Industria textil, ropa, economía circular, reciclar, comprar, utilizar
Imagen: César Mejías

¿Qué haces con la ropa que ya no usas? La propuesta que busca cambiar la industria textil

Si seguimos consumiendo, utilizando y desechando ropa al ritmo que lo estamos haciendo, las consecuencias van a ser lamentables e irreversibles. En El Definido te contamos sobre una genial propuesta para cambiar la industria que cuenta con la colaboración de marcas como H&M y Nike.

Por María Victoria Coutts | 2018-01-08 | 17:21
Tags | Industria textil, ropa, economía circular, reciclar, comprar, utilizar
“Transformar la industria para marcar el comienzo de una nueva economía textil requiere cambio a nivel del sistema con un grado de compromiso sin precedentes, colaboración e innovación” (Fundación Ellen McArthur)
Relacionadas

¿Cada cuánto tiempo te compras ropa? ¿Haz calculado cuántas veces al año te la pones? ¿Qué haces con ella cuando ya está vieja, te queda chica o simplemente pasó de moda?

Estas acciones y decisiones tienen consecuencias que no podemos ignorar. Según la Fundación Ellen McArthur, que promueve y difunde ideas sobre el sistema económico circular, cada segundo se bota o quema el equivalente a un camión de basura de textiles.

Probablemente en el rato que llevas leyendo esta nota, se perdieron 30 camiones llenos de ropa. ¿La culpa?

De todos nosotros, aunque la mayoría apunta a lo que en inglés se le llama fast fashion (moda rápida), es decir, ropa barata y de baja calidad que “nos obliga” a renovar nuestro clóset constantemente y tiene como principal consecuencia la generación de enormes cantidades de residuos textiles.

Pero tampoco podemos ser tan patudos, a veces no es la mala calidad la que nos hace comprar ropa, esa puede ser una de las muchas razones.

Independiente del motivo que cada uno tenga, este comportamiento ha hecho que la industria textil se haya transformado en la segunda más contaminante después de la del petróleo. Sí, suena increíble y por eso se necesita un cambio radical urgente.

La producción de prendas de vestir se ha duplicado en los últimos 15 años y se estima que más de la mitad de la moda rápida producida es eliminada en menos de un año.

En todo el mundo, el número promedio de veces que se usa una prenda antes de que deje de ser usada, ha disminuido en un 36% en comparación con 15 hace años.

En Estados Unidos, por ejemplo, la ropa solo se usa alrededor de un cuarto del tiempo del promedio mundial.

En China, la utilización de la ropa comprada ha disminuido en un 70% en los últimos 15 años. Incluso se dice que algunas prendas son descartadas después de solo siete o diez usos.

Consecuencias para el medio ambiente

Antes de contarte cuál es el plan que se traen entre manos, primero necesitas conocer cuál es el impacto que tiene nuestro comportamiento actual.

● La industria utiliza materias primas no renovables.

● También utiliza una gran cantidad de agua y fertilizantes para cultivar algodón y productos químicos para hacer las telas.

● El transporte y la destrucción de la ropa corresponden a 1,2 billones de toneladas de gases de efecto invernadero por año.

● Miles de millones de microfibras de plástico son vertidas en los océanos debido a los lavados de prendas sintéticas (la ropa libera medio millón de toneladas de microfibras en el océano cada año, lo que equivale a más de 50 mil millones de botellas de plástico).

● Muchos trabajadores fabriles hacen ropa en condiciones peligrosas y tienen sueldos muy bajos.

El plan maestro

“La forma en que se fabrican y usan las prendas hoy en día es enormemente derrochadora y contaminante”, asegura la fundación en su sitio web y preocupada por esta situación, publicó un informe que busca transformar la industria con un plan de acción llamado Iniciativa de Fibras Circulares. ¿El objetivo?

Que las empresas comiencen a confeccionar ropa más duradera y a reciclar sistemáticamente toda la ropa. Con el plan que propone la fundación, se podrían ahorrar miles de millones de dólares cada año mediante el reciclaje.

Este nuevo sistema para textiles se basará en los principios de una economía circular. Por un lado generará un crecimiento que beneficiará a los ciudadanos y a las empresas, y al mismo tiempo eliminará los impactos negativos, como los residuos y la contaminación.

“Una nueva economía de los textiles presenta una oportunidad para ofrecer resultados económicos, sociales y ambientales sustancialmente mejores. Transformar la industria para marcar el comienzo de una nueva economía textil requiere cambio a nivel del sistema con un grado de compromiso sin precedentes, colaboración e innovación”, dice el informe.

¿Cuál es la propuesta?

Diseñar ropa de forma más sostenible desde un principio, para que dure más y que por eso se use más. Obviamente esto requiere un cambio de mentalidad, pero es necesario que la misma industria impulse el cambio para contribuir a hacer el switch. Así, también se podría arrendar, revender o reciclar fácilmente. Además esta ropa no liberaría toxinas ni contaminación. Los puntos más importantes del plan:

Iniciar la búsqueda de nuevos materiales seguros y libres de contaminantes.

“La exploración de nuevos materiales, los modelos comerciales pioneros, el aprovechamiento del poder del diseño y la búsqueda de formas de escalar mejores tecnologías y soluciones son todos necesarios para crear una nueva economía textil”, explican.

Transformar la forma en que se diseña, vende y utiliza la ropa, para terminar con la idea de que es desechable.

