Alberto Montt, ilustrador, humor gráfico, dosis diarias, chistes, libros, imagen

Alberto Montt: "Todo comenzó a funcionar cuando empecé a hacer lo que se me daba la gana"

Dice que no se considera ilustrador ni humorista gráfico. Tampoco chileno ni ecuatoriano. Con montones de proyectos a cuestas y varios más ad portas, el artista da cátedra de cómo lograr lo que uno quiere, sin hacerse muchas expectativas al respecto.

Por Antonia Laborde @antonialaborde | 2014-04-24 | 12:26
Tags | Alberto Montt, ilustrador, humor gráfico, dosis diarias, chistes, libros, imagen
Alberto Montt ha delineado su carrera impulsado por varios factores.  Dos de ellos, cruciales: Su talento para transmitir ideas a través del dibujo y una revista sabatina de circulación nacional. 

El primero, lo demuestra a través de sus viñetas donde dioses, demonios, personajes reales, ficticios, animales, frutas y corazones, son trazados bajo su sello personal, con un texto que -según él- no busca hacer reír. 

El segundo, se puede resumir en que un día Alberto abrió una revista y le llamó la atención una tira cómica que le recordó a su admirado Gary Larson. Estaba firmada por un tal Liniers. Fue a Buenos Aires, compró un par de sus libros. Más le gustó. Eran ideas que había pensado o que fácilmente podría haberlas hecho, teniendo como antecedente a Larson. Montt empezó su propio blog y seis meses después había un comentario que decía "Me encantó". Estaba firmado por Liniers. Por una amiga en común se conocieron y se hicieron amigos. El argentino le hizo el prólogo a uno de los libros del ecuatoriano-chileno. En una feria del libro, el reconocido editor Daniel Divinsky, tomó ese libro y le gustó. Vio el prólogo de Liniers y le gustó más. Lo llamó y le preguntó por ese tal Alberto Montt. Le pidió el contacto y lo invitó a publicar en Ediciones de La Flor (editorial donde publica el mismísimo Quino). Hoy va por el cuarto libro en la editorial trasandina. Todo, porque esa mañana de sábado, Alberto abrió la revista. 

Viviste en Ecuador, luego acá, has viajado mucho... ¿Es distinto el humor según los países?


"El humor funciona en base al complemento que hace quien lo realiza y quien lo descifra. Desde esa perspectiva, en cualquier lugar donde haya una cantidad de información común, el mismo humor va a funcionar. Yo no creo que haya un humor distinto aquí, en Ecuador, México, porque básicamente todos crecimos en una comunidad bastante homogénea. Y eso sólo hablando de Latinoamérica, porque ahí podríamos extender la comunidad a todo el mundo. Creo que desde hace algunos años ya, el mundo es tan pequeño y la clase media ha sido tan homologada, que el chiste termina siendo eficiente aquí y en la quebrada del ají. Obviamente, dentro de esa mirada general, hay elementos que son propios de cada cultura, que ya tienen que ver con lugares comunes específicos, o personajes de determinado espacio geográfico, pero en general, el recurso humorístico debería funcionar en todos lados".


Autor: Alberto Montt

Te viniste a Chile porque el mercado de humor gráfico ecuatoriano era muy chico ¿Con qué te encontraste acá?


"Cuando me vine desde Ecuador, Chile era Nueva York. Así como cuando vas de Chile a Buenos Aires, Buenos Aires es Nueva York". 

Ahora que ya estás sumergido en el panorama chileno, ¿cómo ves el mercado?


"Veo un panorama creciente. Es cuestión de ver lo que ha pasado en los últimos 15 años. De partida, con los recursos que tienes a mano (internet), inevitablemente ha hecho que tengas a mucha más gente produciendo y esto a su vez hace que mucha más gente esté consumiendo. Y algo que a mí me parece alucinante es que mucha más gente está haciendo humor. La explosión que ha tenido el humor desde hace 6 -7 años en Chile es brutal. Ahora lees Twitter y 5 de cada 6 twitts pretenden por lo menos, ser humorísticos. Si alguien tiene una idea buena, ni siquiera tienes que partir de cero, tienes los memes listos en donde tu pones a algo de ti, eso es alucinante".

¿Lo ves particular en Chile o a nivel global? 


