diversidad sexual, cultura antigua, China, pueblos aborígenes, tolerancia
Imagen: César Mejías

4 culturas antiguas que valoraban la diversidad sexual

A veces pareciera que la apertura a la diversidad sexual es un fenómeno actual, pero la verdad es que es algo que ya existía en algunas culturas incluso antes de Cristo. Aquí te contamos cuatro casos ejemplares.

Por Rodolfo Westhoff @rwesthoff | 2017-04-21 | 07:00
Tags | diversidad sexual, cultura antigua, China, pueblos aborígenes, tolerancia

¿Sabías que recién en el 1999 se despenalizó la sodomía (u actos homosexuales) en Chile? La idea venía agarrando vuelo desde el 1994 durante el gobierno de Patricio Aylwin, pero se logró cinco años después. Y si sacamos los cálculos, eso fue hace tan solo 18 años atrás.

Aunque en nuestras mentes quizás pareciera que algo así se habría logrado hace harto más tiempo, sobre todo en medio del debate sobre el matrimonio homosexual y la adopción homoparental, la verdad es que no fue hace tanto.

De todos modos, la diversidad sexual no siempre fue algo tabú o complicado en la historia universal, al menos en ciertos lugares. En El Definido les mostraremos algunas sociedades, culturas o etnias que tenían una visión mucho más inclusiva de las orientaciones sexuales o identidades de género (salvando la anacronía).

Los pueblos aborígenes de América del Norte

Algunos pueblos nativos de América del Norte creían que las personas que ahora consideraríamos homosexuales o bisexuales poseían dos almas. Y eso era algo bueno. Estos pueblos tenían (y hasta ahora algunos la mantienen) una visión bastante espiritual de cómo funcionaban las cosas, por lo mismo, creían que estas personas habían sido bendecidas con un alma de hombre y otra de mujer. Sobre todo cuando se trataba de hombres con actitudes más femeninas o viceversa.

Aunque tampoco eran todos. Las tribus que pensaban así se concentraban principalmente en las Grandes Llanuras, la zona de los Grandes Lagos y lo que ahora es California.

En esos lugares, las personas con dos almas eran muy respetadas y no solo por una concepción religiosa, sino que también por factores más bien prácticos. Por ejemplo, se consideraba que esas personas estaban capacitadas para ejercer funciones tanto “masculinas” como “femeninas”. Es decir, podían ser una poderosa mano de obra o un hábil artista.

Y por lo mismo, era bastante común que un hombre con actitudes femeninas se casara con un hombre con actitudes masculinas o viceversa. ¿La idea? Rescatar ese “balance” que las sociedades consideraban necesario. No lo veían como algo demasiado distinto, sino que meramente normal.

Esta visión se vio reducida considerablemente con la influencia de la cultura occidental y europeo cristiana, que condenaba las prácticas homosexuales. Sin embargo, con la revitalización del orgullo cultural nativo americano en los años 60, y el surgimiento de los movimientos de liberación de gays y lesbianas, comenzó lentamente a revivir.

La antigua Grecia

Para hacerse una idea, hasta Zeus (el padre de los dioses de la mitología griega) tenía actitudes homosexuales. De hecho, una leyenda cuenta que el dios del rayo vio al hermoso príncipe troyano Ganímides en un retiro y no se aguantó: se transformó en águila y lo raptó.

Se dice que los tortolitos mantuvieron actos homosexuales después de eso. Y la verdad es que no debería sorprenderle a nadie. Sobre todo porque en ese entonces, este tipo de relaciones eran consideradas normales dentro de la sociedad.

Pero ojo, que esto no ocurría en todos los niveles. En realidad era aceptado solo cuando se trataba de dos hombres y en donde uno de ellos era un adolescente de entre 15 y 18 años y el otro era un adulto. Sí, se llamaba pederastia y aunque nos parezca extraño, esto tenía un trasfondo casi educacional, ya que se entendía como una manera de recibir a los jóvenes al mundo de los adultos.

