iran, medio, oriente, crisis, ola, protesta, historia
Imagen: César Mejías

De minifaldas al hijab: la sorprendente historia de cambios en Irán

Está enfrentando un proceso de agitación social que no se veía desde 2009. ¿Qué está pasando en Irán y cómo es que se llegó a donde está?

Por Rodolfo Westhoff @rwesthoff | 2018-01-05 | 07:00
Tags | iran, medio, oriente, crisis, ola, protesta, historia
En 1963 se les garantizó el derecho a voto a las mujeres y se forjaron los cimientos de un Irán que durante dos décadas fue nada que ver a lo que conocemos ahora.
Relacionadas

Irán es muy especial y no lo decimos porque en la antigüedad, cuando correspondían al imperio persa, usaban elefantes de guerra (algo que ya sabían los que alguna vez jugaron Age of Empires).

Existen un montón de otros factores que han hecho de este pueblo uno de los más trascendentales en la historia universal, pero lamentablemente ahora se encuentra en medio de un contexto de gran agitación social.

Durante los últimos días el país ha enfrentado un de las olas de protestas más violentas desde hace años, todo a causa de una profunda crisis económica y las demandas de la sociedad por mayores libertades civiles que se contraponen a lo que dicta una de las últimas teocracias del mundo.

Es por eso que en El Definido quisimos hacer una pequeña revisión de la historia de Irán para entender cómo llegó a donde está ahora y cuáles han sido los sorprendentes cambios por los que ha atravesado, principalmente durante el siglo pasado.

Sus inicios

No les queremos dar una clase de historia, pero si tuviéramos que resumir en pocas palabras lo que fueron los orígenes de lo que ahora conocemos como Irán, tendríamos que remontarnos al 3.000 AC, cuando nació la civilización Proto-elamita: contemporaria de los sumerios.

De ahí pasaron a ser el imperio Medo el siglo VIII AC, pero cien años más tarde se constituyeron como el imperio de Persia, nombre que se quedó durante más de dos mil años.

En su apogeo, el imperio Persa llegó a extenderse por todo este territorio.

Eso sí, no fue hasta el año 636 que comienzó la influencia musulmana en Persia tras la conquista de estos y el fin de la dinastía monárquica que se encontraba al poder.

Así se fue forjando una nación que siempre tuvo una fuerte influencia religiosa en sus decisiones, pero que durante el siglo pasado se tuvo que enfrentar a una serie de agitados procesos sociales, políticos, económicos y religiosos.

Los pasos a la modernidad

El siglo XX fue una época de enormes cambios que trajo consigo dos guerras mundiales, la guerra fría y la invención de las jaulas de exterior para las guaguas… que por suerte no perduraron.

Como sea, también fue un período de drásticas modificaciones para Irán. Partiendo por el hecho de que empezamos a llamarlo como tal en esa época, ya que hasta entonces seguía siendo conocido como Persia. ¿A qué se debió esto?

En 1921 el entonces oficial de las fuerzas militares, Reza Khan, condujo un golpe de estado para derrocar a la dinastía Qajar. La idea era acabar con la monarquía imperante y avanzar hacia un programa de modernización del país… de la mano de una nueva monarquía autoritaria.

Así fue como este personaje pasó a convertirse en el nuevo monarca en 1925. Junto con él comenzó una época de renovación del país gracias a sus planes de desarrollo vial, el establecimiento de un sistema público educacional, el cambio de nombre de Persia a Irán y una serie de reformas.

Entre ellas, la nacionalización del petróleo (chan, chan). Como siempre, eso llamó la atención de las potencias de ese entonces, sobre todo porque Alemania tenía una gran presencia en el país a causa de los negocios que desarrolló ahí. Por supuesto que eso no les gustó nada a los aliados (Estados Unidos y Gran Bretaña sobre todo).

Por eso durante la segunda guerra mundial los británicos se terminaron pasando para Irán, después de hacerse amiguis con la Unión Soviética. Eso concluyó en una ocupación militar que duró alrededor de cuatro años (1942-1946) y que tuvo a EEUU, el UK y la URSS metidos en el país.

¿El resultado? El exilio del entonces Shah (título de los monarcas de Irán) y su posterior sucesión por parte de su hijo. ¿Y qué hizo el nuevo Shah? Profundizar las políticas modernizadoras de su papá, pero bajo una lógica muy occidental, ya que al final se hicieron íntimos con Estados Unidos. Muy amor a la mexicana.

La “revolución blanca”

Fue así entonces que el nuevo Shah lanzó la “revolución blanca”, un nombre que ahora suena un poco racista y que se le atribuyó al programa nacional de desarrollo que entre otras cosas logró: la construcción de represas, erradicación de la malaria, fomento al desarrollo industrial, una especie de reforma agraria y un programa de alfabetización para las zonas rurales, entre otras cosas.

Además de eso, en 1963 se les garantizó el derecho a voto a las mujeres y se forjaron los cimientos de un Irán que durante dos décadas fue nada que ver a lo que conocemos ahora. ¿Qué tanto? Bueno…

Las mujeres podían usar minifaldas.

El Rock&Roll era la música que la llevaba.

La clase media experimentó un fuerte aumento en la población.

Y básicamente eran un país de mente occidental en el cuerpo de una nación de Medio Oriente. Dato fundamental para entender los vaivenes sociales del último tiempo.

Alto ahí, ¡hippies!

