La mujer madura salió de su casa como un ladrón, esperando no ser descubierta y con las manos vacías. La chica de pelo rojo recorría las calles de la ciudad con una mochila a la espalda dispuesta a aprender las cosas por sí misma. Los pasos de ambas coincidieron en la estación de tren. La noche y un café las unió en una charla a deshora, sincera; las hizo amigas. De forma que, cuando llegaron a la taquilla, el futuro que empezaba abrirse ante ellas había dejado de ser ese lugar frío al que tenían que enfrentarse solas.

¿Quieres enviarnos un microcuento? Para más información entra aquí >>
¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
Comentarios
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.