"En el mundo empezó hace 10 años. Lo veo más en Chile, porque vivo acá y porque siempre me pareció una sociedad más gris en general, con asombrosas excepciones. Si tú vives inmerso en un núcleo social donde el clavito que sobresale es el que se lleva el martillazo, de repente internet se convierte en una posibilidad libertaria casi. En donde tú tienes la opción de soltarlo a los 4 vientos y si te llegan 4 martillazos también te llegan 100 abrazos de apoyo. Eso va alimentando un circuito que está creciendo y que va a seguir haciéndolo".

Alberto Montt ha hecho muchas cosas en sus poco más de 40 años. Ha trabajado para Santiago en 100 palabras ilustrando los cuentos, ha colaborado en El Mercurio, también se lo ha visto en las revistas Capital y Qué Pasa (actualmente), acaba de hacer las ilustraciones del festival gastronómico Ñam, y tiene bajo el brazo varios como Para ver y no creer, En dosis diarias, ¡Mecachendié! y El código de la amistad de Chivas Regal. Y todo esto, mientras actualiza su blog "Dosis diarias" desde el 2006.

¿De dónde nacen las ganas de hacer Dosis diarias?


"Cuando eres ilustrador siempre estas supeditado al texto de otro, en cuentos, artículos, publicidad, etc. El blog fue la respuesta a mi necesidad de reencontrarme con el dibujo y la ilustración por mí y para mí, y no esta cosa de tener que satisfacer a un cliente. Hacer algo muy sencillo, que me permitía dibujar para divertirme y que terminó siendo el blog. Pero al principio eran ideas dibujadas sin pretensiones".

Y finalmente terminó siendo el resorte para todo lo demás... 


"Comenzó a funcionar todo cuando empecé a hacer lo que se me daba la gana, sin ninguna expectativa. El blog nació porque mi polola me dijo 'Por qué no subes tu material a un blog y así no tienes mandárselo por mail a Olea y tus otros amigos' Toda la razón. Lo hice, empezó a entrar más gente y terminó siendo una voz... Si tienes algo que realmente quieres hacer, hazlo. Tienes plataformas gratuitas que te permiten no arriesgar nada, sobre todo en nuestro rubro. Si te gusta cocinar y quieres abrir un restaurante, estas jodido". 


Autor: Alberto Montt

Si alguien tiene un trabajo creativo online, ¿crees que vale la pena transformarlo en libro y tratar de venderlo?


"El mercado de las editorial está estático. Quizá creciendo pero tan lento que es ridículo. Respecto de si dar el paso al libro, yo creo que lo que es necesario si eres un tipo creativo, es preguntarte qué es lo que quieres hacer. Si te dices a ti mismo "tengo este producto súper creativo en la red y esta rompiéndola, quiero entrar al libro porque:  A) Me voy a hacer millonario con los libros, B) Me voy a dar  a conocer en el circuito de librerías y C) Me van a invitar a ferias de libros, etc., tienes que tener claro qué es lo que pretendes lograr y ver si realmente el camino que estás tomando al entrar al mundo editorial te va a abrir puertas porque, por ejemplo, si quieres ser millonario es ridículo, pero ridículo. 

Ahora, si lo ves como lo veo yo: Un canal más dentro de una serie de posibles puertas de acceso a un público determinado, claro, funciona, al igual que Twitter o Instagram. El editorial sirve para mostrarle a tu mamá que los dibujitos están ahí, pero no creo que sea un camino necesario en ningún caso". 

QUÉ NOS FALTA PARA ENTRAR A ARGENTINA


Tú lograste entrar al mercado argentino, ¿qué crees que falta para que más humoristas gráficos e ilustradores lo hagan?


"Creo que mucho del humor que se produce en Chile es para chilenos. No porque ese tipo de humor no funcione, sino porque se usan elementos que solo entienden chilenos, que van desde el lenguaje, hasta personajes que sólo son conocidos acá, en vez de usar cosas que te hablen exactamente de lo mismo, pero que sea conocido mas globalmente. Eso es una traba para muchos de aparecer en un mercado más amplio. Malaimagen por ejemplo, creo que tiene la calidad para estar en México, Argentina, Colombia, pero de repente hay cosas que hace Guillermo (Galindo) que son súper locales y si él está muy conforme con eso, entonces está bien, lo hace para acá y es perfecto.