Irán se había convertido en lo que Occidente consideraba un ejemplo de país en la región, pero claro, nadie puede ser monedita de oro para gustarles a todos. Especialmente si los cambios habían sido tan drásticos para una población que llevaba siglos con una tradición diferente. Es por eso que los grupos más conservadores y religiosos de Irán se empezaron a molestar cada vez más.

Acusaban la occidentalización de la nación y el descuido por la sagrada religión islámica (sobre todo después que el Shah cambiara el calendario oficial musulmán por otro no-musulmán).

A eso se sumó el descontento generalizado por la represión del Shah, además de la crisis petrolera que afectó las arcas del país y como si fuera poco, el estado de salud del monarca estaba profundamente deteriorado.

Ya a fines de la década de los ’70 las cosas se pusieron muy feas para la administración. Las fuerzas armadas no mostraban una cercanía con el Shah y las manifestaciones sociales comenzaron a sentirse con más fuerza. El peak llegó en 1978 cuando se tuvo que instaurar una ley marcial para prevenir los disturbios a través de un toque de queda.

Pero las cosas no salieron como el Shah esperaba. Al 8 de septiembre de ese año se le denominó el “Viernes negro”: una jornada de protesta en la plaza de Yaleh, en Teherán, que terminó con decenas de manifestantes muertos, el fortalecimiento de la oposición, la salida del Shah de Irán meses más tarde y el inicio de lo que se conoce como la revolución islámica.

Irán como lo conocemos

Esto significó el fin de la monarquía en el país y la instauración de un nuevo régimen de corte teocrático. Ahora poseen un líder supremo encargado de designar al jefe del poder judicial, líderes militares, directores de radio y TV, entre otros. Es elegido de forma vitalicia y hasta ahora tan tenido solo dos.

Al líder supremo le sigue el presidente, que es elegido democráticamente y quien puede ser reelegido. De hecho, antes de la ola de protestas actuales, la última gran crisis social se vivió en 2009 cuando Mahmoud Ahmadinejad fue reelecto.

¿Y cómo podemos resumir lo que ha sido la revolución islámica para Irán? Hay quienes dicen que la primera década de este período corresponde a una de las épocas más oscuras de la nación, toda vez que estuvo marcada por una represión extrema y un conservadurismo religioso que alcanzó prácticamente todos los niveles de la sociedad.

El país comenzó a regirse bajo los parámetros de sus sagradas escrituras islámicas (y las leyes aprobadas por el Consejo de guardianes).

Las mujeres volvieron a someterse a los más estrictos estándares femeninos del Islam (aunque eso ha ido “relajándose” con el tiempo y ahora esto es lo más común).

Y, básicamente, el país se transformó en otro completamente distinto. Porque pese a que siempre tuvo una fuerte influencia religiosa, ahora comenzó a imperar el ala ultraconservadora.

Las protestas de hoy

Los cambios en la historia de Irán nos dan luces para entender lo que sucede hoy con el fuerte descontento ante un gobierno que sigue un fuerte estilo que se impuso en 1979.

Ahora las protestas en Irán ya llevan más de una semana con un saldo de 21 muertos. Entre las principales causas se encuentran las cifras de desempleo, que alcanzan el 12% a nivel nacional, pero que en la población joven bordea el 40%.

Los manifestantes acusan también un excesivo foco del gobierno en los asuntos extranjeros, descuidando a su propia población: "dejen a Siria sola, no nos interesan el Líbano ni Gaza, nos importa Irán, piensen en nosotros", reclaman.

La corrupción, fraude y mala administración también serían unas de las razones tras la ola opositora. A eso se suma el descontento, especialmente de la población juvenil, hacia la fuerte represión ejercida por el gobierno que como teocracia posee estrictas normas morales, además de coartar la libertad de expresión.

Por otra parte Arabia Saudita, “vecino” y uno de sus históricos rivales, está atravesando por un importante proceso de modernización liderado por el príncipe heredero Mohamed bin Salmán. Este podría ser también un elemento catalizador de la oposición al rígido gobierno iraní.

Como sea, el país ahora se encuentra en un duro momento. El actual presidente que llegó al poder en 2013 lo hizo con la promesa de mejorar las condiciones económicas del país, especialmente respecto al control de la inflación y la creación de empleos. Algo que no han podido ver con claridad el 48% de las familias que viven bajo la línea de la pobreza, pese a los intentos de la administración por abrirse económicamente al mundo.

Aunque esta ola de protestas ha generado episodios de violencia, el hecho que los iraníes se alcen para manifestar su descontento ante la situación económica y social, y ante un gobierno represivo, es siempre una buena señal. ¿Qué es lo que no sabemos? Si este movimiento permitirá una verdadera renovación que favorezca a los iraníes y les devuelva el bienestar que merecen a su propio estilo y sin imposiciones.

¿Qué otras cosas sabes de Irán? ¿Cómo crees que se zanjará este problema?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
gif Comentario destacado por El Definido
Jorge Abarca | 2018-01-05 | 11:16
2
Que sentido me hizo la película ARGO después de leer este articulo, en términos del contexto histórico y social de IRAN
responder
denunciar
apoyar
Álvaro Venegas | 2018-01-08 | 22:50
1
En mi pequeña biblioteca tengo un ejemplar de la novela gráfica Persépolis, de Marjane Satrapi, donde se relata la vida bajo el Sha, la revolución islámica y el gobierno bajo los ayatolas desde la perspectiva de una niña (y luego adolescente). También hay una película, dirigida por la misma autora. Muy recomendable para entender la historia reciente de Irán
responder
denunciar
apoyar
Alvaro Cerda | 2018-01-09 | 20:08
1
Ojalá no termine como Irak y Siria.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.