tabaco, cigarros, ley de tabaco, legislación, salud
Imagen: César Mejías

Los avances de la Ley de Tabaco en Chile: así éramos en 2006 y así estamos ahora

Muchas veces nos concentramos en lo malo, pero no nos damos cuenta cuánto hemos avanzado. Para eso, hicimos un resumen sobre la evolución de la Ley de Tabaco, destacando las nuevas reformas que se vienen.

Por María Jesús Martínez-Conde | 2018-01-12 | 07:00
Tags | tabaco, cigarros, ley de tabaco, legislación, salud
Ya tenemos una tradición legislativa en cuanto a normar nuestras conductas de tabaquismo.
Relacionadas

Hubo un tiempo en que nuestros padres podían fumar en los aviones; nuestros profesores en la sala de clases; nuestros colegas en la oficina; nuestras abuelas en los pasillos del hospital en que nacimos; y nosotros mismos en el mall. La discoteque era una densa nube y nuestros pelos, ropa y piezas, olían a tabaco ajeno después de ir a una fiesta.

Eran los noventas y principios de los dos mil (y bueno, antes peor), cuando fumar era tan común como respirar y existía tan poca legislación, que a los 14 años podíamos ir al kiosco de afuera del colegio y comprar puchitos, sin que nadie nos mirara feo.

¿Cómo llegamos a la legislación que tenemos actualmente? ¿Cuáles han sido los hitos que nos han llevado a ser un país que regula sus niveles de tabaquismo? Porque en El Definido nos interesa la salud de todos y abogamos por un Chile con menos tabaquismo, ¡aquí te lo contamos!

2006: El año en que nos pusimos las pilas

Corría el año 2006, los “pinguinos” revolucionaban las calles y Hips Don't Liede Shakira se oía (hasta el cansancio) en la radio. Pero también los chilenos tomábamos por fin conciencia de la importancia de normar nuestras conductas de tabaquismo, porque de eso dependía que nuestros hijos normalizaran o no el fumar.

La Ley de Tabaco fue promulgada en mayo de 2006 y contemplaba limitantes tanto para los consumidores como para los comerciantes y fabricantes de cigarros. Si bien todos nos acordamos de ella por el famoso “Don Miguel” o porque se nos prohibió fumar en el mall, era mucho más que eso. Recordemos a grandes rasgos qué fue lo que cambió hace ya casi 12 años:

  • Se prohibió fumar en: lugares en que se vendiera combustible; donde se manejaran o fabricaran materiales explosivos; medios de transporte público o colectivo y ascensores.
  • Se podía fumar, pero solamente en lugares al aire libre en: dependencias del Estado, colegios y universidades, aeropuertos, establecimientos de salud, recintos deportivos, supermercados y centros comerciales (sí, no pudimos volver a prender un puchito dentro del mall).
  • En las oficinas con más de 10 personas se prohibió fumar: y las que tenían menos, podían conversarlo.
  • Los restoranes, bares y discoteques, debieron poner un lugar hermético para fumadores: no, todavía no se prohibía, pero por lo menos se estableció la famosa “área de fumadores” (que sabemos que no se cumplía en el caso de las discos…).
  • Se prohibió la publicidad de cigarros: fue un gran avance, pues ya no vimos a mujeres en traje de baño y hombres sexys insinuando que si fumábamos, tendríamos una vida y un cuerpo tan espectacular como el de ellos. La excepción era dentro de los recintos de venta.
  • Se prohibió la venta de cigarros a menores de 18: ¡Bravo! (Nada de “hija, anda a comprarme unos puchitos a la esquina”). Además, se prohibió la venta en un radio de 100 metros alrededor de liceos y colegios.
  • Se prohibió la venta de cigarros sueltos o cajetillas de menos de 10 unidades: Eran más baratas y simples de comprar.
  • La mitad del paquete debía contener advertencias: y aquí entró el famoso don Miguel, quien aparecía en las cajetillas con un agujero en su garganta, pues fumar durante 20 años lo había conducido a perder su laringe (y otras advertencias igualmente fuertes que han ido apareciendo con los años).
Don Miguel.
  • Se prohibió decir que unos cigarros eran lights o suaves: es tabaco y nicotina, y por lo tanto todos son dañinos.

2013: el año en que confirmamos nuestro compromiso

Y así pasaron siete años en que aprendimos nuevos hábitos, convirtiéndonos en un país mucho más responsable con la salud de sus ciudadanos. Y llegó el 2013, la película Nose convertía en el primer film chileno en ser nominado a los Oscar, y Michelle Bachelet salía elegida por un segundo período para ser presidenta del país.