Yo en cambio ni siquiera tenía las palabras, que por mis viajes era más orgánico, ese soy yo. No creo que uno tenga que buscar el mercado argentino, pero sí uno tiene que entender que pensar en fronteras es una idiotez. Por último para después hacer algo local, pero igual eso va a ser consumido por alguien en Holanda. Ahí ya depende de la apertura de cada quien si quiere que se lo lleven a otros países. Hay que tener eso en cuenta... estamos al lado, no hay fronteras. Pensar en el mercado chileno es suicidarte".

¿Cómo se puede avanzar hacia allá?


"Creo que es un carretón enorme. Si te pones a pensar en los mercados que consumen y funcionan, son personas que han tenido acceso a la cultura hace mucho tiempo. Como el argentino, en el 1900 era una potencia cultural que ha dado mil escritores y mil dibujantes, en su feria del libro tienes 30 libros ilustrados de humor sólo este año. O cuando vas a México, donde hay una cultura que vive en base a lo gráfico. El tipo más pobre de México tiene una cultura grafica más rica que el pavoso más rico en Chile. Tienen mucho camino avanzado. ¿Qué podemos hacer? Lo políticamente correcto es decir fondo para el libro, hacer más eventos, bajar el impuesto, y todo ayuda, pero nada sirve si no comienzas desde el jardín infantil con una política educacional sobre gráfica que permita generar lectores para el día de mañana. 

Con este escenario tú tienes dos opciones: Lo ves como un yunque que te hunde o lo ves como un motor para empezar a hacer cosas. Para mi, cada vez que salgo y llego con esta pseudo-depresión, me pasa que termino haciendo un libro. Me moviliza".

Y Montt se ha movilizado harto. Ahora va a la Feria del Libro en Buenos Aires a presentar su cuarto libro en Ediciones de la Flor. Ahí mismo dará una charla de humor grafico con Decure, con Liniers y Gustavo Sala. También está en la mitad de su primer libro de "relatos gráficos", entendido como anécdotas contadas en primera persona, reales, que funcionan en el tiempo. Además, está preparando un libro de cocina latinoamericana para finales de año y como si las manos no se cansaran (y la creatividad tampoco), está empezando a hacer una tira de humor, por  primera vez con un personaje, basado en la historia de mi hija y su dinosaurio.  


Autor: Alberto Montt
¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Felton | 2014-04-24 | 13:02
7
Me encanta la crítica/reflexión/humor de Montt y me ha sorprendido al ver en librerías otros libros ilustrados por él, además de las ediciones chilena y argentina del material del blog.
responder
denunciar
apoyar
Leonardo Lopez | 2014-04-24 | 16:32
6
Como me gustaría ver una libro gráfico con los dioses de Montt, juanelo y el Barbón....seria legendario... :D
responder
denunciar
apoyar
Victor Hammersley | 2014-04-25 | 10:50
1
Para mí fue un descubrimiento casual del Blog de Dosis Diarias, vía un comentario de un amigo. De ahí llegé a muchos otros como Liniers, Olea, y más.
Muy bueno el trabajo que desarrollan hoy en día.
responder
denunciar
apoyar
KaiPi | 2014-04-25 | 16:54
1
me gusta mucho dosis diarias!!! me gusta el sentido motivacional =) del reportaje... hay que hacer lo que a uno le gusta!
responder
denunciar
apoyar
Antonia Laborde | Periodista | 2014-04-28 | 12:08
1
Tal cual!
responder
denunciar
apoyar
Bantus Deslio | 2014-04-27 | 16:17
1
Montt es un gran dibujante y tiene un estilo muy característico y propio. Tiene una mente hecha para expandir su territorio artístico y sabe gestionar muy bien sus negocios.
Lamentablemente su humor y sus chistes me apestan. No sé cómo ha logrado estirar tanto la broma de "llevar a lo literal una expresión de antaño" o la de "malinterpretar una palabra que suena parecida a otra". No tiene ningún dinamismo ni intención de hacer algo distinto a lo que ya ha dibujado, lo cual me parece muy muy fome y aburrido viniendo de alguien que tiene la capacidad de crear algo de la nada con lápiz y papel.
Sin embaro, como ilustrador es genial. Yo creo que con un buen compañero/a detrás que se dedicara a escribir mientras él dibuja, llevaría su arte a otro nivel.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.