Incentivar el arriendo de ropa como buena alternativa de negocio (ya existe para los vestidos de fiesta, por ejemplo). Hacer más atractiva la durabilidad, logrando que los clientes puedan valorar la ropa de buena calidad y duradera. Buscar maneras de aumentar la utilización de la ropa, a través de compromisos y políticas de las marcas, esfuerzos coordinados y mayor transparencia.

Mejorar radicalmente el reciclaje, recolección y reprocesamiento

Buscar innovaciones tecnológicas para mejorar la economía y la calidad del reciclaje, para extraer el mayor valor de los materiales. Alinear el proceso de diseño y reciclaje, porque actualmente, no están considerando qué pasará cuando la ropa no se pueda usar más. Estimular la demanda de materiales reciclados a través de compromisos que aceleren la adopción del reciclaje de ropa.

Esta es una verdadera oportunidad para la industria, que podría capturar parte del valor en más de USD 100 miles de millones en materiales que se pierden cada año, y también para reducir el impacto negativo de su eliminación.

Hacer un uso efectivo de los recursos y apuntar hacia insumos renovables

Si el plan se lleva a cabo y todos colaboran para lograrlo, la necesidad de materia prima nueva se reduciría drásticamente debido a una mayor utilización de la ropa existente y el aumento del reciclaje. Pero igual se necesitará material nuevo, que debería venir de recursos renovables. Además, deberíamos transitar a procesos de producción más eficientes, que generen menos desperdicio (como recortes), menos insumos (combustibles fósiles y productos químicos), reducir el uso del agua en regiones con escasez de agua y utilizar energía renovable.

Para lograrlo necesitarán una colaboración sin precedentes, pero ya cuentan con el apoyo de líderes de la industria, como H&M, Lenzing y NIKE Inc. y C&A Foundation, que respaldan esta visión y el informe, en el que contribuyeron más de 40 marcas de moda influyentes, empresas líderes, ONG, organismos públicos y expertos.

Y por mientras cambia la industria, ¿qué hacemos?

Aunque este plan requerirá un tiempo y de mucho esfuerzo para echarse a andar, por el momento, también podemos aportar de varias formas para detener el desenfrenado desecho de ropa. Acá una lista de opciones e ideas:

Si no lo necesitas, no lo compres. En El Definido ya te hablamos hace un tiempo sobre el “minimalismo financiero” y está muy relacionado con esto. En este link puedes encontrar consejos para lograrlo.

A veces lo barato cuesta caro. Trata de comprar prendas de buena calidad (eso no quiere decir que tengan que ser de marcas carísimas), que duren harto, para que no terminen en la basura, porque a la tercera postura la tela ya estaba tan gastada que ni siquiera lo puedes regalar.

Hereda. Esta es una costumbre muy buena entre algunas familias. Donde los hermanos chicos heredan la ropa de los más grandes o incluso de los primos o amigos. No perdamos esto y que no te de vergüenza preguntarle a tus cercanos si quieren ropa usada en buen estado, ¡siempre es bienvenida!

Regala. Hay fundaciones que reciben ropa como donaciones, una de ellas el Coaniquem, que incluso tiene tiendas donde venden ropa para ganar dinero (revisa acá la ubicación de sus tiendas). También están las tiendas de la fundación De Buena Fe (en Vitacura, Lo Barnechea y Ñuñoa), entre muchas otras alternativas.

Recicla. Esos calcetines con hoyos o poleras rotas y viejas no los botes. En H&M o en las tiendas Paris, por ejemplo, los reciben para el reciclaje. Incluso te entregan cupones de descuento por hacerlo.

Vende. Hoy existen varios sitios donde puedes vender la ropa que ya no utilizas como Prilov, Renueva tu Clóset, Feriaferió, por ejemplo. Incluso hay algunos especiales para ropa de niños y guaguas como The Baby Garage, Mom to Mom y Quedó Chico.

Bueno, y aunque suene obvio: intenta no dejarte llevar por las modas de temporada. A veces encontramos en las tiendas, ropa que claramente la próxima temporada estará out. Por eso si necesitas ropa, trata de que sean prendas de tu estilo y no te dejes llevar por modas que rápidamente morirán (como la chala bota, por ejemplo).

¿Quién es Ellen McArthur?
Es una ex regatista británica que hoy se dedica a proponer una nueva y audaz forma de ver los sistemas económicos del mundo a través de su fundación, que invita a pensar en una economía circular, donde todo da vueltas. En esta charla TED puedes conocer más sobre su visión: 

¿Qué otro consejo agregarías para contribuir al cambio de la industria? 

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
Comentarios
Elias Jofre | 2018-01-09 | 00:49
3
Creo que un consejo que no debió faltar ahí es el comprar ropa usada, en la "ropa americana". Saludos excelente información, siempre se aprende algo nuevo en El Definido.
responder
denunciar
apoyar
Andres G. | 2018-01-12 | 11:29
1
Hay que aplicar Pareto para la confección y arreglo de ropa. Debe andar cerca que el 80% del daño por gasto de la ropa se produce en el 20% de su superficie (codos, cuellos, puños y algo más). Si se pone foco en esos puntos al momento de la fabricación podría ser más duradera. Parches de cuero en los codos de los chalecos, cuellos y puños reversibles o fáciles de recambiar tal vez.
Con los calcetines es otra historia, hay quienes somos patita'e hacha y aunque el calcetín fuera confeccionado entero de cobre, igual me los pitiaria :(
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.