estereotipos, género, machismo, hombres tejedores
Imagen: César Mejías

Hombres tejiendo una sociedad sin estereotipos de género (literalmente)

A menudo cuando somos pequeños, vemos que a las niñas se les enseña a tejer y a los niños a hacer barquitos de madera. Así, asociamos diversas actividades a un género determinado. Un grupo de hombres decidió rebelarse contra esto. ¿Y cómo lo hicieron? Juntándose a tejer.

Por Natalia Pumarino | 2017-10-05 | 15:05
Tags | estereotipos, género, machismo, hombres tejedores
Relacionadas

Claudio Castillo Malebrán, es profesor de talleres de tejido en la agrupación “Hombres Tejedores”. Este colectivo, además de organizar cursos, realiza intervenciones y encuentros al aire libre donde sus miembros se reúnen a disfrutar de esta actividad que usualmente se asocia a lo femenino, invitándonos así a repensar los roles de género y lo que consideramos socialmente aceptable para cada persona.

Los Hombres Tejedores nacieron como colectivo en febrero del año pasado, y lo integran hombres de diversas edades y profesiones. Realizaron una intervención urbana en septiembre de 2016 en la que nueve de ellos se sentaron a tejer en una calle de la comuna de Las Condes, vestidos de terno y corbata. Además de llamativa, la intervención fue todo un éxito.

Los hombres tejedores comenzaron a ser llamados e invitados desde distintas zonas de nuestro país, aceptaron nuevos miembros y alumnos en los talleres, dictaron charlas y se formaron agrupaciones similares en otros países del Cono Sur.

“Esto surgió de uno de los encuentros que hizo Claudio para enseñar a tejer a los hombres”, explica a El Definido César Henríquez, tejedor de 41 años y Técnico en Turismo. “Fue en febrero (2016) más o menos que empezaron las primeras conversaciones, y para junio (Día internacional del tejido en público), se pusieron de acuerdo para juntarse a tejer en el Parque Forestal. Ahí nació en definitiva la inquietud de formalizarnos como grupo y formar un trabajo de ahí en adelante”.

Claudio Castillo contó en una entrevista a BBC que aprendió a tejer de manera autodidacta a los 21 años, pidiéndoles a sus amigas que le enseñaran pues era algo que le llamaba la atención. Sin embargo, los integrantes de Hombres Tejedores llegaron al tejido de diversas formas, algunos en secreto, otros aprendieron mirando y otros, como César, como una forma de rebelión.

En un principio fue para rebelarme hacia mi padre, porque él fue de crianza muy machista y mi madre más liberal. Él me encontró una vez tejiendo y me intentó decir algo, pero mi madre lo frenó, desde ahí se me instauró como un desafío hacia él, hacia el patriarcado”, nos cuenta César. “Con los chicos también, es deshacer los estereotipos, ver que cualquier oficio lo puede hacer cualquier persona dependiendo de las habilidades y gustos de cada uno. Eso lo hemos trabajado en conversatorios con distintas organizaciones. Y personalmente me permitió atreverme a tejer en público, porque antes sólo lo hacía en casa, el reunirme con los chicos y ver que habían más hombres tejiendo me dio la fuerza de hacerlo en público sin preocuparme del qué dirán”.

Tejedores en el mundo y la Historia

Actualmente, se han formado grupos de hombres que tejen al menos en Uruguay, Colombia, Argentina, México y Ucrania. Y hace años atrás también surgieron interesantes iniciativas.

En Brasil, la diseñadora Raquell Guimaraes lanzó la iniciativa en 2009 para impulsar a que los hombres de la prisión Ariosvaldo Campos Pires tejieran, haciéndose parte de su proyecto Flor de Lotus. Por otro lado, en Nueva York, al grupo de múltiples niveles “Bryant Park Knits” comenzaron a llegar hombres de diversos contextos y se enamoraron de la actividad, haciéndolos sentir parte de una comunidad y encontrando en el tejido un pasatiempo agradable y relajante, según reportó el Wall Street Journal en 2004.

¿Pero es ésta realmente una tendencia tan reciente?

Hay estudios que parecen indicar que no. En el año 200 después de Cristo hombres árabes habrían comenzado a tejer redes para poder pescar varios peces a la vez. Y esta actividad habría derivado posteriormente al tejido y la construcción de ropa, permitiendo generar ropa ajustable en lugar de tener que usar la lana sobre el cuerpo de manera más directa.

Es un tanto más difícil establecer de manera objetiva y certera la historia del tejido, ya que la lana es un material fácilmente deteriorable con el tiempo a diferencia de la cerámica y otros restos arqueológicos que nos cuentan las historias de las civilizaciones. Se cree que el tejido se habría extendido por el mundo con la expansión del cristianismo y que así habría llegado a nuestras latitudes sudamericanas. También parece ser aceptado el dato de que habría existido un gremio de tejedores en la Baja Edad Media, compuesto exclusivamente por hombres y que habría contado con estructurados sistemas de aprendices durante el siglo XV en Europa.

Fue sólo con el paso del tiempo que este oficio se fue industrializando y quedando en manos de fábricas, hasta convertirse en un pasatiempo de mujeres o un antiguo oficio de zonas rurales, al menos en el mundo occidental. Y la percepción de que actualmente es una actividad netamente femenina la que los Hombres Tejedores deciden desafiar.

Es un acto súper político presentar a un grupo de hombres tejiendo. La primera performance que realizamos fue en terno con lana rosada, ésa fue una confrontación a lo establecido que hicimos en Las Condes y se trató de mostrar que somos hombres rompiendo los cánones de los oficios que se supone que son sólo para mujeres u hombres”, nos dice César, quien nos contó que ya aprendió a tejer también a crochet, terminando con éxito una sudadera, motivo de bromas entre sus compañeros pues era una prenda muy difícil para elegirla como su primer trabajo a crochet.

Todos los meses los hombres tejedores realizan un encuentro abierto en algún sector público de la Región Metropolitana e invitan a la gente a tejer. Si quieres mantenerte informado y participar en algún taller o encuentro de tejedores puedes seguirlos en Facebook o Instagram, donde informan de sus actividades. Para consultar por información más específica, puedes escribirles a hombrestejedores@gmail.com.

Y a ti, ¿te gustaría aprender a tejer? ¿Conoces otras agrupaciones de hombres tejedores?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Mauricio López | 2017-10-06 | 08:17
0
Alguna vez aprendí a tejer en mi infancia, pero por falta de práctica ya no me acuerdo como es. Si ahora tuviera el conocimiento y tiempo le tejería zapatitos a mi hermoso regalón de un año. Que mamón que suena, jaja.
responder
denunciar
apoyar
Javiera Infante | 2017-10-06 | 12:04
1
En la isla Taquile del lago Titicaca (del lado peruano), los hombres tejen desde chicos sus propios gorros, los que usan todos los días.
Uno puede ver normalmente caminando a hombres con sus palillos, tejiendo.
En esta isla, el tejido a telar es trabajo de mujeres y el tejido a palillos, de hombres.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.