descubrimientos, ciencia, zealandia, máquina del tiempo, cristales de tiempo, nueva guinea, apéndice, ovario poliquístico, cinturones de van allen
Imagen: César Mejías

8 asombrosos descubrimientos científicos de 2017 que derriban lo que creías

La ciencia zanja temas todos los días… hasta que llega uno más avispado y lo cuestiona todo. Hoy queremos presentarte los ocho descubrimientos científicos que han dado que hablar este año.

Por María Jesús Martínez-Conde | 2017-07-20 | 07:00
Tags | descubrimientos, ciencia, zealandia, máquina del tiempo, cristales de tiempo, nueva guinea, apéndice, ovario poliquístico, cinturones de van allen
Relacionadas

Lo apasionante de la ciencia, es que nos desafía todos los días. Si durante muchos años la humanidad creyó que la Tierra era plana, que los dinosaurios tenían piel de reptil o que América se pobló hace sólo 13.500 años, ahí llegan los científicos e investigadores sociales a pegarle un portazo en la cara a todos quienes quieren momificar el conocimiento.

Porque en El Definido adoramos derribar mitos y contarte las últimas “chupadas del mate” de la ciencia, aquí va una selección de los descubrimientos más impactantes en lo que va de este 2017.

Es matemáticamente posible construir una máquina del tiempo

Conocer a los constructores de las pirámides de Egipto o a nuestros tataranietos, es teóricamente posible, y los científicos saben exactamente cómo hacerlo. Básicamente se trata de una nave espacial, una máquina del tiempo que es capaz de viajar al pasado o al futuro de acuerdo a nuestros antojos, al más puro estilo del DeLorean de Volver al Futuro. ¿Y por qué diantres no la han hecho ya?

Entre otras cosas, porque los científicos no saben con qué material hacerla. El modelo matemático es impecable e indica la factibilidad de construir una caja en que viajen hipotéticos pasajeros, cuyo material curve el espacio-tiempo. El problema es que los materiales que se requieren para construir tan sofisticado aparato son exóticos, o sea, no se han descubierto. Existen otros factores, por ejemplo, el hecho de que el espacio en las condiciones de un viaje temporal se vuelva curvo, y por lo tanto, no responda a la gravedad ni a la geometría convencional. Así que por ahora, tendremos que aguantarnos las ganas.

Ha sido creado el primer organismo de laboratorio semi-sintético

Frankenstein no es nada al lado de estos organismos, ¡y la oveja Dolly huele a añejo! Resulta que científicos del Scripps Research Institute de California, fueron capaces de crear en su laboratorio nuevos microorganismos cuyo código genético contiene piezas que son totalmente sintéticas.

Recapitulemos un poco de materia escolar.

Te acordarás cuando el profe de biología contaba que las cadenas de ADN están formadas por eslabones de nucleótidos, los cuales pueden ser de cuatro tipos: adenina, timina, guanina y citosina (¿te suena?). Los nucleótidos son compuestos totalmente orgánicos, formados por una base nitrogenada, un azúcar y ácido fosfórico.

Pues bien, estos científicos sumaron dos nucleótidos sintéticos a la cadena de ADN de una popular bacteria, la Escherichia coli (que de seguro también te suena del colegio, porque es la responsable de las peores diarreas de la historia), creando una bacteria semi-sintética. Esta expansión del albabeto genético, como ellos lo llaman, tuvo como resultado el desarrollo de una forma de vida creada por el hombre, y que creció sanita y robusta.

Existe un nuevo estado de la materia: los cristales de tiempo

En este hay que hacer focus, porque no está nada fácil. Los cristales son patrones tridimensionales en la disposición de los átomos, que están presentes en muchas cosas de la naturaleza, como los copos de nieve, la sal o los diamantes. Sin embargo, en todos estos elementos los cristales se encuentran inmóviles, en lo que se ha denominado su “estado fundamental”, es decir, en equilibrio, ¡quietesitos!

