guerra, violencia, Segunda Guerra Mundial
Imagen: César Mejías

Hiroo Onoda: el soldado que siguió peleando en una guerra que había terminado hace casi 30 años

Estuvo décadas en la selva convencido de que la Segunda Guerra Mundial aún no terminaba. Ni los anuncios con megáfono ni los mensajes lanzados por avión podían convencerle de lo contrario: creía que eran una trampa del enemigo para capturarle.

Por Juan Reyes | 2017-03-14 | 17:19
Tags | guerra, violencia, Segunda Guerra Mundial
Relacionadas

La Segunda Guerra Mundial es uno de los eventos más trágicos de los que tenga recuerdo la humanidad. Se estima que alrededor de 60 millones de personas perdieron la vida, siendo la mayoría de ellos civiles o víctimas colaterales del enfrentamiento entre las grandes potencias. Es la guerra más sangrienta que alguna vez se ha registrado en mundo y tras ella se esconden historias increíbles.

Es que parece ser que las guerras llevan al ser humano al límite en todos los sentidos: persistencia, creatividad, crueldad y miedo. Así que, si usted no ha estado en una guerra, siéntase afortunado.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Japón destacó por el fanatismo de sus combatientes, siendo famosos sus pilotos kamikazes. En aquel entonces el país era un imperio y los japoneses podían llegar muy lejos a fin de no fallar a su emperador. Un caso emblemático es el de Hiroo Onoda, su historia parece sacada de una película.

Este soldado pasó casi 30 años escondiéndose en la selva, luchando contra los habitantes de la isla de Lubang, Filipinas.; sobreviviendo para seguir combatiendo como podía.

Esta selva le vio envejecer y luchar junto a otros tres soldados, para terminar en la absoluta soledad, acompañado únicamente de su férrea disciplina nipona. Estaba dispuesto a morir por su país, aunque tuviese que esperar incontables días y batirse con enemigos imaginarios.

Él junto a sus tres compatriotas, estaban convencidos de que la guerra continuaba, pese a todos los mensajes que se le enviaban para convencerles de que había terminado. Los megáfonos y los folletos lanzados por avión no surtían efecto - para ellos eran una trampa del enemigo - por lo que no se separaban de sus antiguos rifles y sus granadas.

Convivir en una isla con soldados que creen que están en la Segunda Guerra Mundial, es una situación que dista de ser segura, pues los habitantes eran fácilmente percibidos como “enemigos”. Sí, los atemporales guerreros terminaron con la vida de una treintena personas, en una variedad de enfrentamientos.

Uno de los soldados optó por rendirse el año 1950, los otros dos murieron enfrentamientos con la policía en 1954 y 1972. Mientras que el incansable Hiroo quedó solo, reparando su uniforme que se destruía con los años, fabricando su propio calzado y sobreviviendo a punta de cocos, bananas, arroz y vacas robadas al “enemigo”.

Para la fortuna de Hiroo, en 1974 el explorador japonés Norio Suzuki se propuso la siguiente meta: encontrar a Onoda, un panda y al mítico yeti (en serio, en ese mismo orden). Al parecer el explorador podía ser tan disciplinado como el extraño soldado, porque viajó hasta la isla de Lubang, en su busca y sorprendentemente lo encontró.

Hiroo le apuntó con su arma y el explorador, habiendo previsto esta tensa situación, dijo las palabras correctas: “Onoda-san el emperador y la gente de Japón están preocupados por ti”.

Norio le explicó lo que estaba ocurriendo, pero Onoda se negó a salir de allí mientras no sea autorizado por su superior. El mayor Yoshimi Taniguchi, que ya era un anciano, viajó a encontrarse con el leal soldado y en una emotiva ceremonia, le liberó de décadas de guerra. Además, el presidente de Filipinas, le indultó por las personas muertas, al fin y al cabo, el pobre hombre estaba en modo guerra.

Regresó a su país, encontrándose con un mundo totalmente diferente al que había dejado atrás. Salió siendo un veinteañero, regresó teniendo más de 50 años… debió haber sido como un viaje en el tiempo.

Fue recibido como un héroe, compensado económicamente e incluso firmó un millonario acuerdo para que un escritor fantasma relate su historia, en el libro No Surrender: My Thirthy-Year War.

No le gustó el Japón que encontró a su regreso: calles llenas de vehículos, televisión y modernidad. Tal vez demasiado para un hombre que pasó tantos años junto a la naturaleza. Hiroo se casó y vivió gran parte de su vida “en libertad” en Brasil, teniendo su propia granja, alejado de la acelerada vida de la ciudad.

Regresó a Japón a vivir sus últimos años y fundó una escuela para enseñar sobrevivencia. Murió a los 91 años, según sus palabras, siendo afortunado por haber cumplido su deber.

¡Ah! Y de paso, la historia del explorador que encontró a Hiroo Onoda, también es muy interesante: efectivamente después de su primera hazaña, logró encontrar un panda. Pero murió en una avalancha en los Himalayas siguiendo un objetivo aún más difícil que sacar a Hiroo de la isla: encontrar al yeti.

¿Sabías de esta historia? ¿Qué otra anécdota de guerra conoces?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Jose Ignacio Zarate | 2017-03-15 | 09:19
3
Aca en chile pasa algo similar, un monton de gente sigue pegada en 1973...
responder
denunciar
apoyar
Christopher Torres | 2017-03-15 | 10:03
0
Y estos soldados que siguieron peleando después de 1945 y se rindieron recién en los 70s inspiraron a algunos personajes que salen en los juegos Metal Slug y al parecer en varios más.
responder
denunciar
apoyar
Héctor Neira San Martín | 2017-03-20 | 13:25
1
Qué raro que no haya aún una película sobre el tema... si fuera gringo ya habría aparecido y rebooteada xd
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.