bebés, música, estudio, canción, Imogen Heap, psicología, felicidad
Imagen: César Mejías

Así suena la canción científicamente diseñada para alegrar a tu bebé

¿Qué debe contener la canción ideal para hacer feliz a un bebé? Científicos contestaron esta pregunta y aplicaron sus descubrimientos para hacerla realidad, con la ayuda de la cantautora Imogen Heap. Este es su resultado.

Por Francisco J. Lastra @efejotaele | 2017-02-09 | 16:01
Tags | bebés, música, estudio, canción, Imogen Heap, psicología, felicidad
Relacionadas

¿Qué hace feliz a un bebé? Si alguna vez han estado cerca de uno, sabrán que la respuesta no es sencilla. Puede ser el llamativo personaje de una serie de TV, algo de textura rugosa o el clásico sonido de pedorreo. Hasta que no tengamos la capacidad de leer su mente, nos tendremos que conformar con lo que ha descubierto la ciencia.

Ahora, si nos limitamos al área de la música y qué sonidos agradan a los bebés, sabemos con certeza una que otra cosa. Sabemos, por ejemplo, que Bach tiene más fans entre los recién nacidos que Aerosmith. También se ha probado que, tal como los adultos, los bebés tienden a preferir armonías consonantes (aquellas combinaciones que suenan "bien") a las disonantes (aquellas que suenan "bruscas" o "desagradables"). Pero más allá de esto, no existe un consenso claro de qué ritmos, efectos de sonido y tempos generan en ellos respuestas emocionales específicas (calma, tranquilidad o felicidad, por ejemplo).

Pero muchas de estas incertidumbres fueron despejadas recientemente con un proyecto científico que involucró a una marca de lácteos, un grupo de investigadores y una ganadora de dos premios Grammy.

The Happy Song

Fue un pedido poco común el que le hizo C&G baby club, la comunidad online de la marca de lácteos C&G, a los psicólogos Caspar Addyman y Laurent Stewart: una canción científicamente probada que haga feliz a los bebés.

Addyman, psicólogo especializado en respuestas emocionales en bebés, y Stewart, psicóloga musical, aceptaron con la condición de que los dejaran hacer ciencia real.

Después de varios meses, y con la ayuda de Imogen Heap, artista británica experimental de amplia trayectoria y además madre de una pequeña, crearon The Happy Song:

La ciencia tras las música

Cada elemento de la anterior composición musical está probado, ya sea por estudios científicos previos y otros que realizaron especialmente para este proyecto, para poner una sonrisa en la cara de cualquier bebé.

Partieron por las bases que ya conocían, y eso le comunicaron a Heap: "La canción tenía que ser en una nota musical mayor, con una melodía principal simple y repetitiva con redobles de tambores, cambios de notas y tonos ascendentes que proporcionaran oportunidades para la anticipación y la sorpresa", explica Addyman.

La elección de Heap también se explica porque estudios dicen que los bebés tienden a reaccionar más positivamente frente a una voz femenina, sobre todo cuando adopta un tono "maternal".

El tempo tenía también que ser acelerado, ya que los bebés tienen una frecuencia cardíaca más rápida (¡hasta 190 latidos por segundo cuando nacen!) y tienden a preferir ritmos que así lo reflejen. Esto lo confirmaron cuando Heap creó 4 melodías sin letras aún, y 20 de 26 bebés invitados a escucharla prefirieron la más rápida (la preferencia se basó en preguntas a sus padres y a la observación de señales en los infantes como risas, sonrisas y bailar). Curiosamente la melodía ganadora fue una que partió como balbuceos de la propia hija de Heap, Scout, de 18 meses.

La segunda parte del proyecto consistió en la lírica. Los investigadores realizaron una encuesta a cerca de 2.500 padres para averiguar cuáles efectos sonoros son los que causan mayor risa en sus hijos. Los preferidos fueron: "¡bu!", pedorreo, estornudos, sonidos de animales y risa de bebé.

Pero la canción no podía contener solo efectos de sonidos, también debía tener una letra que apelara a padres. "La felicidad es una emoción compartida y el éxito de las canciones infantiles radica en que sean interactivas", explica Addyman.

Para ello, Heap escribió una canción sobre cómo los padres aman a sus hijos, estén donde estén, ya sea en un avión, en un tren, en el mar o en el cielo. Como la temática incorporaba medios de transporte, permitía integrar sonidos como "beep, beep", cuyas consonantes plosivas (aquellas donde el aire es bloqueado por un momento, y luego liberado) son más efectivas en bebés que las sonoras (como "la").

Una vez terminado este proceso, se probaron versiones de la canción con distintas pulsaciones por segundo, siendo ganadora la versión de 163 PPM, que pudieron disfrutar al comienzo del artículo.

Pero terminar la canción no es el fin del proceso, dice Addyman. Tanto él como Stewart tienen ya planeados una serie de estudios de seguimiento que, esperan, arroje más luz sobre el misterioso mundo que es la mente de un bebé.

¿Qué otras canciones efectivas con bebés conoces?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Anita Santa María | 2017-02-09 | 18:41
0
Eso significa q si no se ríe los puedo demandar?
responder
denunciar
apoyar
Francisco J. Lastra | Colaborador | 2017-02-09 | 20:51
3
O considerar que el bebé es reptiliano :o
responder
denunciar
apoyar
Carlos Lopez | 2017-02-15 | 10:13
0
o sea, básicamente, lo que viene haciendo cantando aprendo a hablar de hace como 20 años... igual, creo que al bebé lo que mas anima es verlo a uno feliz... es por eso que mi hijo se ríe hasta con los temas de Maiden.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.