Wikipedia

A diferencia de estos, los cristales de tiempo nunca alcanzan el equilibrio, pues se encuentran en constante oscilación, dando nacimiento a un nuevo estado de la materia en que los átomos se mueven en un patrón que se repite en el tiempo, en lugar de en el espacio. Lo más extraño de todo, es que lo hacen sin aparentemente utilizar ninguna fuente de energía. En pocas palabras, esto rompe las leyes de la física y por eso todos quedaron “guau” cuando lo descubrieron.

El perro que no estaba muerto, andaba de parranda

El perro salvaje de Nueva Guinea se cree que es uno de los caninos más primitivos de la naturaleza y lo menos parecido que hay a un quiltro, pues ha evolucionado aislado de otras razas durante cinco mil o diez mil años. Nunca se ha topado con un chiguagua, un bulldog ni menos con un poodle.

El problema es que este salvaje cachorrín se creyó por más de 50 años extinto, lo que tenía a la comunidad científica muy apenada, pues es un depredador clave en su ecosistema. Pero una reciente expedición a la montaña central de Nueva Guinea, dio lugar a más de 100 fotografías de estos perros, que se cree corresponden a 15 individuos. ¡No estaban muertos!

La población de perros salvajes que se encontró no sólo agrupa a machos, sino también a hembras y cachorros, lo que significa que es un grupo sano y que se está reproduciendo.

El apéndice no es un “bueno para nada”

Sabemos desde la infancia que nuestro apéndice no sirve para nada; ahí está, sentadito y calentito esperando a explotar y hacerte gritar de dolor de un día para otro. Pero un grupo de científicos de la Universidad de Midwestern han devuelto la honra a esta vilipendiada tripa, pues al parecer tendría un papel importante en la vida de los mamíferos.

Los investigadores rastrearon la aparición y desaparición del órgano en varios linajes de mamíferos durante los últimos 11 millones de años, y llegaron a una conclusión sorprendente: es un refugio para bacterias intestinales “buenas”, que colaboran en la digestión. Es más, los mamíferos que no cuentan con apéndice, tienen cuatro veces más probabilidades de tener una Clostridium difficile, una colitis bastante desastrosa. Además, las especies que evolutivamente han retenido o recuperado la apéndice después de perderla, tienen mayores concentraciones de tejido linfoide en el ciego, una bolsa ubicada en el intestino grueso. Y este tipo de tejido estimula el crecimiento de bacterias intestinales que nos hacen fantástico para la guatita. Gracias apéndice.

Tu ovario poliquístico, está en tu cerebro

Todos tenemos una amiga o conocida que sufre del Síndrome de ovario poliquístico, una condición que afecta a una de cada diez mujeres y que puede ser muy molesta. Entre sus síntomas más comunes se encuentran el crecimiento de vello facial y corporal, acné, obesidad, hipertensión, cardiopatías o ser proclive a sufrir de infertilidad. ¿A qué se debe?

Básicamente se trata de un desorden en que los ovarios producen cantidades de andrógenos (una hormona tildada de “masculina”, pero que fabrican hombres y mujeres) mayores a lo normal, lo que afecta el desarrollo y la maduración de los óvulos, generando quistes.

Los médicos que trataban este síndrome, se enfocaban en los ovarios, pues era lógico, allí estaba el problema. Y usualmente recetaban a sus pacientes píldoras anticonceptivas para equilibrar el ciclo y las concentraciones hormonales. Pero ahora se sabe que todo se genera en el cerebro, ¿por qué?

Todo se debe a un experimento realizado con ratas (pobres ratitas), en que fueron separadas en cuatro grupos: uno de control, otro modificado genéticamente para no tener ningún receptor de andrógenos en sus cuerpos, un tercero que no tenía receptores de la hormona en el cerebro y un cuarto que no los tenía en los ovarios. El resultado fue que las ratas que no tenían los receptores de andrógenos en su cerebro o en todo su cuerpo, no desarrollaron la enfermedad, mientras que las que no los tenían en sus ovarios, sí la desarrollaron.