Lo anterior, porque se forjaba una especie relación mentor-aprendiz, en donde el mayor le enseñaba al menor todo lo que debería saber sobre cultura, política, guerra… y sexualidad. Al menos en Atenas, donde esto era principalmente una costumbre aristocrática, e incluso se llegó a reglamentar al respecto.

Hoy sería considerado un abuso condenable, pero en ese entonces era visto como algo normal (aunque eso no pasaba con las relaciones homosexuales entre adultos o entre mujeres, las que no eran muy bien vistas).

Los Mapuche

Este pueblo tenía una visión muy particular de la orientación sexual. Además de aceptar que existía más de una identidad de género además de hombres y mujeres, consideraban que los actos sexuales no eran algo que venía predeterminado según la anatomía o sexo biológico. Por esta razón, la homosexualidad no era mal vista (a no ser que estuvieran en tiempos de guerra).

Por cierto, ¿se acuerdan de las machis? Eran una autoridad en las comunidades mapuche y se les atribuían habilidades religiosas, médicas y sociales. Pero algo que no todos habíamos escuchado antes, es que también habían machis hombres. Y en ellos había algo que ahora se consideraría bastante interesante, ya que se les destacaba por poseer atributos tanto femeninos como masculinos. De hecho, muchas veces se vestían de mujer. De todos modos, esto ya es terreno de identidad de género.

La antigua China

El Emperador de China Ai de Han subió al trono cuando tenía solo 20 años (y murió ocho años después). Pero una de las cosas por las que ha sido más recordado es por ser el líder chino que expresó de manera más efusiva su homosexualidad. De hecho, fue uno de los diez emperadores homosexuales de esta dinastía.

En ese entonces no era nada raro. Si bien en la China moderna la diversidad sexual no es algo que se mire con muy buenos ojos, en la antigüedad estaba bastante aceptado. Es cosa de ver la enorme cantidad de referencias homosexuales que existen en la mitología de ese país.

Incluso, tienen un dios del amor homosexual, llamado Hu Tianbao. Este tenía un templo al que acudían los hombres que se enamoraban de otro hombre y que deseaban concretar su amor.

¿Conoces otra cultura antigua que haya apreciado la diversidad sexual?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
Comentarios
Rodrigo Reinoso Vergara | 2017-04-21 | 09:58
1
Excelente articulo. Quisiera acotar que Zeus si bien es el mas poderoso de los dioses olimpicos, no es el padre pues la mayor parte de los dioses son hijos de Cronos que a su vez es hijo de Gea y Urano (en este momento no recuerdo su nombre griego).
Ciertamente Zeus tenia una vida sexual muy activa. La mitad de las leyendas griegas parte con Zeus metiendo la mano donde no debe.
responder
denunciar
apoyar
Alvaro Lopez B. | Colaborador | 2017-04-21 | 10:50
1
Urano en griego es "Ouranos"... o sea, casi lo mismo!
Y ojo que aunque Cronos es hijo de Urano y Gea, Urano... también es hijo de Gea! OMG estos griegos se las traían, con sus historias :O

Y concuerdo, a Zeus le gustaba harto el leseo, y los disfraces! era como lúdico...
responder
denunciar
apoyar
Ignacio Quintana | Webmaster | 2017-04-21 | 16:59
3
el Instituto de arte japonés esta exhibiendo por el mundo la muestra "When Japan Had a Third Gender", del periodo Edo (1603 - 1868), (muestra ahora en NY)... otro interesante ejemplo de sexualidad y caracterización de géneros a través de ilustraciones e impresiones.
responder
denunciar
apoyar
Nicolás Masquiarán | 2017-04-23 | 20:06
1
Para algunos celtas, los roles de lo masculino y lo femenino eran bastante más difusos que en nuestra cultura actual, de modo que indistintamente los hombres podían asumir labores domésticas y las mujeres ir a la guerra. Las parejas homosexuales no eran mal vistas para ninguno de los dos dos sexos. De hecho, en su cultura lo "normal" era ser bisexual y tener varias parejas únicas a lo largo de la vida, por periodos breves, sin discriminación de sexo.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.