Pero también renovábamos nuestro compromiso contra el tabaquismo, haciendo un poquito más dura la Ley de Tabaco, al aplicarle ciertas modificaciones:

  • Se prohibió fumar en: establecimientos educacionales, ya sea en espacios abiertos o cerrados (ya era hora); recintos deportivos (gimnasios y estadios); recintos de salud (¿¿todavía se podía??); aeropuertos; restaurantes y discoteques (por fin nuestros pelos siguieron oliendo a shampoo después del carrete); y definitivamente en supermercados y centros comerciales (ni siquiera en “áreas de fumadores”).
  • Se permitió fumar en: espacios abiertos o cubiertos por un techo que no esté adosado a las paredes del recinto comercial como bares y restaurantes; bajo toldos, quitasoles o cornisas arquitectónicas. Además de salones de eventos que funcionen como residencias particulares y en la casa de cada uno.
Aquí se puede fumar.
  • Se permitió habilitar espacios al aire de libre para fumadores en: establecimientos de salud y dependencias del Estado.
  • Se prohibió la venta y distribución de cigarros: a través de máquinas expendedoras y en establecimientos de salud y educación. Tampoco su distribución gratuita en ninguna parte.

Hoy, 2018: posibles nuevas modificaciones a la Ley de Tabaco

Y hemos seguido avanzando, porque aún hay mucho por mejorar en nuestras conductas de tabaquismo. Por eso, la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados,acaba de aprobar indicaciones para prohibir la venta de cajetillas de menos de 20 cigarros. O sea, que de cajetillas de un mínimo de 10 cigarros, pasaríamos ahora a 20. ¿Por qué esto se considera un avance?

El subsecretario de Salud Pública del Minsal, Jaime Burrows, señaló: “el argumento es que las cajetillas de menor cantidad son más fáciles de vender. El tener un menor precio hace que la gente pueda acceder, pero la evidencia ha demostrado que esas personas terminan fumando más, porque, al ser un producto adictivo, compran más frecuentemente”.

Pero no es la única indicación suscrita. La comisión además aprobó establecer una cajetilla genérica; un empaque único, el mismo para todas las marcas y sin distinciones. El nuevo envase deberá contener también advertencias contra daños y enfermedades causadas por el tabaquismo. Estas deberán ocupar el 85% de una de sus caras y el 100% de la otra.

Para esto, proponen crear envases lisos, sin relieves, y donde la marca, la variante del producto y el nombre de la compañía, vayan impresos para todos de manera uniforme: con determinado tamaño y tipografía, color de fondo y ubicación en el empaque. Por su parte, la British American Tobaccoasegura que esta última medida no tiene ningún impacto (aquí el comunicado sobre un estudio que respalda la postura de la organización en Australia).

Así y todo, Lidia Amarales, directora de la organización Respira Libre y ex subsecretaria de Salud Pública, dijo: “la cajetilla es una estrategia de marketing que usa la industria para poder llegar a los jóvenes. Hay evidencia de que la cajetilla plana disminuye el consumo de tabaco”.

Hay que considerar que el proyecto aún se encuentra en el segundo trámite legislativo, luego de ingresar como moción el año 2013 al congreso.

¿Y cómo vamos con el tabaquismo en Chile después de todas estas medidas?

Todo depende del punto de vista que se mire. Como les contamos hace un tiempo, un estudio elaborado por la Universidad de Washington, arrojó que nuestro país se ubica dentro de los 18 que más rápido lograron reducir su índice de tabaquismo en la población, junto a otros como Nepal, Ucrania y Japón. Todo esto, especialmente dentro de los años 2005 y 2015. Dentro de esta década, la prevalencia se redujo en un 1% en el caso de los hombres y 0,6% en el caso de las mujeres en Chile. Es decir, de cien hombres que fumaban, uno dejo de hacerlo (y en el caso de las mujeres, menos).

¿Y en índices brutos? Según la Encuesta Nacional de Salud, el tabaquismo en el Chile de 2010 era de un 39,8%, mientras que en 2017 fue de un 33,3%. Una disminución si bien patente, aún no considerable.

Pero también hay algunos datos negativos, por ejemplo, la Encuesta Mundial de Tabaquismo realizada por la OMS y publicada en octubre del año pasado, concluyó que pese a los enormes avances normativos, los jóvenes entre 13 y 15 años siguen accediendo sin restricciones a la compra de tabaco. Estopresenta un desafío para los siguientes años.

