiere se obtiene
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-07-24 | 11:20
0
Aunque estoy de acuerdo con la teoría, cuando el Sebita se me duerme, no tengo el corazón para despertarlo! XD
responder
denunciar
apoyar
Keny Nakashima | 2015-07-24 | 10:10
1
Sieeesssstaaaaaa!!!
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.