Es decir, que si se quiere encontrar una cura a este incómodo síndrome, todo deberá comenzar en la cabeza y no en los ovarios.

Se ha descubierto un nuevo continente (Colón, sacúdete en tu cripta)

¡Qué carabelas ni “tierra a la vista”! Estos científicos sólo necesitaron de una avanzada tecnología y de un inteligente razonamiento, para llegar a la conclusión de que existe un nuevo continente en nuestro planeta. Sólo que está un poco escondido.

El enorme pedazo de tierra ha sido bautizado como Zealandia (y ya tiene su propio artículo en Wikipedia). Viene a ser el séptimo “continente geológico”, pues los expertos consideran que Europa y Asia son un mismo supercontinente, al que se les suman África, la Antártica, Australia, América del Norte y América del Sur. La región abarca 4,9 millones de kilómetros cuadrados de una zona continental que es distinta a Australia, y que se encuentra sumergida en un 94%, debido al debilitamiento de la corteza terrestre. Abarca desde Nueva Caledonia hacia el norte, más allá de las islas subantárticas de Nueva Zelanda por el sur, definiendo una región larga y estrecha. En cuanto a su tamaño, es mayor a Groenlandia o la India, y más de la mitad de Australia.


Wikimedia Commons

Los seres humanos no sólo hemos modelado la Tierra, sino también el espacio cercano

Mucho hemos hablado sobre las causas y consecuencias del cambio climático, uno de los efectos más desastrosos de la actividad humana en la Tierra. Ahora resulta que no sólo hemos moldeado nuestro planeta, sino también el espacio que lo circunda.

La Tierra está rodeada por los cinturones de Van Allen, un área en forma de anillos en que una gran cantidad de protones y electrones se mueven en espiral entre los polos magnéticos del planeta. Algunas sondas de la NASA han descubierto que últimamente las descargas solares están siendo mantenidas a raya por algún tipo de barrera de baja frecuencia en la zona. Esta misma fuerza está presionando los cinturones de Van Allen mucho más lejos de lo que estaban en los años 60, ¿qué pasó?

Existe una forma de comunicación entre los seres humanos llamada ondas de súper baja frecuencia (VLF por sus siglas en inglés), ocupadas en general por ingenieros, científicos o militares. Lo que no sabíamos, es que éstas están interactuando con las partículas del espacio, generando una barrera impenetrable alrededor de nuestro planeta, que nos protege de las partículas de alta energía del sol. La buena noticia, es que este fenómeno protegería a nuestros satélites de la radiación natural que proviene del espacio.

Estos son algunos de los temas en que hoy la comunidad científica se debate, buscando evidencias para zanjar de una vez por todas el tema. Pero, ¿quién sabe? Es posible que en 2054, El Definido escriba un artículo tan sabroso como éste, y mucho de lo descubierto sea un cuento viejo. ¿O no?

¿Cuál de estos descubrimientos te parece más sorprendente?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
Comentarios
Will Mesa | 2017-07-24 | 12:55
2
Lo que me parece mas sorprendente es que a pesar de estos ocho descubrimientos, y muchos otros que apareceran por ahi, tadavia mueran 35,000 niños diaramiente en este planeta de lunaticos, debido a la hambruna, la falta de nutricion, y sobre todo a esa lucura que llamamos guerra.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Matias Infante | 2017-07-25 | 22:05
2
El descubrimiento más sorprendente fue encontrar El Definido y leerlo (casi) todos los días
responder
denunciar
apoyar
Wou! Gracias Matías! :)
responder
denunciar
apoyar
Diego Muñoz | 2017-07-26 | 08:37
2
Espero que la maquina del tiempo solo se quede en las matemáticas, porque como fan de los viajes en el tiempo (en especial de BTTF) se que hacen mas mal que bien, sobretodo en las manos equivocadas, y no es que sus efectos sean pequeños :s
Y con respecto al apéndice había leido hace mucho que ayudaba a los hervivoros a digerir mejor las plantas y en el ser humano también pero a menor escala
Pd: Gaton, te las mandaste con la imagen del Doc ;)
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.