Los cigarros han tenido, consecuentemente a las reformas a la ley, dos grandes subidas de precio; una en 2006 y otra en 2014. Con respecto a los impuestos, al tabaco se le impone uno específico que corresponde a un 59,7%, a lo que hay que sumar el iva y otro pequeño impuesto a los cigarrillos. Así, Chile se ha convertido en uno de los 33 países del mundo que imponen impuestos que representan más del 75% del precio de un paquete (al por menor), según lo recomendado por la OMS para desalentar el consumo.

Lo bueno es que hemos avanzado. Y ya tenemos una tradición legislativa en cuanto a normar nuestras conductas de tabaquismo; una que se inició en 2006 –cuando aún era “normal” vender cigarros a un niño- y ha avanzado hasta hoy, cuando nos parecería una locura ver a personas fumando en malls o bares cerrados, y ya estamos pensando que vender cigarros de a diez, facilita la adicción.

¿Cuál crees que es el próximo paso que Chile debiese dar?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
Comentarios
Victor Hammersley | 2018-01-12 | 09:21
1
Es un gusto, no oler a pucho!
responder
denunciar
apoyar
Rafael Ortiz | 2018-01-12 | 11:40
2
Buen resumen.
El problema son los cigarros "piratas" los venden sin regulación en la calle e incluso locales que no venden cigarros comúnmente, venden "importados" pues no pagan impuestos y dejan más ganancia.
responder
denunciar
apoyar
Samara Neva | 2018-01-12 | 12:02
1
Aún queda mucho por hacer, más que nada en fiscalizaciones y controles, las leyes están pero no se cumplen a cabalidad, por ejemplo, en terminales de buses se ve siempre gente fumando "para pasar el rato" al rato de carteles de "prohibido fumar", como voy acompañada siempre dijo en voz alta "mira!, hay gente que aún no sabe leer" y ahí recién se dan cuenta y se alejan apenas 3 pasos del cartel, sin mencionar que la señalización es diminuta y a una altura en que son difíciles de ver. Otro ejemplo es en las discos, las personas que bailan no fuman (felicidades por ello), pero sí el DJ.

Siempre he pensado que en vez de poner carteles de "prohibido fumar" deberían haber carteles en zonas habilitadas de "permitido fumar" dando a entender que se puede fumar, pero solo en ciertos sectores dando la ilusión que libertad (bajo ciertas condiciones) y no de restricción, probablemente con eso logren mejores resultados.
responder
denunciar
apoyar
Francesco Compagna | 2018-01-13 | 10:29
1
Me acabo de enterar que no se puede fumar en la U, porque en lo que respecta a la mía siempre hay gente fumando en el patio
responder
denunciar
apoyar
Esteban Sierralta | 2018-01-13 | 11:58
0
hay que proibir el tabaco y promocionar el parche de nicotina pala los cochinos y asquerosos adictos al tabaco
responder
denunciar
apoyar
Damián | 2018-01-13 | 14:17
2
Deberían prohibir fumar en plazas, playas y paraderos.Así también altas multas a quien sea sorprendido botando colillas al piso.

responder
denunciar
apoyar
Maria de los Angeles Espejo | 2018-01-19 | 08:58
2
Y porqué esta campaña del terror no se aplicará también al alcohol?
Produce enfermedades, muertes de inocentes (por fumar un cigarro en el auto no mato a nadie, pero manejar borracho sí), su consumo es alarmante en menores de edad, daña el SNC, organos, rendimiento, produce alcoholismo, etc etc etc
responder
denunciar
apoyar
Samara Neva | 2018-01-20 | 12:35
1
Creo (sin necesidad de tener razón alguna) que es porque el tabaco es un malestar colectivo, es decir, andando por la calle no hay gente que me lance alcohol a la cara para que lo beba, pero sí hay gente que me lanza humo de cigarro para que lo respire sin haberlo pedido, es más la cantidad de personas afectadas por cada cigarrillo encendido que gente atropellada por una persona bebiendo alcohol. Por cierto, estoy a favor de tomar mejores medidas acerca de los controles de alcohol, pero siento que es algo más individual que colectivo en el sentido en que lo expuse aquí.
responder
denunciar
apoyar
Esteban Sierralta | 2018-01-29 | 22:42
0
Estoy muy deacuerdo pero adiferencia del tabaco el alcohol si es alimento. Devemos tener eso en cue ta pero te apoyo.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.